18 favoritos: La comida en las fondas del Parque Inés de Suárez

843

image
por Mariana y punto, fotos: carodu

Pasado el primer día del 18 ya había cumplido con varios imprescindibles de estas fechas: había hecho un asado, tomado terremoto, ido a las fondas del Parque O’Higgins, saltado viendo en vivo a mi banda chilena favorita y comido empanadas.

Podría haberme dedicado a descansar los días siguientes, y la celebración en el parque Inés de Suárez debo decir que nunca me había llamado la atención. Hasta ahora, porque este año el concepto parece acercarse un poco más al de fondas que antes, y además de tener música popular (como Américo en su noche inaugural) lo que me pareció más atractivo fue la oferta de comida.

Está el célebre Ana María (al que nunca he ido, pero siempre le he tenido ganas), y los cocineros de algunos de mis bares y restoranes favoritos de Santiago (Salvador, Mamboleta, Carrer Nou) estarán haciendo comidas especialmente para la ocasión. De sólo mirar la pizarra de la foto me da hambre.

image

Las fondas del Parque Inés de Suárez abren desde las 10 de la mañana hasta la medianoche; la entrada cuesta 4 mil pesos por adulto y 2 mil para niños y tercera edad.

6 COMENTARIOS

  1. Exagerdamente caro!!!
    Terremoto 3.000
    Choripan 2.500!!!
    Anticuchos 3.000
    Empanada 2.500
    Churro 1.000

    La fonda es buena pero demadiaaaado caro los precios!!

  2. en serio te parece que se parece más a una fonda?? por qué?? yo he ido varias veces y nunca he encontrado que se parezca a una fonda, es pura comida gourmet (brochetas de quesos, cerveza con frambuesa, terremoto con berries).

    este año puedo decir que estuvo mucho mas entretenido, sí, pero para los que somos más jóvenes, encuentro una lastima que les hayan sacado los shows de cueca y la competencia folclórica a los viejos que se instalaban con sillas para ver los grupos que venían de distintas regiones a bailar, y ojo que no eran una cantidad menor. bacán que toquen grupos “más populares” pero se olvidaron de los viejos y les quitaron su única entretención.

  3. Las propuesta alcaldicias de escenario central musical rodeadas de un circuito de stands de comida locales e internacionales (mexicana pude ver por lo menos), tanto en el Parque O´Higgins como en el Inés de Suárez, estuvieron fantáticas. Pude asistir -por precios notoriamente más accesibles que los cobrados por productoras de conciertos- a 2 shows maravillosos en cada una de las fondas de dichos parques: Quilapayún e Inti- Illimani, y ver integrarse a los eventos tanto a la familia santiaguina que se rehúsa a arranarse a comer (gastando sumas no despreciables de cuentas de supermercado) en sus casas, como a inmigrantes y turistas. Con amplias pistas de baile para pies de cueca hubieran sido perfectas. 🙂

Dejar una respuesta