Sal de mar en molinillo: ideal

1623

saldemarmolinillo
por lucy

Aún antes de que empezara la sicosis colectiva actual en torno al sodio, me había tocado descubrir la sal de mar. Resulta que tuve que estar un tiempo sin consumir yodo, lo que implicaba no comer sal yodada (que es la sal de mesa típica en Chile) pero sí podía comer un sustituto malísimo (que era una sal falsa que sabía a cualquier cosa menos a sal) o sal de mar. Así probé la sal de mar, supe que al no ser refinada tenía mucho menos compuestos añadidos, y que el sabor era igual o más intenso al de la sal “normal”. De hecho hasta asados hicimos y fueron un éxito.

El único detalle de la sal de mar es que la vendían en granos muy grandes y en mi casa no tenemos mortero, entonces de repente para aliñar un plato de ensalada no era lo más práctico. Hasta que descubrí en el supermercado que empezaron a vender sal de mar en molinillo, y ahí acabó ese detalle incómodo de la sal de mar.

El molinillo que compré (marca Gourmet) hasta se puede rellenar, así que es ideal porque ahora sigo comprando la sal de mar en bolsas, y la echo al molinillo para que los granos salgan más chicos.

Incluso convencí a mi mamá -hipertensa, por lo que debe consumir poca sal- de que dejara la Biosal (que a mi gusto, como salaba menos las comidas, uno terminaba echándole más) y la cambiara por la sal de mar en molinillo.

4 COMENTARIOS

  1. He leído muchas propiedades de la sal de mar, es lejos, mucho mejor que la sal de mesa tradicional, a mi pololo le regalaron un envase con sal de mar y merkén…queda super rico para aliñar de todo.

    Me encantó la idea del molinillo porque así los pedacitos saldrán más delgados.

  2. Mucha sal de mar será pero igualmente es NaCl, cloruro de sodio, asi que a la mamá hipertensa le va a hacer pésimo igual que la sal de supermercado.

Dejar una respuesta