Colette, la tienda cool de París

1247

image3
por Claudio

Caminar por la calle Saint Honoré es vivir parte de la fantasía que rodea a esta ciudad. Las vitrinas de las marcas más conocidas del mundo muestran las nuevas tendencias, las florerías, sus arreglos magníficos e impagables y fuera del Hotel Costes, los paparazzis esperan la salida de alguna mega estrella, rodeada de sus gentiles guardias. Aunque ninguna tienda causa más impacto que Colette. Y desde hace 17 años.

Creada por Sarah Lerfel y su madre Colette Roussaux. Ellas -con un ojo experto- van mezclando productos, desde pequeñas libretitas de 3.500 pesos hasta vestidos de la última colección de Valentino. El poder de este mix tan diverso -y para algunos casi escandaloso- hace que todos tengan cabida en esta tienda, desde jóvenes estudiantes que hojean libros y revistas en el mostrador del primer piso hasta ricos herederos chinos, quienes provistos de tarjetas de crédito sin límites, arrasan con la ropa de la segunda planta a razón de 5 millones de pesos promedio el vestido.

image

Colette es más que una tienda, es también un laboratorio creativo. Acá se presentan colecciones cápsula y ediciones limitadas de las grandes marcas francesas (Dior, Hermès, Chanel, Vuitton, por nombrar algunas) y se realizan colaboraciones con diseñadores, perfumistas o maquilladores de todo el mundo (como el caso de la mexicana Alexa Rudolfo) para producir velas aromáticas, zapatillas, anteojos, pañuelos, anillos y relojes. Todo con el nombre “para Colette”, que vuelve loco a los compradores.

Una sola recomendación: llegue antes de las 7 de la tarde, sino recibirá un portazo sin compasión del guardia, como el que se llevó la pobre niña china que terminó en el suelo llorando por no poder entrar, arruinando de paso sus zapatos de 1.000 dólares, bajo la lluvia inclemente de París.

Instagram de Colette: @colettestore
Twitter de Sarah Lerfel: @sarahcolette

6 COMENTARIOS

  1. “Una sola recomendación: llegue antes de las 7 de la tarde, sino recibirá un portazo sin compasión del guardia, como el que se llevó la pobre niña china que terminó en el suelo llorando por no poder entrar, arruinando de paso sus zapatos de 1.000 dólares, bajo la lluvia inclemente de París.”

    Chuta, y yo que quería irme después de la pega a París a visitar la famosa tienda!

    (Qué onda el post??!)

    • A mí, que leo Zancada desde Europa y para las vacaciones voy a ir.
      Saquémonos las fronteras de la cabeza, s’il vous plaît.

  2. Oh si!!! Es lo mas interesante!! pobres zapatos de 1.000 dolares, lo anotare en mi libreta de cosas que me importan una mierda.

    Pd: libreta comprada en colette
    Pd2: que bien va zancada

Dejar una respuesta