¿Te importa caer bien o mal a los demás?

1038

conversan
por Cecilia

Como regla general no me gusta caer mal. No estoy hablando del típico “nunca quedas mal con nadie”, lo digo a nivel mucho más simple, de convivencia básica. Si conozco a una persona nueva, me preocupo de ser lo suficientemente amable para que no me detesten. No me importa ser indiferente, no necesito ser la nueva persona favorita, pero me preocupo de no ser odiable.

Entonces no voy a enganchar con una pelea en público (menos en redes sociales), ni voy a ser pesada con alguien porque sí. De hecho siempre me ha llamado atención la gente que sí se agarra con otros en público o que es pesado conscientemente. ¿Acaso no les importa que los odien? ¿O simplemente no pueden evitarlo? Al parece hay algunos que hasta les gusta ser conocidos como “pesados”.

Pero hay situaciones en las que TENGO que caer bien. Y, como me explicaba una amiga, todas esas situaciones tienen que ver con conocer a alguien importante en la vida de alguien a quien uno quiere mucho: El nuevo pololo de una de tus mejores amigas, los amigos de tu pareja, los papás de tu pololo.

De todas formas, para mí el ideal es caerle bien a todo el mundo, incluso a quienes -muy secretamente- considero mis enemigos.

¿A ustedes les preocupa caerle bien o mal a los demás?

9 COMENTARIOS

  1. Yo nunca tengo que caer bien, jamas me esfuerzo por reir mas en un chiste, ni saludar mas energicamente, no soy politico, no soy comercial y me importa un pito si mis suegros no son mis mejores aliados o los amigos de mi pareja. Simplemente soy como soy no mas, saludo, converso, no me meto en peleas gratuitas con personas que quiero o estimo, pero de ahi a intentar agradar a otros, nah, ni si siquiera si alguien me gusta trato de caer bien, inventando algo que no soy. Creo firmemente que las personas me deben valor por quien soy y si no les gusto filo, por suerte de mi carisma no depende nada, basta con ser educado y si alguien me cae bien obvio que lo tratare bien, pero si alguien me cae mal, no lo trago jamas hare esfuerzos porque me sienta su aliado mintiendo o haciendo show buscando su simpatia.

    Encuentro un desgaste de energia tan grande tratar de adivinar que quiere la otra persona de mi, y transformarme para agradarle, prefiero que me valoren o odien tal cual soy

  2. Me da lo mismo. No soy pesada, que es distinto. Si conozco a alguien nuevo (como el pololo de una amiga) soy amable, igual que cuando conozco a cualquier persona. Pero si le caigo mal, no me hago problema. Si esa persona me cae mal, no le pongo caras.

  3. No me importa caer mal. Obvio que si voy a conocer a alguien que es importante para alguno de los míos (como el papá de una de mis amigas, los abuelos de mi pololo, etc) trato de ser más amable de lo normal, pero por norma general no cambio mi forma de ser para que me acepten. No es que me guste ser pesada o caer mal, pero si alguien me encuentra pesada o le caigo mal me da lo mismo porque, generalmente, son personas que no me conocen. Sí me he ganado el odio de algunas personas por responder de manera muy sincera o irónica, pero es un costo que no me molesta pagar. Prefiero ser franca que camuflar lo que pienso en una sonrisita falsa. Considero que es mas sano sonreír con sinceridad.

  4. No soy pesada, pero con la gente que no es de mi agrado soy políticamente correcta no más

Comments are closed.