Lo bueno de ser papá

326

guaguita
por @miguelsoffia*

Nunca se me ocurrió que iba a ser tan bueno… ser papá. ¿Papá? Suena a alguien mayor, no alguien de mi generación. La gente que mira Porlaputa.com o Buzzfeed y no se manea al decir “hashtag” no pueden ser papás todavía ¿cierto? Me equivocaba.

Decidimos tener una guagua con mi polola sin tener idea de cómo sería. De alguna forma encontramos que ya eramos familia viviendo juntos y PAF! se nos dio vuelta el mundo. Tengo mucho sueño siempre, hago el avioncito con la cuchara para que coma y superé el enorme miedo que tenía a la caca de guagua. Y aunque no me crean, ahora mi vida es mejor.

Todos esos clichés que te venden en los comerciales del día del padre son mitad verdad (la mitad mentira es que todos viven en un mundo ideal y que los chilenos somos rubios). De repente es sábado en la mañana, aún no amanece, estás despierto pero no quieres abrir los ojos. Sabes que tienes amigos que están sacándose fotos frente a la Moneda con una botella de piscola camuflada en el mismo momento. Pero hay una cosa chica con un par de dientes chocleros que está sentada en tu almohada tocándote la cabeza. Dice ‘papaaaá?’ abres tus ojos y te espera una sonrisa exquisita, la enana se te tira encima para que le des besos en el cogote… ni te das cuenta y estás muerto de risa. Cada palabra que aprende, cada diente, cada paso nuevo te hace sentir Superman.

Para los horrorizados, tranquilos, el mundo no se acaba, siempre se puede carretear de día. Hay gente que cree que se termina la vida, que estás condenado a usar mocasines y un chaleco en los hombros para siempre. Para mí tienes dos opciones: dejas que el conducto regular guíe tu vida y te tranquilizas, o bien puedes elegir por subir a esta persona miniatura a la mochila y seguir siendo joven, seguir viajando, seguir con tus proyectos y desarrollar tus ideas al máximo.

Pasa que ahora tienes que dar el ejemplo, ser mejor persona, pero no porque alguien lo espera. Es un instinto que es difícil de explicar, pero se da solo. Tu vida deja de ser solamente acerca de ti, es de a tres. Y es súper buena.

*zancudo invitado

19 COMENTARIOS

  1. Hermoso!!! Se la leí a mi pololo y me dice “¿Dónde están tus pastillas para tirarlas a la basura? jajaja a él también le encantó 🙂

  2. Me dan ganas de mostrarlo a mi novio… pero me da una cosita enorme en la guata :/

    Me encantó tu relato, te felicito.

  3. Fui papá hace 4 meses y concuerdo 100% con lo que dice Miguel.
    No lo cambió por nada. Las horas de sueño perdidas, los carretes a los que no pude ir o el pito que tuve que dejar para otro día, quedan en el olvido en el momento en que esos dos ojos enormes me miran llenos de amor y alegría. Cada día es una sorpresa y un aprendizaje. Con mi señora hemos pelado y discutido más que antes, pero al final del día, cuando finalmente hay algo de silencio y calma, nos abrazamos y lo miramos orgullosos.

  4. Que bonito relato. Yo le tengo miedo a la maternidad, leer cosas asi, hace que se me quite un poquito.

    De repente no se ve tan terrible tener hijos.-

Dejar una respuesta