El Incontrolable Mundo del Azar, la comedia negra de Fernando Lasalvia

273

mundodelazar
#concursozancada por ConchitaQ

A través de tres historias se nos presenta dos problemas muy contemporáneos: lo díficil que son las relaciones familiares, y la rutina del día a día que puede complicar a muchas personas. La primera, cuenta el caso de un niño chileno que inexplicablemente sólo habla alemán, y cómo sus padres deberán superar esta dificultad (Elisa Zulueta y Rodrigo Lisboa). La segunda, trata sobre Raúl (Fernando Larraín), un hombre ordenado y estructurado que enfrentará una serie de situaciones inesperadas. Y la última, presenta a Margot y Efraín (María Elena Duvauchelle y Nissim Sharim), un matrimonio que después de 50 años juntos, se ven obligados a buscar un cambio.

Escrita y dirigida por Fernando Lasalvia, se trata de su primer largometraje después de Edgar (cortometraje que ganó la categoría Talento Nacional en SANFIC). En el tráiler -advierte “El hombre tiene mil planes para sí mismo. El azar, sólo uno para cada uno”- nos podemos dar cuenta que su mirada está un poco influencia por la comedia gringa norteamericana. Recordándonos a la estética y humor de Wes Anderson (Moonrise Kingdom, The Royal Tenenbaums), las coincidencias del cine de Paul Thomas Anderson (Punch Drunk Love, Magnolia) y las familias disfuncionales de Little Miss Sunshine. Lo cual, deja a El Incontrolable Mundo del Azar como una nueva apuesta de cine chileno.

Ya está en cines, esta comedia negra que invita a reírse de uno mismo, y lo absurdo y divertido de sus situaciones. Además de los protagonistas , en su elenco está la Catalina Guerra, Jaime Celedón, Felipe Izquierdo, entre otros.

Tenemos entradas dobles para sortear entre quienes nos envíen un mail titulado EL INCONTROLABLE MUNDO DEL AZAR con tu nombre completo y teléfono de contacto a concurso@zancada.com

6 COMENTARIOS

  1. En términos de beligerancia política (indisociable de toda creación, especialmente la audiovisual), el Sr. Lasalvia se ha dado vuelta la chaqueta brígidamente el último tiempo. Lo recuerdo siendo parte del comando de Piñera, más tarde criticando la gestión del mismo cuando el escenario se tornaba desfavorable. Creo que lo políticamente incorrecto, o simplemente la inconsecuencia de un sujeto, no se puede borrar con películas de bonita estética o con el abuso del recurso absurdo.
    Históricamente, hay montones de ejemplos. Mi crítica es más profunda y apunta a esta desmemoria… no tiene que ver exclusivamente con este personaje.

Dejar una respuesta