Vieja pero buena: Beaches (1988)

436

por Eleonora

¡Ay, la amistad entre mujeres! Un tema lleno de rincones escondidos, profundos, peligrosos y sorprendentes. Un tema eterno. Porque uno tiene las amigas del colegio, las amigas de la oficina, las amigas que son las pololas de los amigos de tu pololo, y luego está la reina. La “mejor amiga”, quien uno se empecina en definir desde que somos muy pequeñas, causando todo tipo de alianzas y conflictos.

Si la película anterior en mi “Lista de películas viejas que debo ver antes de morir” trataba la relación compleja entre una madre y su hija, “Beaches” trata sobre la relación compleja entre dos amigas que se han declarado mutuamente mejores amigas, desde la infancia. Y la historia va más o menos así:

C.C Bloom, interpretada por Bette Midler, nació para ser estrella en constante lucha, en cambio Hillary Whitney, interpretada por Barbara Hershey, nació para convertirse en abogado igual que su padre adinerado, sin mucha opción al respecto. Cuando se conocen a la tierna edad de 11 años, la química es inmediata, y mantienen durante décadas una amistad especial a través de cartas. Hasta que se reencuentran en Nueva York, y empiezan una historia compartida que muchas veces se vuelve tormentosa.

Pero cuando uno elige a la “mejor amiga”, a esa persona que tiene que merecer el título con paciencia y constancia, es porque sabe que con esa persona las tormentas pasarán, y que lo que quedará será lealtad, amor incondicional, y muchos recuerdos.

Me gustó Beaches. Hizo que quisiera ser una mejor amiga para mis amigas. No sé si es mejor que “Terms of Endearment”, pero igual vale la pena. Aunque sea sólo para escuchar “Wind beneath my wings”, clásico de clásicos, que salió directo de la banda sonora a la historia universal de la música para llorar.

Próxima película: Kramer v/s Kramer.

3 COMENTARIOS

Dejar una respuesta