Tito Vilanova, el cáncer y la inconformidad con la muerte

115

image
por Ana Paula (@anitapaula)

El otro día por la noche, ya casi lista para acostarme, me enteré de la muerte del ex futbolista y entrenador Tito Vilanova, de 45 años. La noticia me impactó profundamente, más de lo que esperaba, porque si bien lamento mucho la muerte de alguien joven, talentoso y querido, no puedo decir que yo seguía de cerca su carrera.

Sin embargo, en un impulso casi infantil, me desaté en un llanto profundo y dolido. El cáncer, ese mal que va arruinando la vida de a poco y de manera dolorosa, nos ganó una vez más. Tengo una relación muy sensible con esa enfermedad. En mi familia, varias personas han muerto a causa del cáncer. Dos tíos que yo amaba demasiado se fueron por ello. En un único año, perdimos a 3 personas queridas por ese motivo.

Por lo tanto, a cada nueva noticia de una muerte por cáncer me emociono, recuerdo a mis queridos tíos que se fueron y que nos dejaron un vacío tremendo, y solidarizo con el dolor de las familias que han quedado marcadas por esta lucha que no siempre tiene final feliz.

La muerte de por sí es un tema difícil de manejar. Trato de pensar en ella como algo natural, admiro a las culturas que la celebran sin pesos ni como un tabú, pero por lo menos para mí, los casos de muerte a causa de un cáncer son difíciles de aceptar; obviamente por mi historia personal, pero también por saber lo agotador que es ese proceso, que muchas veces engaña a las personas con un período de una supuesta cura, pero que cuando uno menos espera vuelve y azota al enfermo.

Me gustaría saber de quienes pasaron por situaciones similares cómo lo enfrentan y qué hacen para convivir con ello.

Foto: FCbarcelona.es

7 COMENTARIOS

  1. Que terrible este tema 🙁
    He perdido gente importante por culpa del maldito cancer, partiendo por mi abuela materna que murio cuando mi mamá tenía 12 años. Se que nunca la conoci, pero obviamente tener una mamá que aprende a serlo sin la suya cerca es algo que complica un poco mas las cosas.
    Luego partio su hermana, mi querida tia Mire, que despues de vencer un cancer al utero, recayo con un tumor cerebral fulminante que la dejo mal al punto en que todos le rezabamos a Dios para que la dejara descansar al fin.
    Y bueno mi abuela paterna, mi Alicia, se enfermo de la noche a la mañana y en solo 2 meses se fue tranquila y sin muchos dolores, cosa que a esta altura es un gran consuelo. Ella era de esas abuelas choras, bakanes y chuchetas que sin duda me hubiese llevado a un concierto de Justin Bieber si senlo hubiese pedido. Y mi mayor consuelo es que esa mujer chora q no dudo en separarse e independizarse, nunca se sintio una carga para nadie. Porque ese es el tema del cancer: es una enfermedad que te disminuye y que hasta el tratamiento te envenena.
    Sufro pensando que un dia podria darle a mis papas o hermanos o cualquier persona que me importe :/

  2. Hace poco perdí a mi papá por esa enfermedad, y bueno, quizás mi historia es diferente a la de muchas porque mis viejos se separaron cuando era muy pequeña, por lo que mi lazo afectivo con él era de buena onda, pero no de “padre e hija”.
    Es por esto que dentro de todo el dolor y la incomprensión de lo que estaba ocurriendo, trate de verlo como una oportunidad: reconocí a mi papá, disfrute el tiempo con él, lo acompañé y recuperamos el tiempo perdido… él también lo comprendió así y quizás por eso me dió el regalo de acompañarlo en su ultimo suspiro.
    Aprendí mucho… fue una etapa de mucho dolor, pero a la vez donde crecí y tuve bonitos momentos junto a él.
    El tiempo no es mucho ni poco, al final lo importante es saber ocuparlo y agradecer la oportunidad de poder despedirnos como corresponde =)

  3. No quiero ser insensible pero yo tengo cáncer desde hace 2 años y medio y como paciente veo a familias destruirse a si mismas por esta enfermedad…al final el que mejor lo lleva es el enfermo.
    De repente me da rabia que la gente pregunte ¿Y cuándo terminas los tratamientos?, esto no se termina señores…es un tema de por vida. Ojalá todos nos diéramos cuenta de lo insignificantes que somos y que la vida hay que valorarla todos los días por cada ínfima cosa que se nos da.

  4. mi papa tuvo cancer y tuvo una cirugia super inasiva que cambios su vida para siempre, mi abuela tuvo, una prima.. la verdad es que es una enfermedad, terrible, que desgasta, pero una mas dentro de todas las enfermedades terribles que hay…. ojala se encuentre una cura y en tanto.. nada, pues vivir no mas… nadie es para siempre.

    • No se por qué no me sale el espacio para comentar, pero quería decir lo siguiente: Mi papá murió hace 4 meses de cáncer de colón, sin duda fue muy triste. Personalmente vivia en Stgo. cuando mi papá se enfermó y renuncié y me vine a Valdivia a ayudar a cuidarlo y estar con él,fue cuando supe que su cáncer estaba en la última etapa y sólo quedaba darle mucho amor y mejorar su calidad de vida, nos enfocamos en eso y en respetar sus decisiones, no quiso quimioterapia, optamos x procedimientos naturales que le prestaron un año más de vida, después que los médicos lo habían desahuciado al mes de estar hospitalizado y con una sobrevida de 3 meses con suerte. Comprobamos que el amor y la buena energía que se le da al enfermo que uno quiere tanto es básico para que cualquier tipo de tratamiento funcione.Mi papá murió el 29 de Dic. pasado, como quiso, en su casa, con todos sus hijos, su esposa y todos sus nietos dándole besos,gracias a esos tratamientos naturales no sufrió nada, nunca tuvo dolores, sólo se fue apagando de a poco. Sin duda, la pena que uno siente es infinita, se extraña mucho y no se cuando me acostumbraré a la idea de que no está físicamente, tenía 68 años, joven aún, pero en estos meses he ido entendiendo que uno no es quien para decir “por qué a mi”, eso es muy egocéntrico, y creo que su misión ya estaba cumplida en ésta vida y con su muerte alcanzó la paz e iluminación que todos buscamos en vida.lo extrañamos infinitamente pero él vive en todo lo que recordamos y si algo bueno dejó todo esto es que podemos ayudar a todos quienes nos necesiten y desde la perspectiva de saber lo que se siente, creo que ahora debemos cumplir esa misión que nos dejan estas experiencias, y no hacernos los tontos ante el dolor ajeno y vivir sólo el nuestro,no podemos encerrarnos sólo en nuestra pena, ésto nos sirvió para darnos cuenta de que hay muchos como uno, y que podemos ayudar y tener compasión (no lástima) y hacernos más personas en definitiva.No tengo la respuesta de cómo superar algo así, pero siento que se fue sólo su cuerpo físico, mi papá está en todo y a veces me encuentro riéndome de todas nuestras tonteras que hacíamos, eso es lo que vale, los momentos felices y los no tanto, pero que aprovechamos a concho juntos y como familia. Es cursi, pero es verdad, hay que aprovechar en vida a los que se quiere y disfrutar el hoy con cosas simples, un abrazo, un te quiero nunca sobran.

  5. Mi papá murió hace 4 meses de cáncer de colón, sin duda fue muy triste. Personalmente vivía en Stgo. cuando mi papá se enfermó, renuncié y me vine a Valdivia a ayudar a cuidarlo y estar con él,fue cuando supe que su cáncer estaba en la última etapa y sólo quedaba darle mucho amor y mejorar su calidad de vida, nos enfocamos en eso y en respetar sus decisiones, no quiso quimioterapia, optamos x procedimientos naturales que le prestaron un año más de vida, después que los médicos lo habían desahuciado al mes de estar hospitalizado y con una sobrevida de 3 meses con suerte. Comprobamos que el amor y la buena energía que se le da al enfermo que uno quiere tanto es básico para que cualquier tipo de tratamiento funcione.Mi papá murió el 29 de Dic. pasado, como quiso, en su casa, con todos sus hijos, su esposa y todos sus nietos dándole besos,gracias a esos tratamientos naturales no sufrió nada, nunca tuvo dolores, sólo se fue apagando de a poco. Sin duda, la pena que uno siente es infinita, se extraña mucho y no se cuando me acostumbraré a la idea de que no está fisicamente, tenía 68 años, joven aún, pero en estos meses he ido entendiendo que uno no es quien para decir “por qué a mi”, eso es muy egocéntrico, y creo que su misión ya estaba cumplida en ésta vida y con su muerte alcanzó la paz e iluminación que todos buscamos en vida.lo extrañamos infinitamente pero él vive en todo lo que recordamos y si algo bueno dejó todo esto es que podemos ayudar a todos quienes nos necesiten y desde la perspectiva de saber lo que se siente, creo que ahora debemos cumplir esa misión que nos dejan estas experiencias, y no hacernos los tontos ante el dolor ajeno y vivir sólo el nuestro,no podemos encerrarnos sólo en nuestra pena, ésto nos sirvió para darnos cuenta de que hay muchos como uno, y que podemos ayudar y tener compasión (no lástima) y hacernos más personas en definitiva.No tengo la respuesta de cómo superar algo así, pero siento que se fue sólo su cuerpo físico, mi papá está en todo y a veces me encuentro riéndome de todas nuestras tonteras que hacíamos, eso es lo que vale, los momentos felices y los no tanto, pero que aprovechamos a concho juntos y como familia. Es cursi, pero es verdad, hay que aprovechar en vida a los que se quiere y disfrutar el hoy con cosas simples, un abrazo, un te quiero nunca sobran.

Dejar una respuesta