Teatro: “Un tranvía llamado deseo” en el GAM

467

image
por ConchitaQ

“A mí no me interesa la realidad, lo que yo quiero es magia”. Otra: “Sí, sí magia! Eso trato de darle a la gente. Les cambio las cosas. No digo la verdad, digo lo que debiera ser la verdad”, dice Blanche DuBois. Una mujer solitaria, aristócrata, alcohólica, promiscua, y que pareciera no asumir el paso de los años y la decadencia de su vida. A Blanche le sobran razones para no interesarse por la realidad, porque el mundo la dejó al borde del abismo de todo lo que ella representaba. La magia entendida como lo irreal, lo deseado y la alucinación que conviven con su realidad.

“Un tranvía llamado deseo” es un obra que te deja pensando e impacta por su realismo. La puesta en escena y dirección es de Alfredo Castro, quien adaptó la famosa obra del dramaturgo Tennessee Williams (por la que se ganó un premio Pulitzer). Está protagonizada por la Amparo Noguera (como Blanche, tre-men-da actuación), junto a Marcelo Alonso (como Stanley, súper sexy!), Álvaro Morales (Mitch) y Paloma Moreno (Stella).

La historia se centra en la visita de Blanche a su hermana menor Stella, quien está casada con Stanley Kowalski. Ella deja su vida del campo, para llegar a un departamento chico, en un barrio pobre, y por donde pasa la línea de un tren. Su presencia desata la crisis del matrimonio (y una clara tensión sexual con su cuñado), y vive un poco borracha, intentando mantener su glamour, y con una locura adorable/histérica, que empezará  a evidenciar que sus relatos de los últimos años son falsos. Además conoce a Mitch, un amigo de su cuñado con el que tiene un coqueteo falso, porque se ve necesitada a tener un hombre que la cuide.

Me pareció muy interesante cómo los cuatro personajes nos dejan ver distintos arquetipos de los hombres y las mujeres. Por un lado, el hombre sexy, buen amante, apasionado, violento, impulsivo, y machista, en contraposición con un hombre mamón (esclavo de su madre), tranquilo (por no decir, aburrido), respetuoso, y que da seguridad. En el caso de las mujeres, están las que prefieren el deseo, pasión y viven con libertad, por sobre la posición social, protección en la vida, y el qué dirán.
También se reflexiona sobre el deseo, llegando al límite de que el personaje principal lo sitúa como algo “opuesto a la muerte”. Pero que a la vez, puede ser una forma de autodestrucción en su vida.

Es notable la escenografía y iluminación, presentada en una instalación de un gran container rodeado de luces en donde transitan los personajes. La Amparo Noguera como Blanche está tan tan tan bien, que llega a esa locura querible, histérica y frágil que me recuerda a Cate Blanchett como Jasmine o Elizabeth Taylor como Martha (“Who’s Afraid of Virginia Woolf?”).

La están dando en el GAM hasta el 24 de mayo (de miércoles a sábados a las 9pm).
Las entradas generales valen entre $8.000 y $9.000, estudiantes $5.000.
Más info en este link.

ACTUALIZACIÓN 2015: de nuevo está en cartelera, esta vez hasta el 25 de abril de 2015. Más info en este link.

8 COMENTARIOS

Dejar una respuesta