Sentimientos encontrados con el cine de Steve McQueen

281

cineSteveMcQueen
por Paty Leiva

Partamos diciendo que Steve McQueen tiene un nombre tan poderoso que era imposible que no se destacara en algo en la vida (es como si te pusieran “Superman” o “El Bacán” al nacer). Además, es un gran tipo porque nos hace el favor de poner a Michael Fassbender en todas sus películas (ya que es algo así como su muso inspirador) y se le agradece. Ha ganado premios como el mismísimo Oscar a sus 44 años y tiene todo por delante para seguir triunfando. Pero debo decir que, a pesar de todo eso, sus películas me han dejado con una extraña sensación que no sé muy bien cómo describir.

Steve McQueen tiene un pasado con estudios de arte debido a su tempranísimo interés en esa área, lo que quizás explique su visión en los prolongados planos centrados en una acción específica, como: los acercamientos a la porquería que había en las paredes de las celdas de The Hunger; la –para mí– intolerable extensión de New York, New York en la voz de Carey Mulligan en Shame; y la cantidad de minutos que nos tuvo presenciando los latigazos que le pegaban a Lupita Nyong’o en 12 Years a Slave (hasta me recordó a La Pasión de Cristo de Mel Gibson!), que, en todos los casos me parecieron excesivos.

Un poco sádico el director, recuerdo haber pensado cuando las vi, y mientras lo hacía, varias veces pensé que ya no quería seguir mirándolas (cosa que nunca me pasa porque creo que una sola vez en la vida me he salido del cine antes de que se acabe la película) porque me generaban un desagrado tremendo, un mal sabor de boca que tampoco me hacían pensar que estaba viendo una película mala, sino una simple reacción física de rechazo. De cualquier manera, me siento manipulada por la cinta, no puedo decir que no logra un efecto en mí, al contrario. No sé si el resultado es el que el director desea obtener del público, pero indiferencia no es.

De las tres películas, me quedo con Shame, la que logré apreciar la segunda vez que la vi. Recién ahí pude superar la incomodidad que me generaba y percibir la problemática del protagonista, integrarme en la trama y entregarme a sufrir cuando había que sufrir.

Después de ganar el Oscar en esta coproducción con Brad Pitt en 12 Años de esclavitud, sólo le lloverán proyectos a este director que quisiera comprender mejor.


HUNGER


SHAME


12 YEARS A SLAVE

9 COMENTARIOS

  1. A mi me gusta mucho el trabajo de McQueen. Si, es incómodo, es fuerte, genera rechazo, pero cuando yo veo una película quiero que esta genere algo en mi, que me deje pensando, ya sea amor, melancolia, el reflejo de una relación amorosa o el anhelo de una, como así también asco y desagrado. Esas son las películas buenas para mi, las que tienen una historia buena que contar. No sé si han leído las entrevistas que ha dado McQueen hablando sobre sus películas, siempre tiene algo bueno e interesante y coherente que decir. 12YAS es fuertisíma y terrible, pero hay que pensar que está basado en una historia verídica, y esto era así. La historia de Solomon es solo una de miles. En enero o febrero pasado, no recuerdo bien, McQueen habló sobre el rechazo que estaba provocando la película cuando le preguntaron que pensaba sobre la gente que derechamente se negaba a verla o que se iba a la mitad de la función, y el dijo algo muy interesante…mencionó la Lista de Schindler, que también es terrible, y dijo algo así como que nadie se quejó de la violencia ahí, nadie se fue a la mitad de la función, y se llenó de premios y que estaba lleno de películas sobre el holocausto, y películas sobre esclavitud son contadas con los dedos de la mano y todo el mundo alega. La esclavitud y el racismo también son parte de la historia y mucha gente quiere hacer ojo ciego frente a eso. En fin.

    Personalmente, me quedo con Hunger. Shame es buena también, pero ugh, no sé, me hizo sentir asquerosa y muy mal por el personaje de Fassbender. Que horror, está vacío por dentro y terriblemente cagado y uuffff. Mucha gente pensaba que Shame iba a ser como thriller erótico y uf, si es que alguien encontró algo sexy en esa película…

    • Me pasa algo similar: Me gusta sentirme desafiada por las películas que veo, que me hagan reflexionar, que me entreguen algo más que pura entretención. Amigas y conocidas mías expresaron el mismo disgusto que Paty Leiva respecto a 12 yas, pero, tal como señalas en tu post, creo que escenas como esa no están demás en una película sobre esclavitud. Todos sabemos las atrocidades que se cometieron contra los esclavos, y haber omitido esa parte de la historia habría restado credibilidad a la película. Comprendo que haya gente que se sienta violentada mirando esas escenas, porque de hecho son muy violentas. Lo raro sería permanecer indiferente frente a ellas, pero es que así fue la esclavitud. Para mi, lo inaceptable sería hacer una película de esclavos aséptica, donde se guarde silencia acerca de los malos tratos a los que fueron sometidos los esclavos

  2. Michael Fassbender es un actor complejo, profundo, con gran profesionalismo que se transforma en lo que le pidan, que Steve tenga como icono a este actorazo (además que es tan guapo) dice mucho de él como director, los grandes siempre tiene musas o inspiradoresLas tres películas que mencionan son todas buenas, algunas fuertes otras más, ninguna me hizo sentir una incomodidad para dejar de verla, y Shame me encantó, ese vacío del personaje, estar tan perdido, me llegó, era palpable, impecable.Esperemos ver más de él.

    • Completamente de acuerdo contigo, yo creo que Steve McQueen sabe de la incomodidad que generan sus películas y por lo mismo uno se da cuenta del tremendo director que está detrás. Le agradezco que tenga de muso inspirador a alguien tan guapo como Michael Fassbender, espero que este bromance siga por siempre porque me encantó los personajes que hizo.

    • A mi me pasó algo super fuerte con la actuación de Fassbender en Shame, como que de alguna forma él y el director lograban que pudiera sentirme como el personaje, como que no eran necesario los diálogos para entender lo que pensaba y sentía y eso no me ha pasado con muchas películas (The Master, probablemente, con PSH).
      De hecho hay una escena en que el personaje está en el metro y mira a la joven sentada al frente y tienen sexo con la pura mirada… y uno podía sentir eso jijiji

  3. Vi las tres películas así que siento que puedo opinar, jaja. La que más me gustó fue Hunger, porque de verdad me hizo sentir la incomodidad del protagonista y una propia atroz. Ver a Fassbender raquítico, todo huesos y codos y moretones fue fuerte y eso es lo que hace McQueen: te obliga a ver lo que no quieres ver, ya sea los latigazos a la pobre Lupita, la obsesión del protagonista de Shame, las clavículas de Fassbender en Hunger y, para mi una de las peores escenas, ver cómo engañaban descaradamente al protagonista de 12 años de esclavitud, me dolió hasta el alma.

    Igual como que me aburren un poco sus películas. Son intensas pero un poco lentas para mi gusto, en el desarrollo quiero decir. Es otro tipo de cine y de todas formas lo prefiero a otros directores, pero ninguno de sus trabajos es repetible (para mi). Una vez no más.

  4. estoy de acuerdo con lo que han dicho anteriormente, McQueen tiene la perso o el coraje para hablar de un tema y hacerlo bien, honestamente y sin importarle los sentimientos encontrados o el rechazo que produce o justamente por eso lo hace, pero aun asi logra hacerlo con clase. Para mi eso es su mayor virtud.

    De las 3 me quedo con Hunger porque no pude creer que su opera prima tuviese esa profundidad desgarradora y me tuvo llorando toda una tarde. Me senti culpable por no saber esa parte de la historia, ahora voy mas preparada a sus peliculas y se que encontrare cosas que no quiero ver, pero prefiero que alguien me lo recuerde de forma brutal a que no se tome en serio temas tan profundos como los que toca.

    Por lo mismo le tengo fe, espero que siga haciendo buenas peliculas y que Fassbender siga en ellas

  5. Me gusta harto McQueen y tbn Hunger es mi favorita porque ( igual que las otras) muestra algo que pasó ( o pudo pasar en shame) peor que no se ve, en la noticias no sale lo más crudo de la realidad, porque no todos quieren verlo y eso es lo que me gusta de sus películas, sí es duro, incómodo y dan ganas de cerrar los ojos, pero es real, te obliga a abrir los ojos de alguna manera.

Dejar una respuesta