Reacciones frente a una tragedia nacional

76

Captura de pantalla 2014-04-13 23.36.04
por Clau

Este fin de semana se ha vivido una de las mayores tragedias en nuestro país. Un incendio de grandes magnitudes, que tiene a todo un país pendiente de sus repercusiones y de todas las actualizaciones al respecto.

La Presidenta comentó que era tal vez el peor incendio en la historia de Valparaíso y mientras nos enterábamos de más noticias, algo que me llamó la atención fueron las reacciones de las personas y los medios de comunicación frente a un tema tan delicado como este.

Los medios de televisión con ninguna delicadeza aumentaban el morbo y el pánico con titulares que incluían conceptos como “tsunami de fuego” (CHV) o “terremoto de fuego” (TVN), además de ocupar la palabra “tragedia” en un espacio más grande que las propias imágenes. Además del triste seguimiento para encontrar personas llorando y conseguir unas palabras que incluyeran lágrimas o desesperación.

Las redes sociales son un tema aparte; en el lado positivo aprecié que fuera el lugar donde me enteré de las maneras de colaborar, gracias a la rápida actualización que las caracteriza supe qué era lo que se necesitaba en los distintos puntos y me encantó ver a tanta gente moviéndose. Eso es algo que siempre me va a maravillar de este país y de alguna manera, me hace sentir orgullosa del lugar donde nací.

Por otro lado, no podían dejar de molestarme muchas reacciones, que son similares cada vez que ocurre algo de connotación pública: los que hacen chistes (siempre malos) sobre el tema, los que se enojan por eso y lo comentan, los que quieren alarmar (se vieron muchas fotos falsas o antiguas), los que tienen grandes comentarios que expresar. Realmente es agotador ver a quienes pierden tanto tiempo en esos temas, tiempo que podrían tomarse para ayudar de alguna manera.

12 COMENTARIOS

  1. No sabes cómo y cuanto concuerdo. Ya se que en cierto modo es cliché a estas alturas del partido alegar por la basura televisiva, lamentablemente estos cabrones no dejan de darnos la oportunidad, y es realmente enervante tener que sufrirlo.

    Pelotudo igual uno que busca informarse y prende el televisor… Ya debería estar curado de espanto y saber que mejor prendo la radio o el computador.

    Saludos.

  2. ayer opté por lo sano: apagué la tele y no comenté nada por las redes sociales. sólo le hice RT a la info de ayuda y aportes. después de cachar que Iván Núñez casi se tira a las llamas por el rating y Mónica Pérez dice que el incendio parecía un gran asado, fue suficiente.

  3. Como periodista, no puedo creer que un colega haga más noticia por casi caer al fuego, más encima por su culpa!¿Hasta dónde van a llegar los medios? ¿Cuál es el límite?

  4. también vi un periodista diciendo señor cual es el ánimo de la gente allá arriba? (en el cerro que se quemaba) ahi apagué la tele, me da verguenza ajena, odio el morbo, me hace sentir mal y me da dolor de guata ver todos los canales peleando por ser el mas trágico para comentar, y que todos tengan una pregunta weona q hacerle a la gente q esta sufriendo…
    me alegro tanto que haya mas gente a la que le de esa misma rabia!!! me encantaría que alguna persona entrevistada les parara los carros!

  5. cacharon que Ivan Nuñez y su equipo casi se queman vivos porque los idiotas se fueron a meter AL LADO del fuego? de verdad ya con eso la tele llegó a su límite. Está bien mostrar lo que pasa pero no es necesario ir a ponerse donde estan las llamas, yo no se ni como respiraban con el humo al lado, un horror.

  6. Estoy de acuerdo en gran parte con el post, el morbo periodista y qué se yo. Sin embargo la analogía al terremoto de fuego no la encuentro tan descabellada… nuestra ciudad se paralizó, hacia donde mires habrá gente que ha sido damnificada y que tiene que empezar todo de cero, en las plazas acá en Valpo hay gente durmiendo, no por falta de albergues si no porque tienen miedo, la gente que ha fallecido en gran parte es gente que no alcanzó a escapar… es prácticamente el mismo efecto que genera un terremoto de gran magnitud, es tan sólo una analogía y hay que asumirla como tal. Lo buen (y malo, depende del análisis que hagamos) es que nos enrostra una vez más la discriminación geográfica en la que se vive en Valparaíso… gente que se saca la mierda todos los días, que para optar a una vivienda se toma estos espacios que las municipalidades regularizan a medias, a estos lugares no llegan los ascensores, la gente se saca la cresta subiendo a pie a diario. La gente de escasos recursos no tienen posibilidades de elección, es a lo que pudieron acceder y listo. Lo malo, se evidencia este nivel de precariedad porteño… lo bueno, se denuncia.

  7. Yo soy iquiqueña he sufrido en carne propia lo que es el miedo … La tele siempre será sensacionalista nosotros elegimos que ver o que leer … Personalmente no veo las noticias porque no me parece lógico que un periodista pregunte “como se siente?” Si ve que esa persona lo perdió todo… Con cuerdo con un comentario de más arriba ojalá le pregunten a alguien que les paré los carros … Yo solo deseó ayudar de algún modo mi aporte no será mucho pero el solo echo de saber que mi cooperación le sirvió a alguien es un poco devolver la mano …”FUERZA VALPO”

    • me cae tan mal Martin ahora, que desubicado y mal periodista al hablarle asi a un damnificado. Que rabia. Periodistas con menos trayectoria tienen mas sentido común.

  8. Tengo sentimientos encontrados con el tema; Por una parte encuentro un asco como los medios se saborean el dolor de la gente por unos cuantos puntos. Pero por otro me parece que ese mismo morbo es el que motiva esa “solidaridad”. Claro ejemplo es cómo funciona la Teletón no más, si no fuera porque Don Corleone se la pasa 2 días seguidos con el sensacionalismo y morbo sería imposible llegar a las cifras que alcanzan.
    Es cosa de ver cómo actuamos en nuestra vida diaria para cachar que el chileno promedio no ayuda al prójimo de manera espontánea y motivado simplemente por la satisfacción de ayudar, y eso se ve en cosas tan rutinarias como ceder el asiento (sin que te lo tengan que pedir) dejar que alguien pase delante tuyo en una fila, darle comida a un mendigo o un animal abandonado, y en actos tan sencillos como saludar al chofer/cajero/vendedor/garzón, etc.
    Esa frase cliché de “Chile, país solidario” lamentablemente surge sólo para las situaciones catastróficas, sería interesante ver cuánto se movería el ciudadano común para ayudar si los medios no metieran la herida en la yaga porque, a mi parecer, al menos en Chile solidaridad y morbo funcionan como un sistema retroalimentativo. (ojo que por ninguna parte lo estoy aprobando).

    Ojalá que con tantos problemas que ha vivido este país en los últimos años aprendamos a crecer un poco más espiritualmente y seamos capaces de ayudar sin buscar una satisfacción personal y, por sobre todo, que los grandes medios y empresarios dejen de buscar el lucro, disfrazado de “compromiso”, a través del sufrimiento ajeno.

Dejar una respuesta