Nostalgia por el videoclub

206

vc
por Fernanda Fierro

Todos los días sábado en la mañana con mi familia partíamos a nuestro panorama favorito, o al menos el mío, ir al videoclub y elegir las películas que veríamos ese fin de semana. Al principio sólo nos llevábamos dos, una de adultos y otra infantil, pero cuando llegó mi adolescencia mi papá me otorgó el honor de poder elegir una tercera. Ese momento me hizo sentir “grande”, bacán y con una la gran responsabilidad de que a todos les gustara “mi película”.

Creo que fuimos socios de casi todos los videoclubs más cercanos, de las grandes cadenas y los más chiquititos de barrio. Lo que más echo de menos de ese panorama es poder pasearme entre medio de las carátulas, revisar las que más me llamaban la atención y leer las reseñas que traían de la película para así poder elegir mejor. Aunque honestamente siempre ganó la que tenía la mejor imagen.

En mi familia aún tenemos la tradición de ver películas juntos, pero nunca será lo mismo. Antes era todo un ritual de preparación incluso antes de ver la película, correr a ver los estrenos que habían llegado y esperar que aún quedaran copias.

Ahora sólo la elegimos de Netflix, la compramos o la bajamos de alguna página amiga. Sí, es más fácil y rápido obviamente, pero se pierde un poco la magia.

8 COMENTARIOS

  1. Te encuentro toda la razón, a mi me pasa lo mismo.. Netflix es muy cómodo y sale mucho mas barato, pero no se iguala a lo entretenido que era ir a arrendar películas… Es una pena…

  2. Para mi era los viernes en la noche,iba con mi mamá y arrendaba un par de películas. Ya cuando estaba más grande íbamos con mi prima y arrendábamos películas de terror jajajaja. Pucha que nostalgia…

  3. excelente comentario yo desde que recuerdo visitaba los video club de barrio primero con VHS luego DVD, lo mejor es eso de ver la caratula y encontrar la mejor, tambien lo disfrute en familia hasta que cerro Blockbuster en mi querida Valdivia, yo poseo casi 800 peliculas DVD y BLu-ray y sigo soñando con instalar un local video Club como antes en un buen lugar, quizas algun dia pero mientras tanto sigo comprando peliculas originales directo del distribuidor, saludos y vuevan los Video Club..

  4. En el video club de mi barrio, mi viejo fue el primero en inscribirse (inscribirnos)… así que cuando yo iba a arrendar y me preguntaban mi número de socio, quedaba como la bacán jajajjaja

  5. Durante toda mi adolescencia soñaba con arrendar películas, pero no teníamos VHS… cuando entré a la u mi tata me regaló un reproductor y trabajé un tiempo en el Blockbuster vecino, así que ahí me desquité sacando películas todos los días y gozando al mirar las carátulas mientras las ordenaba. Si no fuera por lo poco que pagaban era uno de mis trabajos soñados.

  6. Yo empecé a arrendar películas a los 12 años. El dueño del Video Club me conocía porque iba casi todos los días, sobre todo en verano. Sacaba una película, al otro día la devolvía y arrendaba otra (costaba como $500 pesos el arriendo en esa época, jaja). Hasta tenía autorización de mi mamá para arrendar películas para mayores de 18 años, porque me gustaban las películas onda Azul, de guerra, para más grandes. Después seguí con los DVDs. Hasta que llegó el Internet a mi casa. :/

Dejar una respuesta