Noche de cine: la última película de Isabel Coixet y los hombres

106

image
por Claudio

Soy gay. Parto por esa declaración. El otro día, mis amigas me invitaron a ver una película en su departamento: telón, proyector, vino, pizza y coca light con hielo. Ellas, acogedoras y divertidas, en nuestra primera sesión de “cine en su casa” del año. Vimos la última de Isabel Coixet, “Ayer no termina nunca”.

Confieso que me agradan las directoras, su punto de vista, su estética y el tratamiento de los personajes; no soy cinéfilo, pero me gustan Alicia Scherson, Claudia Llosa y Sofia Coppola. Pero esta vez fue distinto. Luego de media hora, la situación se hacía insostenible: un ejercicio fílmico sin mucho peso; a ratos el placement hacía pensar más en un comercial que en cine; una historia teatral, sin vida en la pantalla; cortes en sepia (¡sepia!). El resultado, todos le colocamos nota 3 (ó 2, como fue en mi caso).

Coixet presenta una pareja que sufre la muerte de su hijo pequeño. La madre, después de 5 años, aún no se recupera de la muerte (sé que es irrecuperable), vive en un auto, sin esperanzas. Él, el padre, parte a Alemania, rehace su vida, se empareja, se viste bien, escribe un libro sobre su experiencia. Ambos se reencuentran un día, en el cementerio. Mujer sufriente, hombre insensible. Una dicotomía que existe, pero que Coixet la lleva al extremo en esta cinta. Lo mejor de la noche no fue la película –está claro que no- sino fue la discusión posterior.

Tanto así que se formaron dos bandos: mis amigas por un lado y nosotros, yo y mi novio, por otro. En un Chile que nos asocia siempre a la sensibilidad femenina, a que asumimos sin culpa nuestros sentimientos, a que morimos por ver la alfombra roja (¡y que gritamos al ver a Charlize Theron vestida de Dior!), raro puede sonar, pero defendimos a nuestro género. Tanto lo hicimos que nos desconocieron: ya no éramos los amigos que saben dónde se corta el mejor flequillo de Santiago. No, ahora éramos hombres, igual que “los otros”.

Heterosexuales o no, los hombres no somos tan vacas, se los prometo. A ninguno que se le muere un hijo, se toma tan frívolamente la vida. Algunas de ustedes, quizás, han podido ver los ojos de estos padres: son ojos muertos, sin brillo, que dan escalofríos. Y aunque no lloramos moviendo la cabeza con vehemencia -falsamente, como el protagonista de Coixet- el dolor lo sentimos, lo masticamos con rabia e impotencia, porque a todos nos enseñaron así. Hasta a los gays.

9 COMENTARIOS

  1. Te felicito y me alegra leer esto aqui.

    Y si existen hombres insensibles que se les muere un hijo y no estan ni ahi, existen aunque no lo creas, pero existen creo en la misma cantidad que mujeres iguales.

    En terminos generales los hombres callan, esconden, tapan sus penas, se hacen los fuertes, sean gays o no, tienen que mostrar a la sociedad que son un roble, no se pueden permitir llorar o flaquear, pedir ayuda, si su mujer sufre, el no puede sufrir, el tiene que callar su sufrimiento y cuidar de su mujer, es protector, sea gay o no. En terminos generales a la mujer se le permite llorar, ser sensible, exteriorizar su sufrimiento, pasar años hablando de la muerte de alguien, son dos formas ninguna mejor, ambas validas.

    Aqui no se trata de heteros vs homo, u hombres vs mujeres, es ridicula la pelea y siempre saldra alguien herido, somos HUMANOS, MAMIFEROS, tenemos sentimientos tengamos el genital que sea, tengamos la orientacion sexual que sea, amamos, sufrimos, callamos, enfrentamos, unos con mejor estrategia que otros humanos. Tu eres hombre, quizas tal vez quieras ser protector por lo que la sociedad te inculco debe ser un hombre, y eres gay, te gustan, amas, deseas otros hombres, puedes sufrir tan poco o tanto como cualquier otro hombre o mujeres, y puedes intentar callarlo, taparlo o aferrarte al dolor por años, y ninguna opcion es mas valida que otra.

    Falta que se haga mas consciencia de que somos personas ante todo, y en el fondo son pocas las diferencias entre nosotros, es igual que las razas, visualmente quizas unos se ven mas amarillos, mas altos o mas peludos, pero en el fondo somos mas similares de lo que algunos quieren asumir.

    Y ya paren algunas mujeres, no porque un hombre sea gay es sinonimo de ser mujer, piensa como ustedes, o solo defiende a las mujeres

  2. Usted, amigo mío, es un HOMBRE, con todas sus letras y acepciones. Es un hombre porque es lejos más hombre que aquél que cambia de mina como cambia de calzoncillos; y lo es además porque – junto con las mujeres – conforma íntegramente lo que llamamos humanidad. Su sexualidad, querido señor, no altera en lo más mínimo ese hecho. Bendiciones.

    • Que agrado leer un Post y un comentario serio, respetuoso y constructivo… Entre tanta gente odiosa, ególatra y prejuiciosa que abunda en los medios virtuales de hoy…

  3. Muy bueno el post. Me gusta la vuelta que le diste a la critica de esta película, supongo que muchos fuimos criados con esa imagen de ser hombre y mujer, independiente del sexo que uno tenga, vamos asumiendo los roles y la forma de expresar las emociones. Va más allá de ser hetero o gay, como dices.

    Lástima que la cinta sea una decepción Me gusta esta directora por la perspectiva que le da a sus historias.

  4. Isabel Coixet es increible y su película “Mi vida sin mi” una de las más tremendas que he visto nunca. Me cuesta creer que haya hecho una obra tan estereotipada y plana. Por otra parte, el protagonista es un actorazo (lo recuerdo sobre todo en “Hable con ella”). De todas formas la veré para formarme una opinión. Interesante post.

  5. Me gustaría ver la pelicula para cachar si la pose de hombre resuelto del papá no era la forma tipica de muchos de ocultar la destruccion interna que tienen.

  6. Excelente final del post… pienso que no tiene que ver con el Género.. por supuesto a los hombres se les enseña de chiquititos a ser mas fuertes, pero cuando crecemos la mayoria aprendemos que eso es la pura pose y que no depende de si eres hombre o mujer, sino de como te criaron y de como te enseñaron a canalizar la pena, rabia, dolor, sufrimiento… Hay gente que parece que pudiera vencer todos los males y otras que se ahogan en un vaso de agua…

Dejar una respuesta