Kim Novak: los Oscar, la carta y el paso del tiempo

368

KimNovakVertigo
por Paty Leiva

Kim Novak es un ícono del Hollywood de los 50s por varias películas memorables; a los 25 actuó para Hitchcock y se convirtió en leyenda tras protagonizar Vértigo –una de las grandes favoritas de la historia del cine– junto a James Stewart, un hombre con fobias y una incontrolable debilidad por su personaje, una enigmática mujer que aparece en su vida.

Así vivía en el recuerdo de la mayoría de los mortales, hasta que la vimos como presentadora de los Oscar junto a Matthew McConaughey, quien trata de ser agradable y decir cosas como para recordar al público que estaban en presencia de una leyenda, pero aún así, todo fue incómodo en el escenario, ella reaccionaba lentamente, y a muchos nos costó darnos cuenta de quién se trataba, ya que el punto más alto de su carrera fue en la década de los 50, y por eso es que no la seguimos viendo muy seguido ni estábamos familiarizados con su imagen actual, la que no solamente refleja el paso de los años sino que carga con intervenciones estéticas que desencadenaron las burlas y los despiadados insultos de la internet.

La actriz se vio tremendamente afectada por la crítica a la que fue expuesta (me imagino que, hasta ahora, no la había sufrido en carne propia). Una mujer celebrada en la época dorada de Hollywood, sufre a sus 81 años como –dice– una adolescente y se siente con la necesidad de responder con una carta abierta.

En marzo de este año, después de esta ceremonia, decidió abrir una página propia en Facebook publicando: “Creo que es tiempo de involucrarme y conectarme con mis fans. Tengo muchas ganas de hacerlo y también de compartir mi arte con ustedes” (también pinta, saca fotos y escribe poesía). Tiene 1.949 fans.

En la carta abierta cuenta que su conducta en la entrega del Oscar a la mejor animación fue errática porque había estado tomando calmantes que no debía haber tomado, y que su cara lucía sin expresión porque se inyectó grasa para una aparición pública anterior. Esta es la carta:

“Hace años me alejé parcialmente de Hollywood porque no soportaba a los bullies. Cedí ante la presión en lugar de luchar por lo que yo pensaba que era lo correcto… y no tuve el valor de probarme a mí misma frente a mis pares a través de mi trabajo.

Después de mi aparición en los Oscars este año, leí todos los golpes. Sé lo que Donald Trump y otros dijeron, y no voy a negar que me inyecté grasa en la cara. Parecía ser menos invasivo que un face lift. Lo hice el 2012 para la entrevista especial del RCM. En mi opinión, una persona tiene el derecho de verse lo mejor que pueda, y yo me siento mejor cuando me veo mejor.

Cuando fui homenajeada en el Festival de Cannes el año pasado, recibí una sobrecogedora ovación de pie. Sin embargo, en Hollywood, después de los Oscar, fui intimidada por la prensa y el público en la internet y en la televisión. La única diferencia esa noche fue que había tomado una pastilla para relajarme -que no debía haber tomado–. Había estado ayunando durante tres días y eso afectó a mi comportamiento. Me arrepiento de haberla tomado.

De cualquier manera, ya no me voy a contener de hablar en contra de los agresores. No podemos permitir que las personas salgan con la suya afectando nuestras vidas. Tenemos que hacerles frente de una manera sana, hablando, trabajando y actuando. Estoy hablando ahora porque no quiero acumular malos sentimientos dentro de mí”.

Esta carta habla de lo que sintió tras la conducta de la gente (público y medios), y también de las cosas que ha sentido que debe hacerse a sí misma para estar y verse mejor (frente a el público y los medios). Todo eso me genera varias preguntas cuyas respuestas siempre derivarán en el machismo y en esa actitud inquisidora que se ha establecido en la mayoría de las personas con voz virtual en este siglo:

– Por qué una mujer de 81 años es tratada con insultos por gente que no conoce?
– Por qué le duele tanto si no los conoce?
– Por qué una mujer es tratada con insultos por gente que no conoce debido a su aspecto físico?
– Por qué una mujer se inyecta su propia grasa en la cara para sentirse mejor consigo misma?
– Por qué nadie se burla de las arrugas de Clint Eastwood, Sean Connery o Robert Redford o Harrison Ford y lo seguimos encontrando dignos/minos/secos/cool?
– Por qué una mujer hermosa y con un talento especial no tiene derecho a envejecer?
– Una mujer que pierde juventud, debe desaparecer de las pantallas para no “shockear” a nadie?
– Por qué una mujer tiene que ser bella para siempre?
– Por qué una mujer debe ser joven para ser admirada?

7 COMENTARIOS

  1. Hay muchas mujeres que han envejecido de forma digna o con mucha prudencia ante el bisturí, es cosa de ver a Jane Fonda, Sophia Loren, Maggie Smith, Holland Taylor, por lo que no es tema que no puedan envejecer de forma hermosa o que se las oblogue a estar jovenes.
    La burla de la galucha es porque esta señora parece momificada en vida con formalina y un bombín, son mejores las arrugas que esa inflación.
    No se burlan de Sean Connery o Robert Redford porque no parece momias, lo que si pasa con Mickey Rourke que esta entero desfigurado.
    El tema es pasa por entender (y ser compasivos) con esas personas dispuestas a deformarse ya que tienen una visión de si mismos tan distorsionada que creen que asi se verán mejor.

  2. Las eternas preguntas de la belleza en Hollywood, recordemos que la gran Greta Garbo no soportó que la vieran vieja y opto por esconderse.

  3. A mi me dio lata verla en la ceremonia de los Oscar, porque fue inevitable recordar a la bella mujer que fue. El contraste con la mujer que actualmente es fue sencillamente sobrecogedor -qué pena ver su rostro deformado por intervenciones plásticas-.

    Igual, se fueron al chancho con el bullying -Donald Trump, no eres quien para burlarte del aspecto de otra gente! >.<-. Es probable que ni ella tenga claro por qué le afectan las millones de burlas recibidas por doquier, si -en teoría-, no debiera tomarlas en cuenta. Pero sucede que la Novak es tan humana como cualquiera, y seguro que una persona promedio expuesta a esas circunstancias se vería tanto o más afectada de lo que está ella -la pobre no salió de su casa en 3 días-. Pobre Kim :-/

  4. Yo creo que esto sienta de base, nuevamente, el tema de las redes sociales y las libertades, ¿hasta qué punto se está bien decir lo que uno piensa aunque dañe a otra persona?
    Me da un poco de pena que ella tenga que dar explicaciones de sus actos, no pienso que esté bien tratar tan vehemente de volver a ser “joven”, pero finalmente es decisión de cada uno, entonces, pensemos que es una persona de 81 años, es decir una persona mayor, de por sí este ciclo vital es muy susceptible y vulnerable a sentirse inútil y “pasados a llevar”, por lo que un trolleo gratuito a esta mujer me parece inaceptable (y el trolleo a cualquier persona).
    Otro punto, es la industria de la belleza, ¿cuándo las mujeres nos vamos a dar cuenta de que no debemos cumplir los estándares de NADIE? Entiendo que ella venga de una época anterior, asi que espero que las nuevas generaciones empiecen a comprender lo importante que es sentirse bien con su propia persona sin tener que “marcar tarjeta” con la sociedad.

  5. Yo no la conozco, no vi los oscars, pero leer que a una señora de 81 años (por muy momificada que esté) le hacen burla, la molesten, la denigren, me da rabia. Pienso en mi abuela, en los viejitos en general y en la fragilidad en la que viven, pensando que han pasado sus mejores momentos, cuestionando su aporte…me da pena que un weon joven sea capaz de agredir a un anciano por cualquier motivo y no lo entiendo. Lo que a mi me gustaría poder dejar en el mundo es la idea de respetar a los viejos y volver a darles el lugar que merecen en la comunidad.

Dejar una respuesta