El archivo fotográfico familiar

95

fotosguardadas
por Mariana y punto

Creo que uno de los temas más recurrentes entre las conversaciones de cuando pensamos en la posibilidad de un incendio -o, ahora más modernamente, en la eventualidad de robo o cese de funciones de nuestros computadores o celulares- es en la pena de perder las fotos.

Quizás para los más desprendidos y menos desmemoriados sea algo banal o irrelevante, pero esa preocupación he visto que la compartimos muchos, y tiene una razón bien importante: las fotos son el registro de la historia de la vida privada.

Para la vida pública conservamos los diarios y los relatos escritos, pero de la vida personal hay pocas cosas tangibles que cuenten con precisión y emoción qué hacíamos en años anteriores.

Hoy, con los correos electrónicos y la fotografía digital, quizás las fotos en papel han dejado de ser tan comunes y relevantes al momento de registrar nuestro pasado (ahora podemos revisar el gmail y así repasar episodios completos de los últimos años de nuestras vidas, asunto que también tiene su encanto), pero creo que todos los mayores de 30 años todavía conservamos buena parte de la historia de nuestra niñez a través de fotografías guardadas en álbumes o cajas.

En mi caso, son fotos propias de vacaciones, con amigos, y álbumes en la casa de mis papás que hemos vuelto a revisar cada cierto tiempo, y en cuyas revisiones se basa gran parte de lo que creemos son nuestros recuerdos directos; cómo era la casa de mis abuelos que ya no existe, cuál era mi abrigo favorito a los 8 años, o una de las muchas veces que me amurré durante una celebración.

En mi familia no somos de joyas ni de grandes posesiones, por lo que sin duda diría que las fotos son el tesoro material más grande que guardamos.

6 COMENTARIOS

  1. puedes digitalizar todas las fotos, así te aseguras de no perderlos.
    mi mamá es fotógrafa de las antiguas (con negativos y ampliadora), y está en la fase en que digitaliza todos sus negativos, por si acaso…

  2. Yo siempre pienso en esto, y siempre pienso que ante cualquier tragedia o eventualidad que me obligue a abandonar mi casa, lo único que me llevaría es mi cámara, mis fotos, mis discos con fotos antiguas, y mi disco duro donde tengo MÁS FOTOS. O sea básicamente, las fotos, sería lo único de valor que salvaría.

  3. Desde los 0 a los 20 años aprox, solo tengo fotos de las antiguas, incluidas en blanco y negro que yo mismo tome con una camara esteneoscopica fabricada por mi mismo. Le tengo harto cariño a esas fotos, no solo hay fotos de mi nucleo familiar, estan tambien fotos de bisabuelos y gente que ni conoci, o las tipicas fotos de Adan con la hoja de parra de mi infancia. Lamentablemente entre los 20 y 30 saque hartas fotos digitales, las tenia respaldadas y todo pero entre medio de cambios de casas y otros las perdi todas, es como si un segmento de mi vida se hubiese esfumado, y justo este fin de semana deseaba ver unas puntuales.

    Hoy tengo solo fotos digitales, algunas en un PC, duplicadas en un disco duro que jamas esta en el mismo lugar que el PC para evitar incendios, robos, etc, y algunas otras en facebook, para mi son importantes todas esas cosas, pero ante un incendio filo, agarro a mis seres queridos, mi carnet que es importante, me pongo zapatillas y chao, ningun foto, ningun dinero, ninguna ropa ni recuerdo vale mas que mi vida o la de mis seres queridos, he visto como personas que por devolverse a su casa terminan mal o muertas, no me aferro a ningun objeto tanto para arriesgar una vida por ello

  4. Toda la vida he pensado lo mismo. Debe ser terrible perder todo, pero si tuviera que agarrar algo seguramente serían las fotos, lo tangible que van quedando de los recuerdos.
    Menos mal ahora casi todo queda en los mails, facebook u otras plataformas que nos permiten tener acceso a ellas donde y cuando queramos. Pero las fotos impresas son otra cosa!

  5. En estos momentos le recomiendo a todos digitalizar las fotos antiguas, para mi lastima la casa de mi abuela se quemó el sábado en Valpo y con eso se fueron los recuerdos de una familia entera, fue realmente lo que más sentimos:( aun así, tenemos algunas pocas que mi hermano logró salvar digitalizando hace unos años pero es una pena pensar que todos esos recuerdos ya no los vamos a poder compartir con nadie, o quizás nosotros mismos los olvidemos…

  6. Mi mamá, desde que eramos chiquititos con mi hermano, siempre nos dijo que en caso de incendio -si teníamos el tiempo y oportunidad de salvar algo- que sacáramos los álbumes de fotos. Dijo siempre que todas las cosas materiales eran reemplazables, menos eso.

Dejar una respuesta