Nebraska, un dramedy familiar

47

image
por Fernanda Fierro

Dramedy es un género que mezcla contendidos dramáticos con tintes de un humor negro muy sutil. Este género es justamente el que vemos en “Nebraska”, película dirigida por Alexander Payne en blanco y negro que obtuvo varias nominaciones en la última edición de los premios Oscar. Y las merece todas, porque cada actuación es entrañable, logramos encariñarnos con cada uno de los personajes y nos enfrenta a un tema que podría haber sido excesivamente dramático con toques de humor que lo hacen más cercano.

La historia relata el viaje que decide realizar David (Will Forte) para acompañar a su padre Woddy (Bruce Dern) que sufre de alzhéimer en la última aventura de su vida, cobrar un falso premio.

A medida que padre e hijo avanzan en su viaje nos enfrentamos junto con ellos al pasado y familia de Woody, nos identificamos con ambos, con esos momentos incómodos en casa de los familiares, odiamos a su esposa Kate por cada comentario que hace desespera, pero también la amamos cuando sale a defenderlo ante todos. Nebraska también logra emocionar cuando David y su hermano Ross (nuestro querido Saul Goodman de Breaking Bad) se arriesgan a robar con tal de cumplir el sueño de su padre.

En el ámbito estético el uso del blanco y negro en esta película aporta en la historia y no se vuelve sólo una técnica o un adorno, sino que ayuda y refuerza la idea de la vida monótona que llevan los personajes, no distrae ni cansa. Es el fondo perfecto para que Woody logre sus dos sueños, un compresor de aire y una camioneta nueva.

4 COMENTARIOS

  1. Preciosa película, las historias simples respaldadas por actuaciones espectaculares son lo que más me gusta en el cine! entre esta peli y Philomena la pasé espectacular el fin de semana que las vi, sentí emociones de tristeza profunda y también alegría.

Dejar una respuesta