Los pequeños y grandes logros en un año

513

nadar.jpg.pagespeed.ce.OxyqDuD1Mp
por magdalena*

Cuando uno tiene una guagua prácticamente cada día tiene logros que emocionan y que estamos ansiosos esperando que ocurran. La primera sonrisa, los primeros agu, cuando se sientan, cuando comienzan a comer, a gatear, a caminar, a ir al baño etc, etc, etc. Pero con el paso del tiempo esos logros o hazañas van siendo más pequeños, menos memorables por decirlo de alguna manera, por ejemplo es muy poca gente la que sabe exactamente cuando dijo el primer chiste, o cuando se puso solo la ropa o cuando aprendió a saltar en un pie.

Es obvio que los niños nunca dejan de aprender cosas nuevas, de hecho cada día lo hacen, pero con esto de que mis hijas están más grandes me he dado de que hay ciertas edades que nuevamente están llenas de hitos y concentran esos logros que se recuerdan por siempre. Para mi hija mayor el 2013 fue definitivamente el año en que pasó a ser una niña que poco a poco se encamina hacia la preadolescencia. Como nació en noviembre partió el año con seis y lo terminó con siete y en esos 12 meses algunas de las cosas que prendió fueron: leer y escribir (y le encantó!!!), andar en bicicleta sin ruedas, nadar, sumar y restar sin dificultad, aprendió a ver la hora, a saltar la cuerda hacia adelante y hacia atrás.

Para mi es un orgullo gigante ver lo feliz que la ponen sus logros y lo contenta que ella está sintiéndose con autonomía. Por ejemplo es impactante la seguridad en sí misma que le otorgó el aprender a andar en bicicleta. Al día siguiente de lograrlo quiso irse en bici todos los días al colegio y llegaba con una alegría que no le había visto desde que entró hace tres años.

Al mismo tiempo, mi hija menor – que cumplió cuatro años hace diez días- está en esa etapa de pequeños y muy relevantes logros, que aunque rara vez se anotan en un cuaderno sí son motivo de aplausos y sonrisas. Este año aprendió a a dibujar personas, a cerrar un círculo, a hundir la cabeza bajo el agua, a recortar, a pintar sin salirse de los márgenes, a peinarse, a ordenar sus juguetes, a recordar poesías.

Una de las cosas bonitas de este proceso es que las dos han ido avanzando en sus logros y aprendizajes a su propio ritmo. Por ejemplo, yo nunca presioné a mi hija mayor para que nadara, y en los años anteriores no tenía ningún interés en hacerlo, pero ahora agarró la confianza y solita se sacó las alitas y salió nadando. Supongo que mi pega fue darle la seguridad en sí misma para avanzar.

Al final, aunque los hitos memorables los recordaremos por siempre, y es probable que por años mi hija cuente cómo aprendió a andar en bicicleta, los pequeños logros de cada día son también totalmente emocionantes.

Cuáles fueron sus grandes o pequeños logros? Les tocó un año de hitos o de pequeñas victorias?

*Este post fue publicado en DienteLeche.com, un blog para padres sobre niños y quienes los cuidan.

14 COMENTARIOS

  1. No es por ser mala onda, pero demasiado autoreferente esta nota cuando lei el titulo pense que era otra cosa no un relato que que hizo mi bebe en un año ,algo que no creo que le interese a nadie mas que a ti y t u familia.

    • Jajaja pensé lo mismo mientras lo leía. Y mientras lo hacia sentía aquella vocecita que detesto la de “cuando tengas hijos lo entenderás”. Puaj.
      Si, muy autoreferente el texto. Igual bien por tus hijas, pero no creo que a muchos les interesen sus logros…

    • zzzZZZzzzzz … debieron dejar el post en diente de leche… aca como que no pega mucho …. y la verdad nada mas lateros pa una que es soltera sin hijos que escuchar los eternos monólogos del tipo ” hoy mi hijo cago solido!! ” ” hoy mi hijo tomo una cuchara!!! ” ………..

      dare mi respuesta tipo pa este tipo de monólogos…”bacan por tus hijos =) … que lindo… simpático…. ehhhhh … lindo “

    • Yo encuentro más latera la pará de “soy super chora y moderna porque no quiero tener hijos”. Hay mucha gente que habla puro de sus gatos, pero como están tan de moda creerse de Greenpeace anda a decir algo en contra de eso, poco menos me van a comparar con la Lucerito jajaja.
      Yo igual creo que este blog como que murió y está super fome, pero se ponen mala onda también con los comentarios.

  2. aqui esta la respuesta a la cara de q wea q pusimos todas al leer este post:

    “*Este post fue publicado en DienteLeche.com, un blog para padres sobre niños y quienes los cuidan.”

  3. Pues a mí me gustó el post, creo que Magdalena citó ejemplos de su experiencia personal, cotidiana, para suscitar una reflexión respecto de lo poco que notamos los pequeños logros o pequeñas victorias que obtenemos día a día.

    Yo estoy en un proceso de tesis doctoral, y debo decir que si uno no aprende a valorar esas pequeñas victorias cotidianas (terminar de fichar un libro, terminar de escribir un capítulo, cerrar una idea que parecía dispersa, encontrar una imagen que funcione con lo que uno está escribiendo, etc.), entonces la tarea se vuelve titánica, inacabable. Uno se siente como Sísifo, subiendo cuesta arriba la misma roca día tras día.

    El 2013 tuve varias pequeñas victorias, que no enumeraré porque al parecer andan un poco hipersensibles a las experiencias personales. Sólo quisiera decirle a Magdalena: qué bacán que seas tan consciente de tus hijas, habiendo tantas mamás y papás que apenas pescan a sus cabros chicos (sí, aunque usted no lo crea).

    Feliz fin de semana.

  4. Igual es autoreferente enojarse por que un post no está escrito para tí por que no tienes hijos, el tema del que habla lo encuentro súper tierno, no me identifica por que no tengo hijos… pero habrá por ahí gente que se sienta súper tocada y bakán… viva la diversidad!!!

  5. Que mala onda algunas personas, al menos a mi me alegra saber de las alegrías de otros, si mis amigas (con hijos) me comentan las proezas de sus niños, y me lo cuentan con alegría, me alegro por ellas, porque para ellas es importante, creo que es super importante compartir todo tipo de vivencias, aún cuando estemos en etapas distintas. Solo interesarse por lo que le atañe directamente a uno, eso si es autoreferente.

  6. En ningún lado veo que diga que este blog es de “gente soltera sin hijos”. Somos hartas las que tenemos hijos y vemos el blog, así que bkn. =)

Dejar una respuesta