Los mejores discos del 2013 según Zancada (Parte II)

47

image
por Equipo Zancada, textos: aleyjets

La semana pasada empezamos la lista de nuestros discos favoritos del año pasado. Ahora la completamos con los diez discos que faltaban en esa parte I.

Daft Punk – Random Access Memories
Los singles que salieron de forma comercial están absolutamente sentados en la vereda de un pop algo setentero, pero al escuchar el resto del disco nos encontramos con temas más oscuros, experimentales y melancólicos, los que definen el tono novedoso que tiene el disco. Múltiples colaboraciones de primer nivel, de entrada con Pharrell Williams, Panda Bear y Julian Casablancas. Para qué hablar del primer single “Get Lucky”, que no había momento en que no estuviera sonando en algún lado. Un trabajo esperadísimo por muchos que marcó el tono de los mejores discos del año.

The Knife – Shaking the Habitual
Cuando salió el primer single de este disco, Full of Fire, el espectacular tema de 10 minutos de duración, supimos de forma inmediata que el nuevo trabajo de The Knife iba a quedar plasmado como mejor disco del año. En marzo lanzaron A tooth for an eye, dejando claro el lugar particular y único en el que se establece The Knife en la escena musical. Un trono en el que nadie más se sienta, que les otorga el poder de retorcer y recrear sus melodías a gusto.

Vampire Weekend – Modern Vampires of the City
Esta banda olía a one hit wonder, que con Oxford Comma ya lo habíamos escuchado todo, pero ellos implacables, no nos iban a dejar así. Fueron varios buenos hits, que uno a veces olvidaba que pertenecían a un disco completo, pero con Modern Vampires of the City, nos enfrentamos a un trabajo contundente, un disco que debería ser un single exitoso en sí mismo.

Justin Timberlake – The 20/20 Experience
Existe un solo Justin Timberlake, y su disco de comeback solo lo reafirma. Después de siete años sin publicar nada, con The 20/20 Experience, nos damos cuenta de que los años no le hacen nada y solo lo mejoran como al vino. Cada single establece a Justin como el Príncipe Azul moderno, un Chayanne del pop. Ese hombre que jamás va a dejar de tratarte como la mujer que eres y te mereces ser. Te amamos Justin, y deja de hacer discos tan perfectos que la objetividad se torna imposible. (Pero objetivamente, pucha que está bueno el disco).

AlunaGeorge – Body Music
Hoy vemos varios factores que han contribuido a la reivindicación del pop en los últimos años. Aluna Francis es un ejemplo perfecto. La cantante de 24 años se declara admiradora en partes iguales de Aaliyah y Jeff Buckley. Su voz única toma tanta inspiración de Karin Dreijer Andersson, de The Knife, como de Beyoncé. Y, quizás por lo mismo, la inglesa es hoy uno de los principales referentes del recambio en un pop que cada vez suena más parecido, y en el que las distinciones entre divas suelen darse por videos millonarios, disfraces ridículos o actuaciones provocadoras en la premiación de turno.
(por Nico Castro en nuestro Especial Hombres #1)

Lorde – Pure Heroine
Lorde no es una casualidad. No es un producto azaroso que resultó tener éxito. Es una cantante que necesitábamos y que va a restablecer el orden del pop mundial. Porque concentrémonos, el disco no es solo Royals, está lleno de canciones con beats minimalistas con su voz espectacular encima. Además, ella se ha declarado fuerte en contra de las otras estrellas pop más banales y siempre ha mantenido una fuerte postura frente al farandulismo. El disco es un descanso frente a los discos hiper producidos y cansadores de otras estrellas pop. Gracias Lorde.

Chvurches – The Bones of What You Believe
Desde su EP, Recover, que sabemos que los sintetizadores de ensueño de esta banda eran motivo suficiente para ponerles adecuada atención. El LP que nos entregaron este año fue una extensión necesaria para nuestros oídos de sus sintetizadores celestiales, acompañados de melodías pop bailables. Híper recomendables.

Kurt Vile – Wakin on a pretty daze
Kurt Vile pertenece a un grupo de cantautores extintos, esos que vagan solitarios por los desiertos con sus guitarras al hombro. O eso quiere creer uno. Porque su música nos lleva a parajes lejanos y caminatas introspectivas. El año 2011, con Smoke Ring for my Halo, se estableció como parte de estos músicos errantes. Acompañado en vivo por su banda The Violators, Kurt Vile, nos hace pensar que estamos asistiendo algún tipo de rally político en los sesentas. Con este último disco, nos hacemos poleras con la cara de Vile y abajo escrito “American Poet”.

Disclosure – Settle
Indiscutido como de los mejores discos para bailar de este año. Después de numerosos y exitosos singles desde el 2010, este 2013, Disclosure lanza Settle, su primer y esperado LP. Por su potente cohesión se convierte en uno de los discos más importantes para la electrónica de este año. Con beats inteligentes, Settle se convierte en un hito importante para la música de su género.

Arctic Monkeys – AM
Lejos quedaron los chascones niños de Sheffield que tocaban súper bien y que nos tenían a todos locos con esas pencas grabaciones que corrían por internet. Porque hoy, con un quinto álbum de estudio, esos cabros chicos que escuchamos alguna vez, no tienen nada que ver con los bien peinados, bien hablados y guapos rockeros de hoy. AM los posiciona en su faceta más explotada de rockstars y aunque hace rato que cantan sobre coquetear, ahora no hay ningún preámbulo para sacar a la chica a bailar.

3 COMENTARIOS

  1. más o menos de acuerdo, considero que faltan dos discos: “Bad Blood” de Bastille y “Tribute” de John Newman (just sayin’)

Dejar una respuesta