Stevie Wonder en Chile: maestro

84

Stevie-02120
por Ana Paula, fotos: Marcelo Albornoz

Aún no logro ordenar en mi cabeza qué significó el recital que Stevie Wonder dio el martes, porque la verdad es que fue una mezcla de emoción, expectativa, admiración, euforia.

Esperé por esta oportunidad durante muchos años. Cuando Stevie entró al escenario, vi que sería una noche especial. Todo el público se paró y empezó a aplaudirlo fervorosamente, porque sabían que delante de ellos estaba uno de los mayores músicos de las últimas décadas. Y si alguien tenía alguna duda que Stevie aún está vigente, en este recital tuvo la prueba explícita de que sí.

Stevie derrochó simpatía. Ya en la primera canción -un cover the “How sweet it is to be loved by you”- el público supo que era una noche para cantar y bailar. Stevie nos guió cual un profesor de música, creando refranes de amor a Chile, contando anécdotas, haciendo chistes.

Stevie-02049

De ahí en adelante, puros éxitos. Higher ground, Overjoyed, Isn’t she lovely, For once in my life, My cherie amour, Golden Lady, You are the sunshine of my life, y tantas otras. También hubo espacio para otros covers, como el de Michael Jackson (The way you make me feel), y un merecido homenaje a Nelson Mandela.

El concierto duró cerca de 2 horas, pero el público feliz hubiese quedado muchas horas más. Las sillas quedaron en segundo plano y terminamos todos en una gran fiesta, rematada con las infaltables Superstition y Sir Duke. Stevie se fue del escenario cantando su amor por Chile.

Definitivamente, él no estaba sólo haciendo un juego de profesor. Él es un profesor. Y para mí, fue un sueño cumplido.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta