Alice in Chains, el grupo que sobrevivió

78

aliceinchains01ByIgnacioGalvez
por Verónica Tapia, fotos: Ignacio Gálvez

Es un tema delicado la muerte del vocalista de un grupo. Pocos, ¡poquísimos!, son los que pueden sobrevivir una pérdida así y continuar el proyecto. En el camino pierden muchos fans, se genera una cantidad importante de incrédulos y tanto viudos como viudas miran desde lejos un nuevo álbum que pudiera sacar el grupo.

Generalmente la primera vez que vuelven a escuchar al grupo con el nuevo vocalista, es por un –a veces feliz– accidente, o bien porque el grupo viene a Chile y la curiosidad de ver si podrán soportar un concierto sin aquel importante integrante los lleva a investigar sobre la posibilidad de que sigan existiendo aún sus almas, a pesar de este reemplazante.

Ese fue mi caso, debo decir, con Alice in Chains.

Los vi por primera vez en Maquinaria, con el nuevo vocalista William Du Val. Dejando los prejuicios de lado, me preparé a escuchar con la mayor objetividad de la que fui capaz en ese momento, y tengo que admitir que dije “ok, esto podría funcionar.” Y funcionó, ciertamente, porque cuando supe que vendrían a presentar su nuevo disco “The Devil Put Dinosaurs Here”, y a pesar de sólo haber escuchado unas 3 veces el álbum, no pensé demasiado antes de decidir que iría. ¡Y no me arrepiento!

Con sólo un par de canciones de este disco, un par más del anterior y una montaña de clásicos –incluyendo Hate Love Hate, del primer disco– DuVall demostró que merece el lugar donde se encuentra ahora. Lo sentí, como humilde espectadora, “respetuoso” en su tributo a estos temas. En muchas ocasiones, tomó un segundo lugar, dejando a Cantrell al mando con algunas canciones, pero se nota que gozó, que domina y que puede con los temas antiguos tanto como con los nuevos.

Con un gran registro vocal, buena actitud escénica y desplante, DuVall revivió éxitos como “Rooster”, “Them Bones”, “Dam That River”, “Chek My Brain”, “Hollow”, “Junk Head”, “Down in a Hole”, “Would”, “No Excuses” y “Man in the Box” (una de mis favoritas) entre muchas otras más de la primera fase del grupo, que salieron a relucir nuevamente sus estandartes del grunge ante una fanaticada que cantó, grabó, saltó y hasta se agarró a combos en una de las graderías por quedar más adelante.

En resumen, luego de cantar hasta quedar sin voz y sorprenderme por un estadio lleno hasta el tope, me retiré feliz a mi hogar, y aunque hubo mil temas más que pude haber pedido, la verdad es que me sentí satisfecha.

aliceinchains02ByIgnacioGalvez
aliceinchains03ByIgnacioGalvez

6 COMENTARIOS

  1. Alice estuvo buenísimo. Si bien se extraña el pelo largo de Cantrell -jaja- hicieron un show que hasta al propio Mike Inez impactó (revisar su página oficial en facebook). Eso sí, para la próxima, ojalá tocaran temas distintos, porque siguen quedándose unos clásicos en el tintero, como Social Parasite, Heaven Beside You y Grind. De todas formas, gran show y buenísima recepción, sobre todo considerando los detractores de DuVall que con Love, Hate, Love, no pudieron otra cosa que incorporarlo de una vez como miembro de Alice in Chains, más que un reemplazante de segunda como Chester Bennington en Stone Temple Pilots, caso completamente opuesto.

    Muchas bandas cuando pisan Chile, dicen que es uno de los mejores lugares para tocar porque el público es muy enérgico, pero en le caso de Alice in Chains (y dicho sea de paso, Iron Maiden ayer), se nota que cuando lo dicen, es en serio.

    Un par de correciones pa la próxima:
    William DuVall
    Love, Hate, Love
    Junkead
    Check My Brain

    Saludos!

  2. Me encanta Alice in Chains, creo que nadie podrá ocupar el espacio de Layne Staley, su gran voz. Escuche en una oportunidad a James Hetfield, cantando Would?, junto a los miembros de Alice in Chains, Hetfield guatendo feo, al no darle el tono, pero amo este grupo bien por Du val, aunque sigo envuelta en esa melancolía que me provoca escuchar a Layne, especialmente con el primer álbum (Dirt)

  3. Me ha gustado esta banda desde siempre. Ya tengo más de 35 y soy hija de grunge.
    Esta es una de las bandas que supo cómo, cuándo y con quién reinventarse, sin olvidar su pasado y mostrando discos con alto nivel de rock y menos depresión (de la que me enamoré, sin duda).
    Du Val es, probablemente, el mejor acierto de esta banda (hay otras, sin duda), y me emocioné pensando en su historia, en los homenajes en el escenario y en cómo estas personas que en apariencia tienen distintos estilos y formas de interpretar el rock se unieron en un gran concierto.

    Hubo problemas de sonido que son inaceptables en este nivel de espectáculo, hubo falta de show, y claramente su corta duración nos hizo quedar a todos con gusto a poco, pero, sin duda, con lo que nos quedamos, es una semana completa hablando de la sensación y la emoción de verlos tan cerca, tan vivos y con tan buena música.

  4. Concuerdo con tu comentario, la pensé tanto si ir o no al concierto….y un impulso me llevo al movistar e ingresé. Y no me arrepiento, tocaron clásico demasiado buenos.

Dejar una respuesta