Entrevista: Matías Pinochet, director de Los Rockers Rebelde Rock & Roll

514

MatiasPinochet
por Mariana y punto

Los Rockers Rebelde Rock & Roll fue la película que más me sorprendió en el pasado IN-EDIT Nescafé; estaba con una amiga en la premiación del festival, y al terminar anuncian que exhibirán la película ganadora de la competencia nacional, que era ésta. La verdad es que el pedazo que mostraban en el trailer del Inedit no era muy prometedor, pero ya me había caído bien Matías Pinochet, su director, porque había mandado una carta de agradecimiento desde sus vacaciones en Jamaica donde le dedicaba el premio a su nuevo ídolo, Rodríguez (protagonista del documental Searching for Sugarman).

A los 10 minutos de película ya estábamos cagadas de la risa, y la sorpresa se mantuvo hasta el final del documental, y hasta que al día siguiente nos dimos cuenta de que Matías Pinochet no sólo era el director, sino también Matt Ronn, baterista de Los Rockers, la banda que protagoniza la película.

A los 14 años Matías, sin permiso de su mamá, fue y se compró su primera batería. “Debería haberme comprado otro instrumento, más chico de acarrear (risas), es bien cansador tener que acarrear la batería a todas las tocatas, armarla, desarmarla”, cuenta Matías, y aprendió solo, tocando punk y covers de bandas desde Korn a los Fiskales, y después en grupos como Puta Marlon y Conchatumadre.

De “estar como perdido en el mundo artístico con un grupo de amigos” empezó a experimentar con el cine. En su primera película, “Quitapenas”, trabajaron puros amigos. La segunda película, “Irrespirable”, también fue de bajo presupuesto, costó 600 lucas, “le gustó a cierta gente y con eso se abrió un poco mi carrera cinematográfica por así decirlo. Porque cuando te avala un festival o alguna institución te ganas fondos audiovisuales y empiezas a validarte como director”.

¿Ahí te lo empezaste a tomar en serio?
Sí, aunque me costó tomármelo en serio la verdad, porque igual soy disperso, no me siento de una sola carrera, he trabajado en todo tipo de cosas, también me gusta tocar música, entonces es difícil tener que categorizarte en lo que estudiaste o que te digan qué eres tú… también me gusta regar las plantas y tocar batería, no sé, es bien diverso el abanico de lo que puede hacer uno.

¿Cómo llegaste a Los Rockers?
A una semana de llegar después de vivir en Nueva Zelanda, estaba leyendo el diario y había un reportaje de música de otra época, y salían varios grupos y entre ellos estaban Los Rockers. Como me gustaba el rockabilly me metí a buscarlos en Google y los encontré ahí en un blog que tenían y decían que se buscaba un baterista, y ahí llamé, me contestó el Pato, me hicieron un casting que fue un chiste obviamente (risas), y tuvimos buena onda altiro. Yo fui con la convicción de entrar al grupo y ellos necesitaban urgente un baterista.

¿Cómo se te ocurrió hacer una película?
El documental nace de modo interno en la banda, la manager de esa época que se llamaba la Titi empezó con la idea, y a mí en un principio no me tincaba mucho, no había por dónde agarrar, me daba lata hacer una película histórica de Los Rockers casi como un homenaje, porque tampoco sentía que había como pa armar un homenaje de una banda tan desconocida, y en un momento viendo la realidad de lo que nos estaba pasando tomé las riendas del proyecto y dije ya, vamos.

¿Tenías una idea de cómo iba a quedar el documental?
Como yo era parte del grupo en un principio siempre pensé que iba a ser una película con final feliz. Éramos todos amigos, y de repente a medida que se iba grabando la película empezaron a pasar cosas y cada vez que aspirábamos a más, más grandes eran los cagazos.

¿Nunca dudaste de seguir haciendo la película?
No, no. Porque también era una dualidad que tenía yo, que a medida que le iba mal a la banda, a la película le iba bien. Por un lado eso era medio perverso porque pasaban cosas malas y yo decía uh esto está genial pa la película, pero a la vez chuta, igual afecta.

¿Los demás también estaban siempre de acuerdo con que se siguiera con la película?
Todos muy de acuerdo hasta el final, hasta las últimas grabaciones. Durante todo el proceso todos súper abiertos, querían grabar todo el día y yo tenía recursos para grabar ciertas cosas y tuve que seleccionar bien qué días grabar, tratar de acumular material. Siempre te perdís de cosas, hay mil situaciones que qué lástima que no están grabadas, pero bueno.

¿Como qué?
El momento exacto en que renunció Flavio, un momento en el que renunció la manager y nos agarramos todos con todos, hay muchas escenas que no fueron grabadas porque yo era parte del grupo y soy un personaje…

¿Lo hacía muy raro eso?
Sí. Lo que hice, que creo que fue bien certero, fue dejar mi opinión más en el montaje que como un personaje. Traté de no meter tanto la cuchara siendo que me gusta opinar. Se iba a ver como manipulación, y el guión ya es bastante como pa más encima estar adentro opinando.

¿Qué te pasa cuando ves a gente reír con tus amigos y las tragedias de tu banda?
Me sorprende a veces la reacción de la gente, como en una parte cuando Pato dice bien serio que tiene depresión y la gente se ríe…

¿Tiene algo de similar la sensación de estar tocando en un escenario a la de ver a otras personas ver tu película en un cine?
Tocando batería me corre sangre por las venas, pero igual es rico estar en la sala de la película y sentirse orgulloso; es rico ser el director escondido.

En todas las funciones de Los Rockers Rebelde Rock and Roll en las que ha estado, Matías se ha quedado hasta el final. “Lo pasamos bien. Fue lindo vivir la ilusión de ser un rockstar”.

losrockers

Los Rockers Rebelde Rock & Roll es una historia de amistad, pasión por la música y fracaso, y es una película que en serio creo que debería al menos entretener a todo el que la vea. Este documental está siguiendo su ciclo de presentaciones en festivales, pero se va a exhibir gratis y al aire libre en los Documentales en el Parque el sábado 2 de marzo a las 21 horas en el frontis del MAC.

4 COMENTARIOS

  1. Es como el capítulo en que Lisa Simpson hace un documental de su familia y va a participar al sundance y los hipsters se ríen de su familia y les piden que hagan cosas patéticas…Grande los Rockers, larga vida al Rockabilly chileno

Dejar una respuesta