Notas sobre Maquinaria 2012

867


Con tanto festival en el aire semana tras semana (gracias al cielo!), no habíamos dejado nuestras impresiones sobre Maquinaria (sólo habíamos hablado sobre el impactante show de Kiss). Acá algunas notas sobre las cosas que nos tocó ver de la edición 2012 del festival ya incorporado en nuestro sistema:


Sábado, por Paty Leiva

• Cómo Asesinar a Felipes me sorprendió gratamente porque nunca los había visto en vivo. Me recordaron a las canciones que más me gustan de Mr. Bungle. Un placer escuchar propuestas que se diferencian de otras dentro del circuito chileno musical. Aplausos para ellos
• Cavalera Conspiracy, metal de tomo y lomo hecho en Brasil. Uno sabe a lo que va con ellos, su potencia solo podría ser superada –para mi gusto– por Sepultura.

• Los puntos más altos de Marilyn Manson fueron los hits del 98 y los covers tan bien ejecutados. Pero en general sentí una cierta lejanía con el público. Quizás el sobrepeso de Mr. Manson lo hacía marcar distancia. De hecho, teníamos 3 canciones para sacar fotos de prensa, pero una vez llegado el momento lo redujeron a una sola, y partió cantando de espaldas una cantidad de minutos que me parecierone ternos, luego se dio vuelta y tenía una máscara!! Tardó mucho en mostrar la cara. Sus fans unos incondicionales.




• En general todo el público de Maquinaria vestía poleras negras y maquillaje. Familias enteras comprometidas con lo que ahí verían.
• Marky Ramone se aseguró tirando todos los hits a la parrilla acompañándolos de sus mejores pasos de baile. Era irresistible ponerse a saltar al ritmo de Rock and Roll Highschool y todas aquellas canciones.
• Chino Moreno se mandó un tremendo DJ set y se dejó querer por el úblico que corrió hasta poder tocarlo o mirar de cerca al menos. Una estrella.


• Vi a chiquillos de todas edades semi llorar de emoción por tener a sus ídolos al frente: Slayer, que sonaron impecable.
• Diría que el público eran en su mayoría hombres, lo que era imposible de obviar en el momento en que pasado el atardecer, decidieron dejar el pudor y las normas básica de convivencia, ya que hacian pipí en cualquier lado. Culpa del copete? Los útiles totems que usamos e referencia como puntos de encuentro se confirtieron en urinarios a vista y paciencia de todos. Un hábito al que jamás me podré acostumbrar.
• Kiss, simplemente el show más espectacular nunca visto. Acá más detalles.

Domingo, por larubia

Todo lo que pensé que ocurría tras un concierto se quedó corto con lo que viví el fin de semana de Maquinaria. Por cosas de la vida y una buena amiga, pude conocer lo que realmente era un festival de música al haber trabajado para el evento.

Me tocó estar en la parte entretenida: Vi los shows de algunas bandas desde cerca, saludé a Chino Moreno, Slayer completo y hasta me crucé con Residente de Calle 13. Sin embargo no todo fue luces y glamour. Las pocas horas de sueño y casi 24 horas de trabajo ininterrumpido me terminaron por pasar la cuenta. Después de eso cualquier tipo de estrés que pueda vivir, es una alpargata vieja.

El domingo fue mi día. Llegué a las 07:00 am al Stage One y no me moví más hasta las 02:00 de la madrugada. Eso sí entre extenuantes horas de trabajo y harto movimiento, pude ver las pruebas de sonido de Calle 13, Slash , Deftones y Prodigy y luego los shows de estos últimos tres.

Con muy poca parafernalia pero harto detalle en calidad, Deftones fue la banda que me dejó sin palabras. Bastó que estos cinco tipos -que bajo el escenario pasaban desapercibidos- se subieran a la tarima para convertirse en el sonido de una masa. Guitarra, batería, tornamesas, bajo, micrófono y voz parecían ser cien instrumentos juntos.



6 COMENTARIOS

  1. A mi me tocó trabajar en este evento, y la verdad es que lo pasé bastante mal, ni si quiera por el hecho de haber podido escuchar a algunas de las bandas que me agradaban superaron el resto de lo mal que lo pasé. Le doy un dedito para abajo a transistor por el trato hacia sus trabajadores: nos dieron un sandwich pobre y frío a la hora del almuerzo, trabajaba en caja y la ley de la silla la suplía con una silla para las 30 cajeros que habíamos frente a los escenarios principales y lo último de lo último, nos prometieron un bus que nos podía llevar de vuelta hacia un metro o lugar donde corriera transantiago, consecuencias,el sábado tuvimos que hace dedo a los autos, junto a otros dos cajeros y el segundo día llegue a mi casa a las 4 de la mañana, esperando el famoso bus. Eso 🙂

  2. Como las huifas la planificación de la cosa. No puedes armar una cosa tan masiva tan lejos, y con una sola calle para entrar y salir, además solo con estacionamientos para algunos VIP´s. Yo fui en auto, estacionamos en un terreno vacío de un particular. La salida del sábado fue un caos. Tacos eternos y pocos buses para la gente que andaba a pata. El domingo fue menos horrible, pero en general creo que no pensaron que el recinto contaba con una sola forma de acceder.

  3. Yo estuve como una semana con mocos con tierra jajajajaja, lo pase genial, pero la ubicación: lejísimo, más para una sureña que con suerte a ido dos veces a Santiago y a conocer el puro centro; la basura, había mucha y solo porque NO HABÍAN CONTENEDORES!, los traslados en primer día fue un caos, pero con razón, tocaba Slayer y mar de metaleros asistieron. Otra cosa que era un chiste era el consumo, alimentos, bebidas, chela, TODO ASQUEROSAMENTE CARO! una lata de cerveza Becker 2 ticket, o sea 2 lucas, un pan con una hamburguesa MIL PESOS, las cagaron, una pizza individual 4 ticket o sea 4 lucas, daba risa. El resto, espectacular todo.

Dejar una respuesta