Madonna a medias

Publicado el Jueves 20 de diciembre de 2012 | 35 comentarios | Archivado en : MÚSICA


por carodu, Daniela Paz & Mariana y punto

Madonna se presentó por segunda vez en el país, un particular día lluvioso de diciembre. Después de aguantar dos horas el atraso (¿a qué equipo de meteorólogos tiene contratado Madonna, que justo cuando salió paró de llover?), uno espera que lo que se venga haga olvidar todo lo anterior. Total, es la reina del pop, famosa por sus shows, dueña de una trayectoria que no es necesario explicar.

Aunque todo el Estadio Nacional estaba indignado por la lluvia y las horas de espera, cuando se apagaron las luces para empezar el concierto, sentimos una verdadera felicidad. Madonna partió con Express Yourself (buena jugada para tratar de reconquistarnos), y en la mitad de la canción se pone a cantar Born This Way de Lady Gaga, diciendo “She’s not me”. En ese momento Gaga nos caía mejor que ella, así que no sirvió de mucho. Y fueron varias las señales que desde el comienzo hicieron notar que ésta no era la Madonna todo terreno que estábamos esperando.

1.
Comenzando el recital se dirigió al público para contarnos: que lleva un año de gira, que está exhausta, que es humana. Todo esto mientras tomaba agua y jadeaba.

2.
Tos. Mientras hablaba, fue interrumpida por una tos violenta que no le permitió ni alejarse del micrófono para mantener la ilusión de que era la reina del pop la que estaba frente a nosotros.

3.
Desequilibrio. Desde sus inicios, cuando era más conocida como María Ciccone, Madonna se ha caracterizado por ser una eximia bailarina. Un show a su altura no puede permitir un traspié. Y pasó. Justo cuando en las pantallas gigantes la mostraban realizando un ágil movimiento, la vimos desequilibrarse y dar unos saltitos para volver a su centro. Fue una pequeña desilusión.

4.
El público. La lluvia y la larga espera se encargaron de aguar la fiesta. Se escuchaba a varios gritando “que devuelvan la plata” y vitoreando a la otra reina del pop, Lady Gaga, quien hace cerca de un mes fue mucho más puntual para presentarse en el mismo estadio. Cuando finalmente apareció, todos los que gritaban enojados dejaron de hacerlo para entregarse al magnetismo de la gran diva del pop. Pero después de un rato de concierto, las dos veces que pidió disculpas por el atraso no fueron suficientes para el público, había algunos que hasta el final seguían abucheando y gritando “Lady Gaga! Lady Gaga!”.

Hay que reconocer que la escenografía era preciosa, increíble y muy versátil, de las mejores que hemos visto en algo así. Y los bailarines: impecables. Y que Like a Prayer fue el mejor momento de la noche. Un coro gigante para apoyar y todos caímos rendidos en una de las mejores canciones de Madonna.

Pero el hechizo no duró demasiado. Los largos monólogos, algunas canciones lentas o poco conocidas y el cansancio, hicieron que el público estuviera lejos de estar eufórico, efervescente, en llamas, o como prefieran decirle.

5.
Lo corto del show. Los medios anticipaban que el concierto podía empezar con retraso, pero nada hacía presagiar que terminaría 40 minutos antes. El setlist de la gira dejó en evidencia que faltaron hits como Papa don’t preach o Open your heart. El recital terminó con una agotada Madonna diciendo, con alivio: “And we’re out of this shit”, después de lo que desapareció del escenario sobre los brazos de un bailarín.

Más allá de los detalles (como ese momento en el que se semi bajó los pantalones sólo para mostrar la mitad de su poto con colaless: totalmente innecesario y a medias), lo que hace que este haya sido un show a medias es justamente eso. El show no puede ser a medias. A la reina no se le puede permitir “ser humana”. No nos podemos dar cuenta de que está enferma, o cansada, o vieja, o chata por la lluvia. No puede tropezar, porque si eso pasa, se rompe la ilusión. Y qué es un espectáculo si no una gran ilusión.

Cuando vamos a un cualquier tipo de show, dejamos nuestros problemas de lado para dejarnos llevar por lo que vamos a ver, y no dejamos que nada interrumpa ese momento. Para la próxima, Madonna, esperamos lo mismo de ti.

Foto: Sandro Caldas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>