Explicar el amor adolescente

197

John Steinbeck junto a sus hijos. Cortesía Universidad de Berkeley.
por Daniel*

Thom Steinbeck, hijo del autor de Grapes of Wrath, le escribió una tarde a su padre comentándole que se había enamorado de una compañera de clase. Steinbeck padre responde con una amable carta en donde le entrega dos consejos. El primero: El amor es una cosa buena, y el segundo: hay varios tipos de amor.

En los varios tipos de amor que reconoce Steinbeck está el egoísta, aquel que usamos únicamente para darnos importancia, para sentir que podemos ser queridos por otro y peor aún, lo merecemos. No creo particularmente que nada en esta vida sea algo merecido, bueno y malo. Nuestra vida se sucede con insatisfacción, alegría, confusión, desamor: espasmos múltiples de sentimientos que caen pesados como meteoritos y flotan livianos como la espuma del mar. Y aún así decimos “te amo” creyendo que es la verdad.

John Steinbeck continuaba su respuesta reconociendo otro tipo de amor, aquel que saca lo mejor de ti y te transforma en esta persona adorable, impecable, valiente y capaz de reconocer el valor del otro como una persona única. En este —al parecer— nos transformamos en príncipes y princesas, perfectos, sabios y pacientes. Entendemos todo y el mundo brilla.

No sé con exactitud si lo que describe el escritor es cierto. No lo sé porque mis relaciones son una mixtura de ambas cosas y eso no significa que sea egoísta, o que la otra persona lo sea, ni mucho menos somos sabios del amor. Soy un humano, muy humano quizás. Si tuviera que escribirle algo a un hijo me centraría en el desconcierto de estar enamorado: “Herirás y serás herido, muchas veces sin saber qué, cómo y cuándo estas cosas se sucedieron sin tu permiso. Acostúmbrate a esto, pero no te restrinjas; la vida tiene sentido únicamente cuando la miras en retrospectiva”.

*zancudo invitado

8 COMENTARIOS

  1. yo creo que todos empiezan a amar de una manera súper genuina y honsta y, lo que pase después (ese amor perdure, o no) es otro tema, que creo no tiene nada que ver con el amor en sí.
    y si alguien empieza a “amar” como lo describe steinbeck, ese amor egoísta, entonces nunca fue amor.
    buen post 🙂

  2. “Herirás y serás herido, muchas veces sin saber qué, cómo y cuándo estas cosas se sucedieron sin tu permiso. Acostúmbrate a esto, pero no te restrinjas; la vida tiene sentido únicamente cuando la miras en retrospectiva” Me encantó esto que dijiste, que acertado. Estoy completamente de acuerdo.

  3. Yo también creo que es un poco de ambos, a uno le gusta ser querido y querer, lo ideal es hacerlo a la vez.
    (De dónde es la imagen?)

Dejar una respuesta