celeb x compromiso
por Helga Pataki

Una de las mejores partes de las celebraciones navideñas son las comidas familiares, como lo comentamos hace unos días. Rara vez uno logra juntar a tantos parientes en una misma mesa y todos suelen estar en el mejor de los ánimos.

Pero si hay algo que el fin de año tiene, además de las cenas familiares, son esas comidas, cócteles o celebraciones por compromiso donde uno tiene que ir porque “cómo no voy a ir, si me invitó mi suegra”, “tengo que ir porque es la celebración de la pega”, y un largo etcétera que sólo suma estrés a esta época ya estresante de por sí.

Es lo que le ocurre a Woody Allen en “Annie Hall”. En esta película, con la precisa actuación (y vestuario) de Diane Keaton, Allen interpreta a Alvy Singer quien debe ir, en contra de su voluntad, a una de estas celebraciones navideñas. La fiesta, para desgracia de Singer/Allen, está lejos de su amada Nueva York, de hecho ocurre en un lugar que quizás que representa todo lo contrario: Hollywood, donde todo es súper limpio “porque no botan la basura, sino que la convierten en programas de televisión”, como dice Singer.

Y en la fiesta el sarcasmo continúa, porque el personaje de Allen está fuera de su elemento y, aburrido, empieza a psicoanalizar (pelar) a la distancia al resto de los invitados. No hay que ser Woody Allen, porque, ¿no es lo que todos hacemos cuando asistimos de manera obligada a estas celebraciones?

6 COMENTARIOS

  1. siempre he sido de la idea de abajo los compromisos, siento que cuando las cosas de hacen por compromiso no valen. Nadie nos obliga a decidir ir o no ir a un cumpleaños, fiesta, o lo que sea. Como tengo esta filosofía, lo que hago, en el caso de la gente cercana, es compensarlo con otra fecha, u otra cosa. Uno vive mucho más en paz con uno mismo, y disfrutai más cuando realmente quieres estar en alguna parte.

    Creo que -aunque suene a frase hecha- ser fiel a lo que realmente uno quiere es muy importante, es respetarse creo yo, por ejemplo si un día estás cansado y NO quieres ir al cumple de un amigo encuentro lindo y bien ser honesto y decir, estoy cansada, pero tal día puedo verte, y asi con todo.

    saludos!

  2. Siento que varias veces he tenido que hacer cosas por compromiso. Es inevitable porque, por ejemplo, si tu suegra te invita o la familia del novio/pololo/esposo o lo que sea, te consideran para algo debes cumplir porque eso hace feliz a quien está a tu lado.

    Lo mismo me pasa con los regalos de Navidad. Este año me llegaron regalos de gente que no me lo esperaba y por lo mismo no compré nada y ahora siento un cierto compromiso de enviar uno de vuelta. Quizás es una estupidez pero para mi esas actitudes te comprometen.

    Saludos

  3. A mí me pasó algo distinto, y es que toda la Navidad la sentí como una celebración por compromiso. Debía estar alegre, saludar a todo el mundo, compartir la cena en familia y todo eso, pero este año estuve desganada y deprimida como nunca antes. No es que sea Grinch y odie la Navidad y la felicidad, pero aunque me gusta ver a los demás contentos, yo no puedo sentir lo mismo y por lo tanto no puedo participar. El problema es que si digo educadamente que prefiero excusarme de la reunión o que en verdad no recibí regalos, todos se enojan conmigo por ser tan negativa y mala y un montón de cosas na’ que ver. No sé qué voy a hacer para Año Nuevo, porque simplemente no está permitido sentirse menos que súperdúperhíperfeliz.

    • Más que feliz, yo creo que hay que estar agradecida de poder estar con tu familia, atesorar momentos que serán recuerdos y nada más. No tenís pa qué andar saltando en una pata de felicidad, si no quieres, claro.

  4. Siempre tengo tema con esto. Encuentro super mala onda sentirse obligada a ir a un lugar o estar con gente con la que no te sientes cómoda.

    La lata es que si eres fiel a lo que sientes y no vas tienes q tener q andar soportando despues que te pregunten a cada rato porque no quisiste.

    Yo agradezco mucho las invitaciones, pero son eso, y NO OBLIGACIONES

  5. AJJJ nada peor que ir por compromiso a eventos o lugares donde se supone que uno debería ir por gusto. Ojalá pudiera ser como las chicas de arriba que dicen que prefieren ser fieles a sí misma, que si no quieren no van no más… si yo hago eso, al menos en el caso de eventos familiares, mis papás se sienten personalmente ofendidos y lo hacen notar cada vez que pueden… es comprarse un pasaje al infierno. Me han llegado a tratar de rota y mal educada y me han retado como cabra chica (tengo 27) por no ir a la reunión familiar o al cumpleaños del tío, prima, etc. Sé que es una estupidez, pero de verdad prefiero ahorrarme problemas y tragarme la celebración… es mejor que tener a mis viejos sacándome en cara mi mala educación durante mínimo un mes!!!
    Ahora mismo tuve show ese tema, pero no por la pascua (por suerte): resulta que se casa una prima que desde chica siempre me ha caído malito, así que como hace diez años que no la veo. Lo estúpido y chistoso del tema es que supe por otros parientes que ella no quería invitar a los primos con los que no tenía mucha relación, pero sus papás le hicieron escándalo y la obligaron a incluirnos a todos… y a mí que no tengo ningún interés en ir, mir viejos me hicieron el escándalo y probablemente termine apareciendo por obligación. Así con ir obligada a un lugar al que no quieres ir, invitada por alguien que no quería invitarte y lo hizo por obligación. CUEK
    AHHH me desahogué.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.