Templo de Polvo: el tiempo del té

Publicado el Domingo 18 de noviembre de 2012 | 2 comentarios | Archivado en : ARTES


por Ana Paula

En estos tiempos de inmediatez, la relación de las personas con las obras de arte también se ve afectada. No es difícil ver en los museos personas que miran las obras como miran una vitrina de mall, paseando, cuadro a cuadro, de manera rápida sin lograr detenerse.

Del mismo modo, muchas veces nos fijamos más en el resultado de la obra que en su proceso creativo, hecho que también afecta el tiempo dedicado a la mediación entre el espectador y el arte.

La exposición que se inauguró esta semana en el Museo Nacional de Bellas Artes, “Templo de Polvo”, nos invita justamente al contrario. Se trata de una muestra póstuma de la artista Angélica Pérez Germain, quien dedicó gran parte de su trabajo artístico para investigar el cruce entre arte, rito y sanación, a partir de materiales cotidianos como el té. Durante toda su trayectoria, Angélica se centraba en el proceso y en la acción, realizando ritos basados en la ceremonia del té que tenían participación directa del público.

A partir del tiempo del té –desde su cultivo, cosecha, procesamiento, manoseo y consumo– Angélica nos invita a pensar y vivir nuestros propios tiempos.

La muestra es relativamente pequeña pero no menos completa. En el Hall del museo, una gran instalación hecha con hojas de té, representando una mandala. Esta obra fue ideada por Angélica hace algunos años y ella planificaba justamente mostrarla en el museo. Lamentablemente la interrupción de su vida en el tsunami de Juan Fernández no permitió que ella misma la realizara, pero felizmente las indicaciones dejadas permitieron que se montara la obra en su integridad.

En el Salón Blanco, uno sumerge en el proceso creativo de la artista. Fotos y videos de sus obras y performances y de su viaje a Japón, escritos, pruebas, nos permiten comprender su búsqueda por trabajar el té no sólo en su dimensión simbólica, sino también física y espiritual.

Finalmente, la exposición se completa con una muestra de textos y fotos de la trayectoria de Angélica, que no nos deja indiferentes.

La muestra Templo de Polvo es más que un homenaje a Angélica, quien además se desempeñaba como Asistente de Dirección y Curadora del Museo. Es una invitación a detenerse, a pensar y a sentir el tiempo.

Templo de Polvo, Angélica Pérez Germain
Museo Nacional de Bellas Artes
Salón J.M. Blanco y Hall Central
Entre el 16 de noviembre y el 30 de diciembre
www.mnba.cl

Deja tu comentario