La histórica entrevista de Radio Horizonte a Pulp

261


por Mariana y punto

Durante la semana pasada les contamos de la entrevista que hicieron en la radio Horizonte al bajista de otra de las bandas invitadas al Primavera Fauna: Dinosaur Jr. Y ayer nos sorprendieron con la publicación de una entrevista a Pulp, que tiene la particularidad de ser la primera entrevista que da la banda completa desde que volvió a reunirse. Nico Castro fue el afortunado entrevistador que conversó con Candida Doyle, Steve Mackey, Mark Webber, Nick Banks, y por supuesto, Jarvis Cocker.

Lo que me gustó de la entrevista es que describe la escena tan en detalle que te los puedes imaginar a todos ahí echando la talla (envidia!), que cuenta la razón por la que no volvieron por más canciones en el Primavera Fauna (que me imagino será la misma por la que no tocaron Something Changed en La Cúpula aunque apareciera en el setlist), y porque por primera vez leo a una banda confesar y compartir lo latero que es cuando uno va a escuchar sus canciones favoritas y el grupo te quiere engrupir con su disco nuevo. 

Entrevista exclusiva a Pulp: “No vinimos a Chile antes porque nunca nadie nos ofreció hacerlo”

Entrevista por Nico Castro para Radio Horizonte

A mitad de camino del show de Jorge González, se acerca Marilú Andrade -encargada de prensa del festival- a nuestro lugar de transmisión. “La banda pidió dejar el meet & greet con los ganadores de la radio para después del show”, nos dice. Y después agrega: “También accedió a darles una entrevista. Todos juntos”. Incrédulos y emocionados, aceptamos. No había nada preparado y, honestamente, la posibilidad parecía lejana. Pero, ¿cómo se le dice que no a una posibilidad así?

Minutos más tarde, los ingleses causan la primera euforia con “Do You Remember the First Time?”, ante casi 15 mil personas. Una hora y 35 minutos después, se bajan del escenario agotados. Tanto, que Jarvis Cocker tuvo que recibir oxígeno y asistencia para llegar a su camarín. Tanto, que no les fue posible tocar las cuatro canciones que tenían preparadas para el bis. Ya cerca de las dos de la madrugada, mientras Seth Troxler desata la última gran fiesta de la maratónica jornada a pocos metros, entramos a la zona de artistas.

Ahí estamos. Hace frío y corre viento, pero -junto a los dos ganadores del meet & greet y sus respectivas caras de cumpleaños- ahí estamos. A pasos de los cuatro containers que conforman el área de descanso de los ingleses y su delegación. No podemos verlos, pero las luces de adentro están prendidas. Entonces aparece el manager y nos saluda. Con amabilidad, pero con claridad también: “Tienes 10 minutos para hacer preguntas. Y por favor que sea a todos, no sólo a Jarvis”.

Hasta que sale Cocker. Tan alto y delgado como se ve sobre el escenario. Ya más repuesto, comparte un par de palabras con su manager y entra a uno de los containers, donde lo esperan Candida Doyle, Steve Mackey, Mark Webber y Nick Banks. “Ahora puedes pasar. Recuerda: a los 10 minutos se acaba”, dice el manager.

Adentro están los cinco sentados compartiendo un par de pizzas. “Tenemos poco tiempo, así que voy a hacer las preguntas y el que quiera contestar avisa”, advierto. “¿Podemos levantar la mano?”, pregunta Cocker con una sonrisa. Se prende la grabadora. Esto es lo que conversamos.

Es extraño conversar con una banda después de un show. Generalmente eso se hace antes, así que partamos hablando de lo que acaba de pasar. ¿Cómo se sintieron en su debut en Chile?

Jarvis Cocker: Yo puedo responder eso. Fue tan emocionante como pensamos que sería. Hemos tenido la posibilidad de visitar algunos lugares por primera vez, pero Chile ha sido sorprendente. Lo que más me llamó la atención fue que cantaran tan fuerte una canción como “Like a Friend”, que en Inglaterra es un lado B. No es de ningún disco. Salió en una película norteamericana y jamás esperamos que reaccionarían así. De hecho, no sé si alguna vez se vendieron nuestros discos acá.

Sí, se vendían. Y no pocos.

Jarvis Cocker: Oh, ¿en serio? No sabíamos. Quizás por eso fue. Pero ahí hay otra cosa de nuestra relación con Chile que no sabíamos. Ya he hablado mucho, así que ahora vas a escuchar la voz de nuestro baterista, Nick Banks.

Nick Banks: Jarvis, ¿por qué me haces esto?

JC: Jajaja, perdón.

NB: Pero, sí. Jarvis tiene razón. Fue todo muy emocionante y el público estuvo perfecto.

Ya que están descubriendo cosas sobre Pulp y Chile, supongo que sabían sobre las fiestas Disco 2000, ¿o no?

Todos: ¿Qué? ¡No!

¿En serio? Es extraño, pero en partes de esta ciudad pareciera como si vinieran a tocar todas las semanas. La cara de Jarvis ha estado por mucho tiempo en afiches de la fiesta Disco 2000, en una discoteque que se llama Blondie, donde siempre han pasado música de ustedes y de la época.

Steve Mackey: ¡Wow! ¿Y suena siempre “Disco 2000″ para cerrarla?

No sé si para cerrarla, pero siempre suena ésa y otras. Pulp está presente en muchas fiestas acá.

Jarvis Cocker: Eso es increíble.

(El resto de la banda asiente y sonríe algo incrédula)

Entonces es obvio que les pregunte esto. ¿Por qué recién ahora vienen a tocar aquí?

Nick Banks: Eso es fácil de contestar: no vinimos a Chile antes porque nunca nadie nos ofreció hacerlo.

Todos: Cierto.

Jarvis Cocker: Lo que pasa es que en los ’90 todavía no existía Internet. Hoy la relación entre los músicos y la gente en distintas partes del mundo es más fácil. Antes tenías que conocer a alguien para facilitar una gira y nosotros no conocíamos a nadie en Chile. De hecho no sabíamos cosas como lo que hablamos recién. Haber sabido eso nos habría hecho venir mucho antes, de seguro.

Llevan un buen rato disfrutando de esta reunión…

Jarvis Cocker: Sí, como 18 meses.

Exacto. ¿Cómo se dio eso? ¿Se despertaron un día y lo decidieron?

Mark Webber: Ten por seguro que no vivimos juntos como para que eso haya pasado (saca carcajadas en el resto de la banda)

Candida Doyle: No, no fue tan así. Pero ya ni me acuerdo, la verdad.

Tiene que haber habido algún punto de partida. ¿Se echaron de menos entre ustedes? ¿Echaron de menos las canciones?

(Se miran entre todos, indecisos. Cocker toma el micrófono otra vez).

Jarvis Cocker: Me van a hacer contestar todo a mí, ¿cierto? (saca risotadas del resto otra vez). La verdad es que todo nació más o menos de Steve y yo. Estuvimos viajando juntos tocando mis canciones con un amigo, que lamentablemente murió. Entonces nos replanteamos todo y pensamos que quizás nunca volveríamos a tocar estas canciones juntos. Pensa eso fue muy triste.

Steve Mackey: Es cierto. El momento parecía preciso para hacerlo.

Mark Webber: Y al resto nos pareció perfecto (todos asienten).

Sus canciones están muy enmarcadas en un momento determinado, tanto de lo que sentían como de lo que los rodeaba. En muchos casos hablaban de fuertes caídas en sus vidas. ¿No se siente raro volver a tocarlas o cantarlas tanto tiempo después?

Jarvis Cocker: De hecho se siente mejor que nunca. Muchas de ellas marcaron momentos muy dolorosos en nuestras vidas. En algún minuto pensé que podía ser peligroso que nos juntáramos todos y volver a abrir heridas, pero después nos dimos cuenta de que todo eso que habíamos pasado ya no estaba, entonces de cierta forma ha sido la mejor terapia posible. Lo estamos pasando muy bien.

¿Tienen la impresión de que hoy en día existe menos intensidad y emoción al escribir música o letras?

Steve Mackey: No creo que sea tan así. La música está constantemente evolucionando. Son sólo formas distintas de hacerlo que cuando nos tocó a nosotros.

Pero igual se echan de menos a bandas que puedan contar historias y expresar emociones con tanta gracia como lo hacían ustedes. ¿Sienten que tienen cosas que contar hoy?

Jarvis Cocker: No lo sé. La verdad es que mucha gente nos ha preguntado eso…

Me imagino que sí. Siento mucho tener que hacerlo otra vez, pero la verdad es que me matarían después si se dan cuenta de que no se los pregunté.

(Todos se ríen)

¿No es algo que conversen entre ustedes? ¿No les parecería entretenido para ustedes y para el resto?

Jarvis Cocker: Oh, entiendo. Mira, lo que pasa es que siento que, cuando haces cosas nuevas, estás constantemente tratando de vender algo. Y ése es el momento de cada concierto en el que todo el mundo prefiere irse a la barra a buscar algo para tomar.

Nick Banks: ¡Es cierto! Cada vez que voy a ver a alguien tocar y anuncia algo que viene en su nuevo disco, me aburro y me voy a tomar algo.

JC: ¿Lo ves? Yo no quiero que nos convirtamos otra vez en esa banda que está tratando de vender algo. Lo hemos pasado bien así como estamos. Escribir música es algo que te tiene que brotar, que tienes que sentir. Más que querer hacerlo, contar esas historias que dices viene desde una necesidad. Y hasta ahora no la hemos sentido.

En sus conciertos de reunión, siempre parten preguntando si recordamos nuestra primera vez. En el caso de Chile, efectivamente fue la primera para la gran mayoría, salvo para la gente que se dio por vencida y partió a verlos en otros países. Fue un momento emocionante, pero a la vez mucha gente tiene el miedo de que pueda ser la última. ¿Podría haber una próxima?

Jarvis Cocker: Bueno, tocamos mañana, ¿no?

(Las carcajadas más fuertes de todas, incluyendo al manager, que lleva más de cinco minutos sentado en un rincón después de haber entrado cuando lo prometió)

Es la forma de sacarse una respuesta más acertada que me ha tocado.

(Se siguen riendo, en especial el manager)

Quizás fui muy poco específico. Me refería más bien a otra visita.

Jarvis Cocker: Oh.

Candida Doyle: Dices que mucha gente viajó lejos a vernos, pero nosotros también tuvimos que viajar varias horas para estar acá. Y valió mucho la pena. A mí me encantaría volver otra vez, pero no sé si tocando el teclado.

JC: ¿Lo harías a capella?

(Más risas)

CD: Me refiero a la banda, Jarvis.

(El resto guarda un largo silencio. El manager empieza a mirar con insistencia)

Bueno, ya estamos pasados del tiempo permitido, así que dejemos ésa como la última pregunta.

Mark Webber: Muchas gracias. Fue un gusto.

Steve Mackey: Sí, de hecho te queremos contar algo. Es la primera vez que hacemos una entrevista todos juntos en años.

¿En serio?

Steve Mackey: Es verdad. No habíamos hecho ninguna en la gira de reunión.

Jarvis Cocker: Me había tocado responder a mí siempre.

¿Puedo ir a contarle eso a mis amigos?

(Risas)

Steve Mackey: Claro que puedes.

Jarvis Cocker: Yo creo que deberías.

Mark Webber: Yo no lo haría tanto todavía. Primero fíjate que haya quedado grabado. Y si lo haces mucho, tengo una aplicación que puede hacer que todo desaparezca.

(Risas)

Después fue el turno de los ganadores. Varias fotos y firmas después, que la banda se tomó con el mismo humor que nuestra conversación, Jarvis camina a la van que lo llevará -junto al resto de su comitiva- de vuelta al hotel, para recuperarse de una agotadora jornada. De sus palabras se desprende que quizás sí fue la primera y la última, pero al menos algo está claro: ésta, que hasta muy poco parecía una ilusión, será imposible de olvidar.

También pueden revisar la entrevista completa y fotos en la web de Radio Horizonte.

8 COMENTARIOS

    • en la entrevista dicen que en el Primavera Fauna no volvieron a salir a tocar porque Jarvis salió agotado y hasta tuvieron que darle oxígeno; yo me imagino que el domingo, después de tocar más rato, puede haber pasado algo similar. Eso quise creer al menos 😉

  1. No se si soy yo y lo sensible que ando después del sábado, pero senti ultra emotiva la entrevista…hasta lloré. Fué inolvidable verlos y escucharlos. Espero poder volver a verlos!!

  2. Jarvis Cocker es el hombre-carisma. Y Pulp, en el Primavera y en La Cúpula, fue el mejor concierto EVER de la vida por siempre jamás… hasta que venga Blur y ahí sí que den el mejor concierto de la vida por siempre jamás hasta el fin del universo, obvio.

  3. Ahora me siento contenta de saber que pude escuchar Something change en vivo, es mi cancion favorita de Pulp ever y no haberla escuchado me habria matado de pena.Muy buena entrevista, se transmite claramente la buena onda.Mal por Jarvis y el Oxigeno, de verdad quiero creer que es un ser incombustible

Dejar una respuesta