Galería: “Asgarda: el regreso de las Amazonas”

528


por Javiera

En los Cárpatos, las montañas al oeste de Ucrania, más de cien mujeres de diversas edades son lideradas por Katerina Tarnouska, que empezó ahí, en la segunda cordillera más larga de Europa, una suerte de secta feminista, las Asgarda.

Ucrania es un país conocido por la desigualdad de género y por el tráfico de personas. No sólo se “comercializa” a niños o a hombres como fuerza laboral, sino también a mujeres que llegan principalmente a Europa occidental como víctimas de explotación sexual. Según la OIM (Organización Internacional para las Migraciones), se calcula que desde 1991, más de 120.000 ucranianos han salido del país para ser explotados en otras naciones. Como respuesta a ese escenario, Tarnouska decidió revivir las tradiciones de las Amazonas de la mitología griega, las que vivían sin hombres en Escitia, donde se les enseñaba a trabajar el campo, a cazar y a combatir.

Las Asgarda, como las Amazonas, también aprenden artes marciales (principalmente jopak de combate, una especie de capoeira ucraniano con movimientos típicos del entrenamiento cosaco), diversas ciencias y artes (desde bordado a anatomía); buscan vivir en completa autonomía de los hombres y su ropa es una mezcla de prendas modernas con tradicionales diseños ucranianos, pero el grupo es tan cerrado que de ellas se sabe poco. Alguna vez tuvieron una página oficial, que ya no está disponible y, dado todo el secretismo que las rodea, era cosa de tiempo para que comenzaran a surgir rumores que hacían dudar de la veracidad de este grupo, de cómo se definían (si en realidad son sólo mujeres o si viven exclusivamente en las montañas), o incluso de su existencia.

Las pocas pistas que se tienen de las Asgarda son un par de videos en YouTube de sus entrenamientos y las imágenes de Guillaume Herbaut que son, quizás, el testimonio más sobrio y veraz de este grupo de mujeres. El reconocido fotógrafo pasó dos semanas junto a esta “tribu” para documentar los ritos de las Asgarda y el misticismo que las rodea. Las fotos, más abajo y el reportaje original, aquí:

5 COMENTARIOS

  1. Me impactó! Es como el sueño que tenía de chica, cuando era una cándida, inocente y bastante gansa bruja pequeña. Ahora creo que no me daría el cuero para dármelas de una salvaje Amazona, sería la más fatiga de todas… Con estilo y súper bruja, pero la más fatiga de todas formas.

  2. Es una historia curios, si es que es cierto lo que cuenta internet. Pero, cuando tengan que ir al dentista o se pongan enferma, tendrán que ir al médico, a un hospital. Un esguince, por ejemplo, supone ir a un masajista. Porque sino se trata, el esguince puede suponer una operación de cirugía.

  3. Un grupo de chicas a quienes les agrada practicar deporte, artes marciales. No tiene nada de extraordinario. Y lo que ponga en internet, ni caso, porque todo es mentira.

Dejar una respuesta