El show de Kiss en Maquinaria 2012

950


por Paty Leiva

Nunca los había visto en vivo y todas mis expectativas superaron los ya entusiastas comentarios que había escuchado y leído antes. Es impresionante que después de tantos años, estos hombres sigan usando el mismo concepto y que aún parezcan disfrutarlo. Yo fui como una espectadora entregada a lo que viniera, y lo que vi fue un espectáculo al que no le faltó nada. La pirotecnia más sobrada de cariño que he presenciado en mi vida. Los años nuevos no son nada en comparación de lo que sucede dentro, fuera y arriba del escenario. Cuando uno cree que eso fue todo, las luz y el fuego sigue, como para que por ningún motivo se haga poco.

Los admiro por hacer todo lo que hacen sobre el escenario durante tantas décadas y con esas plataformas y esos trajes que, al menos en el caso de Gene Simmons, debe pesar y acalorar bastante, y en el caso de los demás, porque requieren de una contextura física que a veces una no encuentra ni en treintañeros, siendo que ellos superan los 50 y los 60.



Gene Simmons se elevó y cantó pegado al techo del escenario, donde se enganchan las luces; Paul Stanley voló sobre nosotros, con su guitarra en la mano a través de un cable que lo llevó desde el escenario hasta la torre de sonido, Tommy Thayer hizo lo suyo sobre las plataformas móviles al igual que Eric Singer, con todo y batería. Todos cantan, todos hacen el show.

Entraron con su clásica frase de apertura mientras el enorme telón que decía KISS con su histórico logo descendía para dejar ver una lluvia de fuegos artificiales que enmarcaba la aparición de Gene Simmons, Paul Stanley y Tommy Thayer en una plataforma que descendía hasta tocar el escenario, momento en el que asumieron una pose enmarcable y recordable para siempre como lo que uno piensa cuando piensa en Kiss.

La primera canción fue “Detroy Rock City” y el bis fue armado en un orden magistral: “Lick It Up”, “I Was Made for Lovin’ You” y el himno, declaración de principios de la misma banda, “Rock and Roll All Night”. En ese momento ya volaban challas –una vez más, en cantidades industriales–, el fuego no paraba y todos bailábamos y cantábamos con las caras llenas de risa, como en la mejor de las fiestas.

Estuve cerca del escenario para sacar fotos, y tal como me dijo el amigo Equistene, el calor del fuego era inminente. Tuve que cerrar los ojos varias veces porque las luces eran enceguecedoras, pero pude ser testigo de que cada pose, cada acción de los protagonistas del show más esperado de la jornada del sábado en Maquinaria fue ejecutado a la perfección con una entrega que sin importar que a estas alturas del partido, sea bastante automatizada para ellos, siga siendo digna de mirar, admirar y disfrutar. Cada vez que saqué una foto en mi mente repetía “gracias Kiss por hacer esto que están haciendo y dejarme guardar este momento”.

Paul Stanley –mi preferido– me sorpendió con su precario castellano entre medio de su gringuísimo inglés, ya que digámoslo, muchos ni siquiera lo intentan. Tenía pegadas docenas de uñetas blancas en su guitarra y su micrófono que iba sacando de a una para ponérselas en la lengua y escupirlas o lanzarlas al público.

Como, imagino, el show es bastante estándar para todos los países de habla hispana, se tiraron unas tallas musicales como Cielito Lindo, Guantanamera y La Bamba que quizás no funcionan mucho en la idiosincracia chilena, pero quizás hace falta tener una relación más estable y a largo plazo –como la que tenemos con Mike Patton, ja– como para que se personalizara más con algún canto más local. Si nos ponemos quisquillosos, eso terminará de perfeccionar el show.

En serio, hay que ver a Kiss antes de morir. Yo no quiero que ellos se mueran nunca.

Fotos: Paty Leiva (visita la galería completa de imágenes en nuestro Facebook)

7 COMENTARIOS

  1. Yo tuve la fortuna y el dinero para verlos en el estadio de la florida el año 2009 creo, no lo recuerdo y fue emocionante. De chica crecí viendo el kiss sinfónico y cuando vi su show y veía que hacían lo mismo que en ese concierto me volví loca, ver a Stanley pasar por arriba mío fue dionisiaco, en serio, totalmente recomendable y obligatori ver a kiss aunque sepamos que todo es 100% marketing xD

  2. yo de pura dejada ya me los he perdido 3 veces, los amo desde el 96 cuando estaba en segundo medio y los descubri. llegue a tener la mayoria de sus discos y los escucho a diario, me encantan, me caen bien, siempre he tenido esa sensacion de que paul stanley y gene simmons son los wns mas simpaticos del mundo.en realidad si vuelven a venir TENGO QUE IR!
    mis temas favoritos: i love it loud, sure know something, etc etc
    el mejor video: lick it up jajaja q ue onda!! que paso x sus mentes!!! y tears are falling
    vale la pena saber: en por que del tema “plaster caster”,googleeen!

  3. Cuando chico y estaban de moda (circa 1980) me gustaban (tenia como 10). La primera vez q vinieron a un monsters of rock en el 1994 y fue muy bueno. No me acuerdo de los nombres, pero el abterista y el guitarrista fueron muy buenos.
    Después vinieron con peter criss y ace frehley y yo no pensaba ir, pero como todos los q conocía más los comerciales que decían q uno no se lo podía perder, compré la entrada el mismo día show por la friolera de esa época pa un concierto de 12 lucas. Ha sido el peor concierto q he visto en mi vida: fome,criss y frehley tocaron como el forro. El solo del guitarrista era hasta chistoso por lo penca. Si he de arrepentirme de un concierto es ese.
    Tenía que contarle a alguien esta historia.

  4. Al parecer mismo show del pepsi fest en La Florida, impresionante… Creo que a mi hija y mis sobrinos les dejo la vara alta su primer concierto, aun siguen hablando de el y ya fue hace rato, ajaja, concierto que van dicen “pero el mejor ha sido KISS”

Dejar una respuesta