Baquedano: una fuente de soda en Plaza Italia

2990


por Daniela Paz & Mariana y punto

Las fuentes de soda son clásicas y varios de nosotros tenemos el recuerdo de alguna favorita (de las que mencionaron nuestros conocidos se encuentran: Kali en Providencia, Mastique en Portugal, Costa Brava en la Alameda, Torremolinos en Lastarria, Ibiza en Talca, Santa Julia en calle Chacabuco de San Felipe, La Primavera frente a la Plaza de Armas de Los Andes…) y, según un reportaje publicado en la revista UVA de primavera, nacieron en Chile en los años 60.

La fuente de soda Baquedano está en plena Plaza Italia, en la esquina con Ramón Carnicer, y nació en 1968. Quisimos conocer su historia, probar su carta, saber quiénes eran sus clientes frecuentes y los hitos que han tenido en todos estos años de servir muchos desayunos, almuerzos, schops y tanto más.

(Este artículo –y mucho más– está en la Edición Especial Aniversario Zancada #7: Popular, que puedes ver aquí o descargar en los siguientes links: en PDF o en .zip).

Baquedano abre todas las mañanas a las 8 am, y quienes estén en el primer turno llegan alrededor de las 7 y media de la mañana y lo primero que hacen es encender la cafetera.

El desayuno parte con las tradicionales preparaciones, porque sirven un clásico que no se ve en cualquier parte: leche con plátano, además paila de huevos (con jamón queda mejor) servida con pan frica, tostadas con palta (en pan de molde), té y jugo de piña o manzana. Esto te lo puedes comer en la barra, hablar con el garzón o escuchar la conversación de negocios de dos comensales al lado tuyo.

Quienes pasen con frecuencia por el sector, tienen la posibilidad de probar una larga y tentadora variedad que ofrece la carta. La oferta parte desde $1.500 pesos por un plato de hamburguesa con arroz y huevo, y no sube de los $3.000 para porciones exactas de escalopa con arroz, osobuco al jugo con puré, ternera arvejada, cazuela, plateada, mechada, guatitas a la española, palta reina…

Iván Rodríguez es administrador de Baquedano desde hace 19 años y quien lleva más años trabajando en el local. Él recuerda con especial cariño a don Rogelio, quien durante años se instalaba en la puerta a vender el diario. “Es que era muy agradable de presencia”. Don Rogelio se fue haciendo viejo hasta que hace un par de años dejó de ir a vender el diario y tomarse su cervecita todos los días, pero para Iván fue un recuerdo del sector durante mucho tiempo por lo simpático que era.

Iván ha visto niños de colegio convertirse en jóvenes profesionales, y encuentra que con el tiempo la clientela ha cambiado para mejor. Hoy uno de los habituales es “el muchacho de al lado”, Carlos Baeza, que trabaja en el gimnasio vecino y que entra y sale todo el día; se compra cigarrillos, desayuna, come, saluda a todos, echa la talla. Porque siempre hay algo que comentar de fútbol o de política.

Hay una señora que llega a almorzar todos los días domingo, mientras hace su puzzle y sólo come cazuela.

Como ellos, hay muchos clientes habituales que vienen a diario en los distintos horarios, en su mayoría son oficinistas y son buenos para conversar. Así también han pasado famosos como Martita (Larraechea), Lucho Musrri y el Superman Vargas.

Cuando hay partidos de fútbol va mucha gente a verlos ahí, y pese a los acontecimientos y desórdenes que suelen ocurrir en Plaza Italia, Iván no duda en decir que es una ubicación privilegiada y estratégica. Y cuando hay celebraciones o protestas ven caso a caso si es necesario bajar cortinas dependiendo del tumulto. Así han sido testigos de hechos históricos y futbolísticos como cuando la U volvió a salir campeón en Primera División después de 25 años.

La cajera recuerda que cuando chica venía con sus papás los fines de semana a tomar desayuno y recuerda que todo se ha mantenido siempre de la misma manera. “Hasta los carteles, es todo muy tradicional”.

Iván, que sólo nos habla unos minutos entre su ardua labor diaria, cuenta que han habido remodelaciones y que el segundo piso es lo más nuevo del local, tiene como diez años y hoy es el sector de fumadores que abre durante la tarde. Piscolas Capel a $1.500, schop Becker y hasta piña colada hay en la carta de tragos.

Cuenta el reportaje de la revista UVA que antiguamente las fuentes de soda no cerraban nunca, y que desde la dictadura y el toque de queda que no han recuperado esa característica y, como Baquedano, muchas cierran sus puertas a la 1 am.

7 COMENTARIOS

  1. la plateada con puré picante la llea! ese lugar es uno de mis favoritos de la vida mismisima! además es re cuatico que los personajes q atienden son los mismos de siempre, igual que el Munich (vicuña mackenna c/ sta isabel) otro clasico.

  2. Lo mejor del menú precio/calidad:

    1.Consomé
    2.Media escalopa al plato con huevos y papas fritas.
    total $rango de 3 LKS.

    La diversidad de la barra es lo mejor, hay días que te topas con gente común, y otras que puedes tener, un gringo, una prostituta , una celebridad o alguien que cuida autos afuera, por separado o todos a la vez.

  3. Buen post, me agradó leerlo! Nunca he ido pero seguro paso algún día a comer alguna cosita!…
    Con respecto a Ibiza en Talca ya no esta =( se cayó con el terremoto, tenían unos completos con pan tostado y mayo casera uuuuuuuuuuufffff q se mueren, se echan de menos!
    Saludossss

  4. cada vez que mi papá viene a verme a stgo pasamos a tomar desayuno ahi
    sus tostadas con palta son riquisimas y tienen un excelente espresso
    atienden muy bien y es un lugar muy tranquilo
    me encanta!!!!

Dejar una respuesta