Entrevista a Brett Anderson, a días del concierto de Suede en Chile

219


post original de Radio Horizonte por Nicolás Castro

Octubre de 2012 será recordado como uno de los meses más congestionados de nuestra corta historia de conciertos. Entre las bandas que vienen, y encima por primera vez, está Suede. Uno de los íconos del britpop viene a pagar una deuda que no pudo ser saldada por completo cuando Brett Anderson tocó frente a sus feligreses en el mismo teatro Caupolicán, hace tres años. El líder de los londinenses conversó con Radio Horizonte para adelantarnos el show de la próxima semana y el futuro de la rejuvenecida agrupación. Todo eso después del salto.

La breve historia del pop británico de los ’90 es ingrata con Suede. Pocos han sabido reconocer que -antes que los más populares Oasis, Blur o Pulp- fueron ellos los primeros en recibir la rechazada chapa de “britpop”. Claro que esa formación dista mucho de la que hoy gira por el mundo reunida y con nuevos aires. En 1990, parte importante del sonido que mezclaba el glam de Bowie y T.Rex con las estrellas contemporáneas del rock inglés fue creado junto a Justine Frischmann -la deseada niña rica que rompería el corazón de Brett Anderson para irse con Damon Albarn, el líder de los archirivales- y Bernard Butler, el partner perfecto que huyó al no tener libertad creativa para convertirse en uno de los productores más solicitados del Reino Unido.

Luego de tres discos, que contienen gran parte del cancionero que cada fin de semana se baila con fervor en la Blondie de Santiago, el grupo entró lentamente en un hoyo creativo y perdió la inspiración en los dos siguientes, lo que terminó con la banda separándose antes de pasar al olvido. La relación entre ellos se mantuvo cordial, e incluso Anderson trabajó en un proyecto paralelo con Butler. El líder siguió lanzando discos como solista, hasta que hace dos años una llamada los motivó a reunirse por una fecha. La sensación fue tan buena que no sólo siguieron tocando, sino que además anunciaron que contemplaban hacer música nueva. El resto de la historia la cuenta el mismo Brett Anderson, en exclusiva para Radio Horizonte.

Hola, Brett. ¿En qué andas?
Hola. Estoy en el estudio y acabo de salir un rato para hablar contigo.

¿Trabajando en lo nuevo de Suede?
Estoy con los muchachos de Suede, terminando nuestro primer disco en 10 años.

Wow. Eso suena importante.
¡Sí, lo es! Es muy emocionante.

Volvamos a eso después. Hablemos primero de su venida a Santiago, una ciudad en la que tienen muchos fanáticos. Casi vienes en 2008 y algo raro pasó. Luego volviste en 2009, tuviste problemas en Lima y casi no tocas. ¿Qué recuerdos tienes de ese show?
Como comprenderás, trato de no recordar el episodio de Lima, jaja. Me encantó Santiago. Tenía muchas ganas de ir porque la gente de allá no había podido verme nunca. Lo disfruté mucho. La gente fue muy cálida y emocionante. Cuando le conté al resto de la banda lo bien que lo pasé allá, vimos la forma de acomodar Santiago en esta gira. Estoy muy ansioso de volver con ellos.

Un año después de eso, Suede se reunió sorpresivamente. ¿Qué los hizo tomar esa decisión? ¿Echabas de menos o te aburriste de tocar solo?
Sí, es raro. Estaba pasándolo bien dando shows solo, pero me llamó Roger Daltrey, de The Who, para que tocáramos un concierto a beneficio que él organiza. No tenía bien claro que ya no seguíamos tocando. Cuando le dije, me respondió: “Bueno, ¿por qué no se reúnen?”, y la verdad es que me pareció correcto. El resto de la banda me respondió lo mismo: que si se los proponía un año antes, decían que no, pero que ahora les parecía una buena idea. Así y todo yo estaba muy inseguro. No sabía si lo iba a disfrutar o si la gente iba a llegar, pero resultó ser uno de los shows favoritos de mi vida. Disfruté mucho volver a tocar con ellos; la pasión, la fuerza, la crudeza de todo. Y, por supuesto, la reacción de los fanáticos. No quería planear un próximo paso hasta recuperar esa sensación.

¿Y cómo fue el proceso que vino después? Porque supuestamente esto era para un solo show y pronto aparecieron tocando por el mundo y pensando en un nuevo disco. ¿Esa sensación de la que hablas fue la razón?
¡Claro! Literalmente, en el minuto que aceptamos la invitación de Roger ya teníamos muchas otras ofertas. Conversamos y dijimos que sabríamos qué responder en cuanto nos bajáramos del escenario. Al bajar, nos miramos y dijimos: “Bueno, tenemos que hacer esto otra vez”. Todo lo que hemos hecho desde entonces es evitar que todo se convierta en una rutina, ¿sabes? Tenemos mucha suerte y hemos hecho sólo shows que hemos querido. Nada de giras mundiales y todo eso. Hemos intentado ir a lugares que no habíamos visitado antes, porque hay algo especial sobre ellos. Ha sido grandioso. Cada noche que tenemos un concierto, no puedo esperar a poder subirme al escenario. Espero que todo siga así.

¿Se mantuvo buena la relación entre ustedes mientras no estuvieron juntos como banda?
Sí, totalmente. Nos separamos por razones musicales, no por cosas personales. Simon (Gilbert) vive en Bangkok, pero el resto estaba a un par de kilómetros, así que nos seguimos viendo todo el tiempo. Algunos incluso tocaron conmigo. Nunca peleamos ni nada de eso. La razón por la que nos juntamos es porque siempre hemos tenido una relación cercana.

Después de la separación de Suede, incluso retomaste el contacto con Bernard Butler y tuvieron un proyecto juntos. ¿Alguna vez consideraste invitarlo a esta nueva etapa de la banda?
No realmente, no. La verdad es que no creo que él hubiese estado interesado. No es algo que él haría. Y para mí esto es Suede. Es la formación que se ha mantenido junta por más tiempo y que lanzó más discos. Pero, más importante que todo eso: ésta ha sido la más entretenida. Cuando hicimos Coming Up, fue como nacer de nuevo en alguna manera. Siempre digo que tuvimos dos discos debut. Supongo que ésta la banda que más he disfrutado en mi carrera.

¿Ha sido difícil mantener diferenciado tu trabajo como solista y como integrante de Suede?
¡Ha sido divertido! Cuando lo hicimos, pensé que sería difícil. De hecho, prometí que no escribiría ninguna canción para este disco, porque pensé que sería un problema. Pero, para ser honesto, las dos cosas son muy distintas. Cuando trabajo solo, dirijo a todo el mundo. Con Suede no puedo hacer eso. Simplemente hace lo que quiere. El punto de tener una banda es que la suma de las cinco personas es más grande que lo que pueda decir una sola. De hecho, acabamos de terminar una canción en el estudio. La escuchamos, cada uno había terminado su parte y dijimos: “Suena genial”. ¿De dónde sale todo eso? Dentro de todas las partes, no puedo encontrar de dónde. Cuando la escuchen en la radio, va a pasar un microsegundo y se darán cuenta de que somos nosotros.

Bueno, y hablando del disco. Hemos escuchado muchos rumores y la gente está impaciente. ¿Qué nos puedes contar del proceso o de cómo va a sonar? ¿Ya tienen fecha de lanzamiento o algo parecido?
Está prácticamente terminado. La próxima semana terminamos todo y va a salir el próximo año. Podríamos haberlo sacado antes, pero preferimos ir a tocar a Sudamérica así que nos atrasamos. Es culpa de ustedes, jajaja. Y, bueno, no sé, suena como un disco de Suede.

¿Es como continuar lo que hicieron hace 10 años o te recuerda algún disco anterior en particular?
En mi cabeza tiene la fuerza de Coming Up y la profundidad de Dog Man Star…

¡Wow! Suena prometedor.
¡Suena a Suede! Es probablemente el primer disco que hacemos desde Coming Up en el que no hemos tenido una idea preconcebida antes de entrar al estudio. Quisimos hacer un disco de Suede y eso es lo que es. Hay un par de momentos que podrían colarse en cualquier cosa que hayamos hecho antes. Es un disco natural, lleno de alma.

Como va a ser su primera vez en Chile, la gente probablemente va a querer escuchar sus grandes éxitos. ¿Van a tocar algunas nuevas también?
Realmente no lo sé. Me preocupa que, si tocamos cosas nuevas, será más para nosotros que para la gente. Ciertamente será un 90 ó 95% material antiguo. Creo que es muy importante que, por el hecho de no haber ido nunca, tenemos que mostrar lo mejor de nosotros. Y podemos volver más adelante a tocar el material nuevo.

¿Entonces saldrán de gira a promocionar el nuevo álbum?
Sí, suena como un disco que será muy bueno en vivo. Me emociona tocarlo. Puedo imaginar que pasaremos gran parte del próximo año mostrándolo.

Muchas bandas se han reunido el último tiempo, además de ustedes. ¿Hay alguna otra que tenga contento?
Uno de los grandes dilemas que tuve al reunirme con Suede fue que la gente no se emocionara. Una vez pude ver a The Velvet Underground tocar de nuevo. Ellos fueron una banda muy importante para mí, pero no me gustó la experiencia. De alguna extraña manera, a los que disfruté viendo de nuevo fue a Echo & The Bunnymen. Pareciera que ellos hicieron algo parecido a lo que hicimos nosotros: perdieron el camino, lanzaron un disco no tan bueno, se separaron y cuando volvieron lo hicieron mejores y con más fuerza. Estoy muy contento de haberlos visto otra vez.

Cuando viniste a Chile, tocaste algunas canciones de Suede. ¿Qué tan distinto es tocarlas con tu banda de acompañamiento que con los integrantes originales?
¡Es muy raro! Es distinto, pero no sé bien lo que es. Mi banda de apoyo es muy buena y lo disfrutaba mucho, pero esas canciones tocadas con Suede es algo muy distinto, pero no sé lo que es.

Es lo real, quizás…
Claro. Puedo notar una diferencia química, pero parecen otras canciones. Tiene algo que ver con el timing. Muchas veces podía notar que mi banda de apoyo se equivocaba, pero lo hacía pensando como integrante de Suede. Es completamente distinto.

¿Te ves en el futuro manteniendo esta dualidad entre solista e integrante de Suede?
Me encantaría seguir haciendo las dos. Y creo que soy capaz. No soy de esas personas que le cuesta juntar 12 canciones para un disco. Todo lo contrario, me fluyen. Y sería increíble seguir con las dos cosas.

Bueno, Brett. Ha sido un gusto. Nos vemos pronto en Santiago y buena suerte terminando el disco.
Muchas gracias. Nos vemos luego por allá.

6 COMENTARIOS

  1. -“Cuando hicimos Coming Up, fue como nacer de nuevo en alguna manera. Siempre digo que tuvimos dos discos debut”

    -En mi cabeza tiene la fuerza de Coming Up y la “profundidad de Dog Man Star” ( Refiriéndose al nuevo disco)

    Las mejores frases ever!

  2. Amo a Brett! con todo mi corazon! fue el que inició mis oidos al brit pop! con su bella voz, y sus canciones tan maravillosas, aparte de su cara, su nariz, sus ojos! su altura! awww me encanta! fui tan feliz cuando vino el 2009, y ya estoy contando las horas para verlo de nuevo!

  3. buenisima entrevista, super fluido todo… asi como conversa de compadres ajajja.

    me encanta suede, el coming up fue el casette que no paraba de oir cuando chica (el casette po…)

Dejar una respuesta