Sergio Livingstone: una historia de fútbol y no de muerte

399


por Cristóbal Carrasco*

Esta es una historia de fútbol y no de muerte.

Mi padre me dice que Sergio Livingstone comenzó a comentar partidos en los años setenta, pero que antes, mucho antes, fue conocido en el arco de la Católica. Y también en el arco de Racing, y en el de Colo-Colo, dice, antes de mencionar, como si se le hubiera olvidado lo más importante: “Y en la selección”

Y me dice: “pero mira las fotos”, y en ese montón de imágenes, aparece sonriendo ante una cámara que lo retrata solo, como casi todos los arqueros. Debe ser coincidencia, imagino, que sea el arquero quien le da la espalda directamente a la gente cuando juega, pero después pienso que es al revés, que solo le da la espalda a unos pocos para mirar todo alrededor. “No solo mirar”, me dice mi padre, “los arqueros tienen que gritar. Son muy importantes los arqueros y nadie se da cuenta de eso”

También hay otras fotos, y él también aparece sonriente, también de pie como los arqueros. La que más me gusta es aquella en donde está con Julio Martínez. Justo ahora, en el momento en que todos recordamos a Sergio Livingstone, los dos nombres afloran como inseparables, como si pertenecieran a una generación que es ya desconocida, una generación de un país perdido.

Y debió ser ahí cuando recordé una frase que escribió Peter Handke en su novela El miedo del portero frente al penalty: «Es un espectáculo muy cómico ver correr al portero de aquí para allá esperando la pelota, pero todavía sin ella»

El fútbol es demasiado importante y demasiado trágico y es -ya lo sabemos todos- el más irrelevante de los actos, el más cómico de ellos. Dedicarse al fútbol, como lo hizo Livingstone, vivir en ese espectáculo cómico y significativo para tantos, solo merece agradecimientos. Sobre todo por haber estado ahí, tanto tiempo, esperando los penales.

*Zancudo invitado

27 COMENTARIOS

  1. Como olvidar un partido en que la cámara muestra la luna y sale el poeta Livingstone, regalándonos su visión de la bella luna en una bella noche. Sólo él podía hacer eso.

  2. Anoche le dije a mi hombre “Sabes, no creo que le quede mucho a Don Sergio” 🙁

    Me da una pena tremenda, para los que nos gusta el fútbol Don Sergio era como el tata de todos.

  3. Me uno al sentimiento de tristeza que todos los futboleros tenemos en este momento. ¡Tremendo Sapito! Ya quisiera yo llegar a los 92 con esa energía, clase y sentido del humor.
    ¡Gracias Cristóbal por este escrito!

  4. Pucha! una pena. Igual pienso que murió muy joven y no lo digo en broma. Yo juraba que iba a llegar fácil a los 100 años. Será extrañado y recordado por varias generaciones.

  5. Yo no soy futbolera. Para nada. Pero tampoco soy insensible ante la partida de alguien que significó tanto para un país entero…

    Hermoso el comentario del zancudo invitado. En tan poco tiempo se han ido tantos…

  6. Odio el futbl, pero el sapito livignstone era un gran caballero de los que se extraña (se agradece) ver en televisión más seguido.

  7. No me gusta el fútbol, pero Don Sergio “Sapo” Livingstone me hacía escuchar sus relatos como si fuese la mejor historia jamás contada.
    Lo que más destaco es que tanto como él, Julio Martínez y Raquel Correa, era férreos defensores de la lengua castellana, del buen hablar.

    Otra grande que sólo nos lleva la delantera.

    • Muy cierto lo que dices.
      Una de las tantas anécdotas del Sapito Livingstone: en un partido del campeonato local, el eximio periodista corrigió en plena transmisión televisiva a un entrenador que al borde de la cancha gritaba como desaforado a uno de sus defensores: “Apreta, apreta”!! La voz del Sapito se filtró por los micrófonos: “Aprieta, querrá decir”, le espetó Livingstone desde la cabina de transmisión…

      Como ya no los hacen 🙂

  8. Me dio una pena tremenda al enterarme de la lamentable noticia, yo creía que el sapito iba a ser eterno, acostumbrada desde chica a verlo transmitiendo partidos, lo encontraba un abuelito super tierno (además que se parecía mucho a mi tata que también falleció), asi que es como una doble emoción, igual un tremendo honor haberlo visto en televisión, un caballero como los que pocos quedan. Descansa en paz sapito!

  9. Chiquillas una pena la muerte del sapito. justo había leído una entrevista de él el día antes…tan caballero y tan apuesto! y un ejemplo vivo de que a los 92 años aún se puede ser autónomo y lucidez! pero chicas, aparte de este post, esperé el de la muerte de Blanca Vicuña, porque quería saber y leer diferentes experiencias en torno a la muerte de un hijo…y de un niño. También el de la muerte (si, muerte otra vez) de Raquel Correa, porque me parece importante reflexionar sobre su papel como MUJER comunicadora, algo relacionado con este sitio. Bueno eso, besos muchos!

  10. Ayer mientras cocinaba con mi hija, le trasmiti la historia del por que el apodo de Sapo, la misma que mi madre me conto cuando ella estaba con nosotros, y disfruto de sus atajadas, ahora podra conocerlo en persona…..

  11. Que bien escrito CC. Que emotivo. Que bonito.
    Mi abuelo era de la UC por el… y si.. los arqueros son mucho más importantes de lo que se cree.

  12. Coincido con todos. Sapito era como el abuelito futbolero que todos tenemos. Una pena tremenda, pensé que este día jamás llegaría. Aún así, Sapito es ETERNO! Aunque haya sido cruzado, lo admiraré siempre, como arquero, comentarista deportivo y persona.

  13. Great goods from you, man. Adult web Step into this I have understand your stuff previous to and you’re just extremely great. I actually like what you’ve acquired here, really like what you’re stating and the way in which you say it. You make it entertaining and you still care for to keep it wise. I can’t wait to read much more from you. This is really a terrific Adult web Step into this informations.

Dejar una respuesta