Invitada: Maida Larraín, cantactriz

250


por Mariana y punto

Hace unas semanas fui a ver la obra A Calzón Quitao invitada por una amiga. No tenía idea de qué se trataba, y me encontré con una comedia en que, con una mezcla de rutina de stand-up, canciones pop y autobiografía, Maida Larraín cuenta su vida. Una vida que tiene algunos hitos extraordinarios y otras anécdotas normales de esas que a quién no le han pasado, y una obra que por sobre todas las cosas me enganchó por ser sincera, divertida y sin pretensiones o engrupimientos.

En A Calzón Quitao, Maida cuenta anécdotas sobre la adolescencia de nuestra generación con algunas reflexiones sobre encontrarse a sí misma, y en este post nos cuenta algo más sobre lo que es representar su historia con humor y canciones.

¿Cuándo fue la primera vez que pensaste en ser actriz?
Es curioso, porque siempre actué, desde el colegio… Pero como era más evidente que tenía buena voz, cuando salí del colegio estudié canto… Fue cuando me fui a vivir a Madrid, que me di cuenta que quería profundizar en el teatro… Empecé por estudiar teatro musical, pero fue tal la fascinación por el teatro que me puse a estudiar teatro en serio, manteniendo siempre el canto, de lo cual ya trabajaba cantando en varios lugares de Madrid… Siempre me ha gustado hacer esta mezcla de teatro con canciones. Soy Cantactriz!

¿Cuáles son los roles que has interpretado que más te han marcado?
Más que los roles que han sido muchos, porque en las obras en las que he trabajado he hecho varios personajes por obras, ya que son un estilo café concert, que van hilando varios personajes con canciones… Me marcó mucho la primera obra a nivel profesional que hice, que se llamaba “¿Y si Dios fuera mujer?” fue una obra que estuvo 7 años en cartelera, con la que giré por toda España, y con la cual aprendí muchisimo, de mí misma, del contacto con el público, de los tiempos del humor y del equipo humano con el que trabajé que era muy contenedor y muy potenciador de mi talento.Podría destacar un personaje de esa obra que era Marlene, con la cual me la jugué con un acento bien chileno. En España yo no sabía si esto iba a funcionar y la verdad es que la respuesta fue muy buena! Ese personaje era divertido y me permitia improvisar mucho, jugar, y hablar directamente con el público… Lo disfruté mucho!

¿Es muy distinto interpretarte a ti misma que a un personaje?
Al principio sí, muy distinto, me daba pudor hablar de ciertas cosas, y soltar como actriz mis propias vivencias para contarlas sin tapujos… Después fui encontrando un personaje desde el cual contar estas cosas, un personaje cercano a mí, sí, pero a la vez apropiándome del texto como si no fuera mío para poder llevarlo a los extremos que se necesitan para que sea interesante.

¿Cuándo se te ocurrió hacer esta obra?
La verdad es que esta obra surje de una necesidad personal; un día me puse a escribir textos sueltos, no sabía para qué, ni qué sentido tenían unos con otros, sólo escribí durante varios meses… pensaba que ya tomaría forma todo eso pero no sabía ni cómo ni cuándo. Cuando volví a Chile el año pasado, quería actuar, y esos textos estaban ahí… Me junté con la directora, Catalina De la Parra, y le leí lo que tenía, ella me ayudó mucho a darle un sentido, me guió, ordenó las ideas, y juntas fuimos dándole forma.

¿Cómo te diste cuenta de que tu historia podía ser interesante para otros?
No me di cuenta, jajajaja! La verdad nunca pensé mucho en el resultado, sino en lo que a mí me nacía… Y la Cata en el trabajo que hicimos del guión me animaba a que contara más anecdotas de mi vida, insistía en que los textos de anécdotas eran mejores que los de reflexión, y yo con bastante nervio y susto le hice caso y fui abriéndome a contar mi vida… Mi vida no es más interesante que las demás, eso es justamente lo que hace atractiva la obra, a todos nos pasan cosas parecidas en escenarios diferentes… Creo que la gente ha vivido lo que ve en la obra de alguna u otra manera.

¿Qué cosas te hacen reír a ti?
Creo que el humor es música! es improvisar con el ritmo del texto y meter las palabras en el lugar preciso, según el momento… Una cosa de ritmos… A veces ocurre esa magia, y otras no… De todas formas la gente que hace humor ya maneja eso a pesar de tener días más inspirados que otros… Me río cuando hay verdad, me gusta lo tragicómico, los personajes clownescos, los que dicen todo lo que piensan sin filtros, los que se ríen de sí mismos.

¿Cómo pruebas que algo que muestras haga reír a los demás?
Jajaja! No lo pruebo, soy de guata, me tiro a la piscina y ahí me la juego, con todos los riesgos… Trato de empatizar con el público, de hacer música con las palabras y los ritmos… Como en el fútbol, haces pases, a veces metes el gol, otras no! A veces el Gol es impecable y otras lo metes justito… el humor es toda una aventura!

A Calzón Quitao, dirigida por Catalina de la Parra, está en cartelera todos los viernes de agosto y septiembre (excepto el 21 de septiembre) a las 22.30 horas en el Teatro Bellavista, ubicado en Dardignac 0110 (esquina Constitución).
Reservas al tel. 735 2395, las entradas cuestan 8 mil pesos en boletería, 2×1 con tarjeta de El Mercurio o 4 mil pesos por www.atrapalo.cl

En Zancada tenemos 3 entradas dobles para la función de este viernes 31 de agosto; para concursar, tienen que mandar un mail a concurso@zancada.com titulado A CALZÓN QUITAO con nombre completo, rut y teléfono de contacto.

6 COMENTARIOS

  1. También me rebotó en zancada@concurso pero en el de @contacto no. Bueno, si rebota en ese me declaro ganadora con Nato por premio a la constancia, jajaja.
    Chicas, una duda..¿les tinca que A calzón quitao es muy pa público femenino o no?

Dejar una respuesta