Genia: Dear Sugar

117

por José Miguel Villouta*

Hola bitches. ¿Como están? Yo acá escribiendo un Genias este sábado que me he quedado en casa.

A todas mis lectoras tengo que contarles que no he podido dejar de leer un libro. Tienen que leerlo o las mato.

Ya las veo llorando A MOCO TENDIDO leyendo el libro.

Yo no lloro. No puedo. Físicamente. Ahora de más grande como que he llorado, pero una vez al año. Antes, ni una gota. Y cuando se me ponían los ojos llorosos era por algo totalmente superficial como que los Archivos X se ganaban un Emmy o el homenaje a The Breakfast Club en los premios MTV.

Me encanta eso de las mujeres: que les guste llorar viendo películas, libros, etc. Cuando te dicen “Anoche vi una película y me la lloré entera” te lo dicen con cara de como si eso fuera bueno. Amo eso de las mujeres: lloran con la ficción para así limpiarse un poco. Genuinamente amo eso de las mujeres.

Esto tienen que saber de la Genia que les escribo: una autora ya mayor, con hijos grandes y una exitosa novela publicada, un día le mandó una carta de felicitaciones -de puro fanática- a Dear Sugar, una columna online donde la gente mandaba cartas pidiendo consejos.

Sugar, aconsejaba. Obvio.

Sugar era en realidad un tipo que quiso dejar de escribir la columna y se la ofreció a ella. La mujer dijo que sí y se transformó en un fenómeno.

¿Por qué?

Porque Sugar redefinió la clásica columna de consejos. Sus respuestas no eran desde afuera, sino que desde la impresionante experiencia de ella y cada columna es una especie de minibiografìa excelentemente escrita.

Yo me estoy leyendo una recopilacion de ellas que se llama Tiny Beautiful Things. Pero están también online en la página The Rumpus.

Un extracto de la reseña de Salon.com puede definir lo que ha sido leer este libro:

“Estos pedazos no se quedan cortos de dinamita. Es el tipo revelador y sorprendente de contar historias que hacen que los jovenes se quieran transformar primero que nada en escritores. Acá en las oficinas de Salon, leemos las columnas con cajas de pañuelos y levantamos nuestros puños en solidaridad, sacudiendo nuestras cabezas por lo sobrecogedor y sorprendente.

La mina escribe como los dioses.

Y las cartas son lo mejor: una mujer que no sabe si invitar a su padre borracho y malcomportado a su matrimonio, una mujer que no sabe si enviarle fotografías a un padre que abandonó a su hijo o un amigo que escuchó como el resto de sus yuntas hablaban mal de su novia durante el sagrado retiro anual.

Y las respuestas de Sugar. Qué les digo, llorar a moco tendido.

No quiero contarles qué revela Sugar de su vida, ni cómo lo hace, ni cómo se va sintiendo a través de cada columna de consejos, las que hay que partir leyendo desde el principio.

Quiero que lo experimenten solas.

Pero es fuerte. Le he mandado a unas amigas algunas columnas –que más o menos tienen que ver con lo que están pasando– y han quedado MAL.

Querer que llegue el final del día para meterse a la cama a leer las columnas de Sugar ha sido mi momento favorito de todos estos días.

La autora se llama Cheryl Strayed.

El libro se llama Tiny Beaytiful Things, Advice on love and life from Dear Sugar.

Está en inglés y para las que no saben ese idoma, lean las columnas online. Enséñense solas. Aunque se demoren un mes en leer una columna.

Como escribe Sugar, vale la pena.

*zancudo invitado

11 COMENTARIOS

  1. Por esta fucking etapa que estoy pasando, me dieron todas las ganas de leer sus columnas y sobre todo sus consejos.
    Gracias por el dato zancudo invitado!

  2. Me intriga!
    Pero, y el link para leerlo? es solo una reseña del libro esa…Si alguien la encuentra que comente porfa que yo al menos para descargar el libro no encuentro.

  3. ni media lagrima, si, acepto su calidad redactando, es seca pero llevo varias columnas y no me produce nada de pena, ni emocion. Lo que si, ganas de seguir leyendo, entretenidas pese a que por tu comentario me hice una expectativa diferente. Aseguro mi buena comprension del idioma a si que esa claramente no es la razon, y tampoco soy una persona que le cueste llorar.
    Bueno pese a todo continuo mi lectura, y me salto all the concerns about problem marrieges cause i´m too far for those kind of advices. The other ones are awesome.

  4. Leí al azar la columna del tipo que escuchó a sus amigos pelando sobre su relación y me gustó mucho el consejo de Sugar. Lleno de sentido común y comprensión. Voy a leer más. Me gustó.

Dejar una respuesta