El hombre que fue viernes, de Juan Forn

882


por Cristóbal Carrasco*

En El hombre que fue Jueves, la novela que G.K. Chesterton publicó en 1908, hay un personaje llamado Viernes y que está muy viejo. Chesterton lo describe como un hombre que “estaba en la más completa decadencia senil, a no ser por la inteligencia. Su rostro era tan gris como su larga barba gris; su frente se arrugaba en un surco de amable desesperación. En ninguno, ni siquiera en Gogol, el brillo del traje nupcial producía más penoso efecto de contraste”.

A veces he pensado en si esa descripción tiene que ver con la vida que llevamos hasta que llegan los viernes. Para mí, quizás para todos, el viernes es el mejor día de la semana, no sólo porque dejamos de trabajar, sino porque creemos que lo que viene será mejor y distinto. Chesterton también decía que los segundos matrimonios constituyen el triunfo de la esperanza sobre la experiencia. Para mí, cada viernes es como un segundo matrimonio.

Pero hay gente que ama los viernes por otras razones. Por Juan Forn, por ejemplo. El escritor argentino ha escrito en los últimos años las contratapas del diario Página12 con una perspicacia particularmente atrayente. Los perfiles de Forn -sobre Sergio Larraín, Robert Walser o Bioy Casares, por poner ejemplos- son esperados con el entusiasmo propio de ese día de la semana, pero no solo por eso: en las contratapas, Forn condensa, casi sin que nos demos cuenta, una historia que se queda agarrada a nosotros como si la hubiésemos vivido.

Dice el mismo Forn que en esas columnas encontró “un lugar en el que poner mis lecturas: me daba mucha tristeza que, tras leer algo, casi todo quedara adentro, sin expresarse” Hay mucho de esa emoción en las contratapas de Juan Forn y uno lo nota apenas comienza sus lecturas, como si Forn estuviese tan maravillado por las historias que cuenta que se obligara a contarlas para que todos las disfruten igual que él.

Logré apreciar esas contratapas no por la inminencia del fin de semana, sino gracias al libro El hombre que fue viernes, que publicó hace poco la editorial Los Libros Que Leo. En esta versión se publican muchas de las columnas que Forn escribió para Página12, pero además se agregan otras del libro Ningún hombre es una isla, que Forn publicó hace un par de años, y otras no incluídas en ningún otro libro. Pueden encontrar el libro en la librería Qué Leo (obvio).

El hombre que fue viernes
Juan Forn
Los Libros Que Leo
$9.900

*zancudo invitado

11 COMENTARIOS

  1. Hey, lo estoy leyendo y no sé si me gustan tanto tanto las columnas, quizá porque tenía muchas expectativas ( el libro que leí antes eran los ensayos selectos de vila-matas y creo que son mucho mejores, como más logrados, aunque los objetivos de ambos libros son distintos), pero concuerdo con esto que dices: “como si Forn estuviese tan maravillado por las historias que cuenta que se obligara a contarlas para que todos las disfruten igual que él”. Creo que eso es lo mejor de libro, y que es algo que se deja notar detrás de cada columna.

    Saludos!

  2. Recién entré a Zancada, vi el primer post, trata sobre la ropa color “fluor”… nada importante. Aún así, tenía más de 40 comentarios. Entro a este post y sólo encuentro tres interacciones, cuatro con la mía. Muy poco. Decimos que falta cultura, leer, escribir, aprender. Pero quién quiere realmente leer, escribir o aprender?? O será que los que ven estos post no se animan a postear…?

  3. A proposito de cultura…. hoy empieza el SANFIC!!!!!, podrian hacer reseñas de las competencias o algo… estan baratas las entradas 😀

Dejar una respuesta