Tus momentos más Valientes

637


por Paty Leiva en Cocaví Horizonte*

Fui a ver Valiente -la última película de Pixar- al cine como he hecho con todas sus películas. Perdérselas en pantalla grande es un desperdicio porque cada segundo es una obra de arte. Además de la película, el corto “La Luna” es realmente maravilloso, un libro de cuentos en cine.

Mérida es una princesa que, al contrario de la mayoría de sus “colegas” (que no tienen ninguna ocupación más que prepararse para casarse con un príncipe), quiere ser dueña de su destino y es capaz de jugársela con todo por hacerlo. A veces de excede, no es perfecta, pero nunca para de luchar por lo que quiere. A ella le gusta andar a caballo, cultivar sus destrezas, comer mucha fruta y usar ropa cómoda porque el vestido ajustado le molesta para tirar al arco. Salí del cine pensando en lo mucho que me hubiese gustado ver una película así cuando niña.

Aunque la cinta tiene bastantes luchas y enfrentamientos, obviando las cosas violentas, Valiente me parece un muy edificante modelo a seguir para las niñas que la logren ver. Qué maravilloso será verlas jugar y gritar: “Soy Valiente!”.

Entonces me puse a pensar en las veces que una se ha sentido orgullosa de ser valiente, o que simplemente lo ha sido. Yo creo que se puede ser valiente aunque se sienta miedo, de hecho, ahí está el valor.

En mi caso, lo más obvio que podría pensar es en las operaciones que siguieron a mi atropello. Por supuesto que fueron tiempos difíciles pero podría decir que las pude enfrentar, y que de ahí en adelante ni las inyecciones, ni la sangre, ni las curaciones ni las operaciones me provocan mayor angustia.

Pero la verdad es que el acto de valentía que más me gusta es uno que no se ni cómo logré. Tenía unos 8 años y con mi hermano de 4 nos perdimos en el supermercado. Pasó un buen rato, el supermercado era grande y cuando nos dimos cuenta, antes de que mi hermanito se asustara, lo tomé de la mano y le dije “cálmate, que nadie se dé cuenta de que estamos perdidos”. No sé de dónde saqué eso! pero sirvió. No hicimos mayor cosa que conservar la calma, fuimos valientes y encontramos a mis papás sin caer en pánico (y vaya que son angustiantes esos minutos en que uno se ve perdido).

Cuál ha sido tu momento más valiente?

*Todos los viernes estamos en @cocavihorizonte con Ina Groovie y Virginia Demaría, de 1:30 a 2:30 pm en el 103.3, Radio Horizonte

40 COMENTARIOS

  1. Creo que el mío fue tomar la decisión de irme desde Puerto Montt a estudiar a Concepcion, después fue irme a vivir con mi pololo y ahora ultimo el lanzarme y postular a un Doctorado, quedar, venirme a Santiago y jugarmela por mi futuro en ese sentido. Me siento orgullosa de haber tomado esas decisiones -creo aún- en los momentos precisos.
    Para el resto de las cosas soy muy cobarde xD

    Saludos! Buen Viernes!

  2. mi momento de mayor valentía, fue cuando decidí separarme.

    me fui de la casa en la que vivía con mi pareja,me fui sola con mi hijo, el en ese tiempo tenía 1 año y medio aprox. fue heavy, no tenía nada, no teníamos nada, y yo había quedado recién sin pega, me fui literalmente en pelotas…pero gracias a esa decisión que tomé en mi vida, soy la mujer que soy actualmente, y mi hijo cada vez que me mira, me dice lo mucho que me ama, y lo orgulloso que está de mi.

  3. 1.Tener a mi hija ( cuando nunca tuve la mas minima intencion de ser madre)
    2. Ir caminando al baño el mismo dia que me hicieron cesárea.( jajaja )
    3.Vivir sola con mi hija

    • Y como es vivir sola con tu hija? yo quiero lanzarme a lo mismo cuando nazca mi piriwin pero ya me veo pidiéndole a mi madre que se quede a ayudarme XD y no quiero XD
      como te las arreglas con la pega? me parte el alma pensar en dejarlo en sala cuna, y eso que aun ni nace!

      • Tengo una pega en donde acepte ganar menos dinero por mas beneficios, como manejar yo mis horarios,,,le pago a una persona para que me la cuide unas horas en la mañana y en la tarde va a la sala cuna. Cuando se enferma ,,,y es seguido,,,,mi mami viaja ( por que mi parientes son de otra region) y me ayuda cuidarla en las horas que yo no puedo por obligaciones mayores ,,,si no,,,,trabajo desde mi casa,,aca en la pega me aguantan que haga eso.Si mi bebe se enferma y pasa mala noche al otro dia me toca andar a puro cafe para funcionar por que igual hay que cumplir con las obligaciones,,, si estoy enferma,,,me toca levantarme igual y funcionar igual,,vivir sola es mucho mejor que vivir con el papá de mi hija ,,,pero ,,,es bastante agotador,,,hay que tener una red de amigos y parientes que apoyen por que uno no es superchica ,entiendes??y hay que saber pedir ayuda ,de que se puede ,,,se puede pero van a haber muchos momentos dificiles y complicados y es mejor que tengas desde ya pensado un plan “b” o “c”.SUERTE!!!!

  4. Creo que los momentos de mayor valentía, o fuerza, que he tenido que vivir son cuando me toco llamar por teléfono al papá de mi primera hija para decirle que había tenido un accidente y estaba en la clínica, y tiempo después cuando me toco llamar por teléfono a todos cuando falleció… y el periodo tratando de rendir en la U entre esos dos momentos, preocuparme de ella y ser el soporte de todos…

    siento que en esa época agoté la dosis de entereza con la que uno viene al mundo y ahora cualquier cosita me deja pa la cagá, y si bien enfrento los problemas y puedo salir adelante, ya no es con la misma valentía… aunque ahora mi piriwin me ha dado una nueva inyección de fuerza 🙂

    • Pajarito Nuevo, me sentí muy identificada con lo que dices de agotar la cantidad de entereza que uno tiene y luego angustiarse por cosas pequeñas.

      A mí me sucedió que tuve unos meses terribles, una mala racha en que perdí tres personas muy importantes en mi vida y estuve a punto de perder a mi papá en un accidente de auto. En el momento resistí todo, en período de exámenes en la U yendo todos los días a la clínica a acompañarlo… pero ahora siento que cada pequeña cosa me preocupa más y me angustia más que antes.

      Y algo super distinto, felicidades por tu “piriwin”!

    • parece q es común eso de quedar hipersensible a todo después de una experiencia fuerte. yo perdí un hijo a los 6 meses de embarazo, en el momento considero q fui valiente, lo tomñe con harta entereza y sabiduría….. pero desde ese momento todo me empezó a afectar caleta, las tragedias de los demás, me daba susto manejar… caleta de cosas. después la sensación se va suavizando, hasta que tuve a mi hija, volvió esa hipersensibilidad, pero ya no tanto enfocado a lo negativo, sino q me dan pena muchas cosas q antes pasaba por alto.
      qué cosas no.

      • Es que es inevitable después de vivir algo fuerte, yo creo que siempre queda el miedo a pasar por lo mismo nuevamente y por otro lado también es más fácil empatizar con el sufrimiento de otra persona porque ya sabes cómo es

  5. Lo estoy viviendo ahora, vender todo lo que tengo e irme a vivir al extranjero con mi esposo, que deja un muy buen trabajo aquí por seguirme, ojalá nos vaya bien y valga la pena.

  6. Yo creo que mis momentos de mayor valentía han sido 2, el primero cuando terminé con mi ex, fue liberador y me costó tomar la decisión, era mi primer pololo y llevábamos 6 años, tenía mil miedos, pero los superé y fue lo mejor. La 2da fue cuando renuncié a mi pega, tuve que enfrentar una especie de amedrentamiento de parte de mi ex jefe, que me iba a ir mal, que estaba hipotecando mi carrera, que iba a quedar cesante a los 6 meses, etc al final le dije:”puede ser, pero es un riesgo que quiero tomar!” se quedó callado y me sentí valiente!

  7. cuando me sacaron un orzuelo, y me pusieron la anestesia en el párpado pero POR DENTRO, onda me dieron vuelta el párpado y me lo pincharon 2 veces, es el dolor físico más terrible que he sentido, la doc dijo que fui valiente 😀

    • jajaja a mi tb me operaron de eso, y al terminar la operación (que fue bastante corta) me paré y me desmayé xD estuve muy nerviosa todo ese tiempo con el párpado dado vuelta sujeto con un perro que molestaba mucho, fue más el tiempo que me tuvieron que tener con oxígeno que lo que duró la operación, que vergüenza!

  8. Cuando supe que mi pololo tenía cáncer.. y todo lo que se venía y que tenía que ser fuerte para apoyarlo a él y todo lo que eso implica…

  9. Me fracture el brazo en el estacionamiento de mi edificio, me arrastra la reja me puse a gritar por q no podía salir me sacan, me desmayo, solo tenía mis llaves en mi bolsillo y vivo sola. Mis vecinos deciden que tengo q llamar a alguien, me pasan el telefono y llamo a mi madre q vive en Conce y no sé de donde saque una voz super tranquila y serena para contarle q estoy accidentada q no se preocupe, q viaje pronto q me llevan al hospital.

  10. al darle una oportunidad a mi marido para que estuvieramos juntos despuès de sorprenderlo en infidelidades y valiò la pena nuestra relaciòn mejorò un 100%

  11. Cuando les confirmé a mis padres que que si me gustaban las mujeres. Fue como si me hubiese sacado un gran peso de encima, algo que sé desde que nací, pero que por miedo al rechazo no conté antes.
    Saludos =)

  12. Me siento valiente ahora, cuando miro hacia atrás y veo que en un minuto de mi vida tenia la cagá en todos los aspectos y llegué a pensar que nada valía la pena y que nada quería tampoco. Logré superar ese momento gracias a mucha gente buena que me salió en el camino y gracias a una pequeña voz en mi interior que me decía que no me rindiera, que yo podía y merecía estar mejor y lo logré. Mi vida no es perfecta pero la amo y la respeto y me prometí a mi misma hacer todo lo que estuviera a mi alcance para estar y sentirme bien.

    Saludos!!

  13. Cuando mi papito estaba grave y yo con el corazón destrozado se lo entregué a Dios… que hiciera su voluntad. Eso ya fue hace 11 años y me duele como si hubiese sido ayer.

  14. Cuando decidí salir adelante después de que mi ex se metió con una de mis mejores amigas y a eso le sumamos las humillaciones de los que consideraba amigos… yo tampoco sé de donde saque la fuerza, pero me siento orgullosa de lo que hoy soy! 🙂

  15. el día que me llamaron para decirme que mi papá había sufrido un paro cardiaco y estaba con 80% de riesgo vital, había que trasladarlo, fui la primera en llegar a la clínica y no deje que nadie mas fuera, ni mi pololo, ni mi mamá, ni mis hermanas, mande a todos directo al hospital al que lo íbamos a trasladar, han sido las 3 horas mas brigadas de mi vida y cuando recuerdo ese día, no se como las aguante con tanta calma. Estaba aterrada.

  16. cuando tuve que hablar en el funeral de mi tata… fue heavyy! jamás se me había ido alguien tan cercano y el era uno de mis pilares de mi vida.. no tengo idea de dónde saqué la fuerza para hablar frente a una iglesia llena y despedirlo… ! (ya van casi 4 años.. y aún lo extraño como el 1º día =( )

  17. yo creo que fue cuando tenia 12 años y tuve que hacerme cargo de mi hermana de 6 , porque mi madre tuvo una depresión bien fuerte donde no salia de la cama, y tenia que levantarla, mandarla al colegio ver que almorzara bien entretenerla para que no se diera cuenta de nada, no se como pase de ver saylor moon a hacer todas esas cosas 🙂

  18. Cuando me dijeron que mi guagua se me había muerto en la guata estaba sola, tuve que llamar a mi mama y a mi pololo, mas encima, la parí en mi casa, sola, sin ningún tipo de anestesia. La tuve en mis manos y la despedi. Después, estuve una semana tirada en la cama, me levantaba solo una vez para ducharme (obligada, yo era un ente) y también me forzaban a comer. Pero fui valiente para volver a levantarme, seguir con la vida, aunque sea un esfuerzo supremo hacerlo. Fui valiente al aceptar al dolor como parte de ese momento, pero no dejar que me venciera. Soy valiente para decir que todos los días pienso en mi pequeño Baltazar, creer que es mi angelito y decir que si he sido mama y tuve un hijo, aunque la gente me mire como si me fallara el coco…

    • La muerte de un hijo es algo que no tiene palabras para describirse, cachai que si a uno se le mueren los padres es huérfano, pero no hay palabra para describir el “dejar de ser mamá”? eso es porque aunque un hijo muera, a la edad que sea, una es mamá, y punto.

  19. 1º Tener a mi hija, siendo yo aún una niña
    2º Irme a vivir a otra ciudad junto a mi hija y mi pareja siendo muy chicos, sin familia cerca….
    3º volver a estudiar y salir adelante los 3 🙂

  20. Uff, leyendo sus historias, creo que nunca he sido valiente… pero por otro lado, me veo acá, de pie, y siento que sin valor no estaría acá. Hace como 4 años me iba a casar, pero algo me dijo que no lo hiciera, se lo dije a mi ex y él lo tomó pésimo; tanto que al poco tiempo se metió con otra y se casó con ella. En ese minuto, sentí que toda mi vida y mi futuro se desarmaban. Lo pasé pésimo y sólo quería morirme. Pero nada, la vida siguió: me enfoqué en trabajar, en buscar otras ocupaciones, empecé a escribir y lo más importante, aprendí a vivir sola conmigo misma, a quererme, caerme bien y construir mi propio mundo a partir de eso. No soy una súperwoman, pero acá estoy, de pie, y peleando cada día para ver la vida como algo lindo. Aunque hay veces que me cuesta más que otras.

  21. Fui valiente, cuando manejé por todo Santiago cuando mi abuelo murió hace un mes. Fui más valiente aun cuando vine a Stgo por el día mientras estaba en campamento pq mi abuela estaba en la UCI hace una semana, volví a campamento y le dije a mis golondrinas que mi abuela se mejoraría y yo estaba bien. Ese día también fui valiente cuando le dije al oído que volara alto y le di instrucciones a mi familia de lo que todos debíamos hacer (como comer)
    Y fui valiente hoy, cuando le regalaron un libro-guía turistica a mi pololo de hace dos años pq se irá de intercambio un año a Japón y su madrastra me dijo “todos tenemos que hacernos la idea”
    .. no sé qué tan valiente seré cuando lo vaya a dejar al aeropuerto.

  22. Momentos valientes he tenido algunos.. creo que uno de los primeros fue cuando me separe finalmente, cuando me di cuenta que hiciera lo que hiciera el amor no iba a “volver”, nada iba a cambiar y que habia que tomar una decision. Años despues, cuando mi papa sufrio un accidente vascular, verlo grave en la Uti por tanto tiempo, fueron semanas de ir todos los dias a hablarle y decirle que lo amaba que no me dejara porfa, que se recuperara (no tengo mama)… y una de las ultimas fue dejar todo por amor y venirme a vivir a otro pais, otro idioma, otra cultura, otro TODO.

  23. Mi momento de mayor valentía creo que fue el año pasado, cuando viajé al extranjero (por primera vez) para convivir por 3 meses con mi pololo a larga distancia, al que nunca antes había visto en persona. Ahora estamos casados, así que, como imaginarán, todo salió bien y no me arrepiento ni un poquito de haber tenido la valentía de seguir a mi corazón.

  24. uff no sé si esto sea taaan valiente pero una vez estaba con mis amigas en un lugar donde había un tobogán gigante, la cuestión es que antes que uno se tirara por el tobogan había un niño que te daba las instrucciones entonces todas nos enamoramos de el niño pero no le dijimos nada a el hasta que nos estábamos a punto de irnos me hicieron una apuesta a que no me iba a atrever a ir a hablarle y ¡lo hice! me puse mis lentes y fui no más, pero para poder llegar a él tenía que subir una escalera hasta que finalmente llegué y le dije hola sabes mis amigas las de allí abajo te encuentran mino (por su puesto ellas estaban observandome atónitas y muertas de la verguenza) luego de decir eso bajé y me fui sin mirar atrás para mi fue toda una hazaña llena de valentía a esos cortos 15 años recien cumplidos

Dejar una respuesta