Nostalgia por los video clubs

107


por Sole Camponovo

Hace años que no pisaba un video club, hasta este fin de semana que acompañé a mi pololo a arrendar una película. Entré al local y empecé a recorrer con los ojos las repisas repletas de DVD’s. Así, retrocedí a los 12 años cuando era asidua al pequeño video club que quedaba en la esquina de mi casa en San Felipe.

En ese video club descubrí el cine sin querer. Me traumaticé con Boogie Nights; conocí a Kieslowski con su trilogía Bleu, Blanc y Rouge; me aprendí de memoria Corre, Lola, corre (Aún me da vueltas por la cabeza una de las frases que sale al comienzo de esta película: “No cesaremos de explorar y el final de toda nuestra exploración será llegar al punto de partida y reconocer el lugar por primera vez”).

Este lugar me conectaba con el mundo. Como tenía tiempo, vi todo lo que había, primero en VHS y luego en DVD: los estrenos (que siempre llegaban tarde), las películas que estaban en el pequeño rincón llamado “Cine Arte”, las infantiles, las de acción, las románticas.

La visita al video club del sábado me hizo sentir una tremenda nostalgia por este espacio —que hoy apenas existe— porque de muchas maneras ahí formé mi gusto por el cine de una manera casual, impensada, fortuita.

16 COMENTARIOS

  1. Wow, a mí me dió nostalgia leer sobre San Felipe, sólo estuve allí un par de días hace unos años, pero fui con alguien a quien amaba mucho, a quien aún amo, pero que está ahora muy lejos de mí. Muy lindo lugar y gente preciosa, que bonito recordar.

  2. Yo vivo al lado de un Blockbuster del que he sido cliente frecuente desde el año 2000. Mi familia nunca fue de arrendar VHS o DVD pero arrendábamos muchísimos juegos de Nintendo 64, era lo mejor.
    Tristemente, los Video Clubs, Blockbusters y demases comenzarán a desaparecer con la entrada de Netflix al mercado Chileno…es una pena pero así es el desarrollo.
    Ojalá que estas empresas puedan re-estructurarse y seguir existiendo. Hay ciertos lugares del país en los cuales el único acceso al cine y películas que existe es por medio de la renta de videos/dvds.

    • blockbuster debió hace rato haber hecho algo como netflix, o un sistema de arrendar en línea tipo cuevana, pero pagando un monto mensual o por descarga, es la única manera de seguir.
      ahora hay mucha competencia por internet, vtr también tiene para ver películas directo de la casa con el dbox

  3. El pirateo también se cobró la vida de muchos videoclubs.
    Pero aun siguen sobreviviendo algunos que ofrecen una amplia cantidad de peliculas (que probablemente sea difícil encontrarlas en internet) y en DVD o Bluray, lo que asegura calidad de imagen y sonido.
    Personalmente sigo siendo cliente habitual de uno que supo adaptarse a los tiempos y ofrece estrenos Zona 1 y Zona A, además de series y conciertos.
    Se llama Club DVD y está al medio del Paseo Las Palmas. Lo bueno es que uno arrienda el viernes y devuelve el lunes y por solo 2 lucas.
    Muy recomendado!

    • La última vez que fui a Club DVD (un mes aprox) estaban vendiendo todo lo que tenían en DVD. Ahora sólo arrendarán BluRay. Mala onda.

  4. Que genial, yo sigo arrendando dvd´s en un un videoclub en una galería de la calle Huérfanos…está lleno de películas. Maravillosoooo…

  5. Yo no siento nostalgia alguna por que sigo arrendando cada vez que voy a mi Conce querido en el Video Club Imagen, mi papá QEPD siempre fue socio de ahí y ahora sigo yo, no soy de ver pelis online y siempre siempre en el video Club encuentro lo que quiero o me sorprende con algo.

  6. Dejé de ir al videoclub en 2003, cuando me fui de intercambio. Ya llevaba como 13 años visitando el videclub amigo eso sí, todas las semanas, y cuando estaba en el colegio TODOS los días. Yo cacho que el tipo le pagó la U a los hijos con toda la plata que dejé ahí, jaja. Hiper fanática.

    Pero siempre lo voy a recordar por lo mismo, porque fue ahí donde nació mi amor por las películas, porque era la única que tenía permiso maternal para arrendar lo que quisiera (a los 13), porque la sensación de pasar los ojitos por los títulos nuevos y las posibilidades de qué llevarse a la casa hacía que se me pararan los pelitos.

    Hasta que descubrí los torrent.

  7. en mi época de videoclubs no existían los dvd, eso si que me da nostalgia jj
    lo que más rescato y extraño era la cantidad y diversidad de películas que podía ver. realmente esas cintas, junto a los libros, expandieron mi imaginación. podía entretenerme con alguna versión para niños de los grandes clásicos o con algo más sofisticado. como no habían tantos estímulos y mi madre era una fanática, le dedicaba gran tiempo al cine. ahora veo a los niños creciendo con madagascar y me duele la guata.
    lo más malo de la desaparición de los videoclubs es la estandarización de la visualidad. las páginas de descarga tienen un repertorio súper chico, donde hay poca cabida para películas que no sean éxito de taquilla o adaptaciones de best sellers. cuando chica recuerdo que los locales se distinguían por el gusto del dueño, algunos iban por el lado del terror, otros por las animaciones infantiles, por los estrenos, y así…y era cosa de ir a la esquina, ahora hay darse el tiempo y buscar. cosa que no es fácil o atractiva para todos.

  8. Ese es el video lar que está en rancagua cierto? es buenisimo ese videoclub, tienen de todas las peliculas e incluso si quieres una específica te la pueden conseguir 🙂
    Espero que nunca cierren ni quiebre como los blockbuster!

  9. Sole, que nostalgia! Crecí con un videoclub a la vuelta mi casa en San Felipe. En base a 500 o 700 pesos pasé mi pubertad y adolescencia llenando de vhs y dvds el living de la casa. Eran muy de barrio los videoclub, cuando cerraron ese creo que se puso Blockbuster en San Felipe, se quemó uno en la Alameda Yungay y así el internet se instaló en mi casa.

    Tiende otro olor, otro sabor, otra sensación ir a arrendar, ir al cine.

    Saludos!

  10. Ir al videoclub en invierno a buscar pelis era el panorama con mi papá cuando eramos chicos y no hallaba que hacer para entretenernos (hace unos 10 años, ahora tengo 22), que lindos recuerdos!

Dejar una respuesta