El nuevo disco de Fiona Apple

Publicado el Viernes 20 de julio de 2012 | 26 comentarios | Archivado en : MÚSICA


por Cristóbal Carrasco*

El último disco de Fiona Apple fue mi primer disco de Fiona Apple. Jamás la había escuchado con detención, pese a los videos subidos por algunas amigas en sus muros de facebook, pese a que cuando la gente hablaba de Francisca Valenzuela decía «ay, pero si es igual a Fiona Apple». Pese a eso, su nombre se movía en quién sabe qué catálogo de asuntos que no me interesaba ahondar. Hasta me caía mal el nombre.

Entonces llegó el día en que bajé The Idler Wheel is Wiser Than the Driver of the Screw, seguramente gracias al elogioso post de Paty Leiva hace un tiempo. Entonces pensé que jamás me aprendería
el título, que quizás se perdería entre las carpetas desordenadas de mi computador. Pero no, la señorita Apple dijo no.

Empecé primero con Valentine, una palabra que me recordaba esa parte de Hamlet donde Ofelia recita un poema “To-morrow is Saint Valentine’s day / All in the morning betime / And I a maid at your window / To be your Valentine.” ¿Qué quería decir Valentine?, pensé. Enamorada, respondía Fiona Apple.

Valentine es la última canción de la trilogía perfecta con la que empieza su últimoprimer disco. La trilogía comienza con Every single night, perfecta porque cambia ingeniosamente fight con alright y así la canción cambia por completo. Esa duda es la que se diluye en la siguiente canción, Daredevil «búscame /mírame mírame mírame mírame / yo soy todos los peces en el mar» Debe haber una palabra en alemán para ese sentimiento soberbio posterior a un quiebre, ese sentimiento donde uno quiere creer que será mejor que todo lo que la antigua amante pueda encontrar. En inglés es una canción y se llama Daredevil.

Pero el disco sigue, y uno se pierde entre las canciones como si estuviera metido en un matorral, porque no sabe si las anteriores eran tan perfectas que quizás hay que volver a escucharlas, o hay que
seguir, forzarse a seguir. Esa sensación se confirma en Jonathan, quizás la mejor canción de desamor del disco «Jonathan / llévame a Coney Island / llévame en tren / no quiero hablar de nada, Jonathan / de nada», y vuelve a aparecer en Peryphery, una respuesta velada al espíritu del The Suburbs «hacen buenas fiestas allí / esos idiotas periféricos.»

Hay, fuera de esas canciones, una que merece un párrafo aparte y que siempre me recordará mi primer disco de Fiona Apple. Left Alone es el quinto track, comienza con una batería en soledad y sigue con un piano
y sigue con la voz de la señorita Apple diciendo «cómo puedo pedirle a alguien que me ame / si solo ruego / porque me dejen sola». La canción tiene mejores frases pero me costó traducirlas, así que les dejo esa,
como el bosquejo de esa canción y ese disco perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>