La boca roja: más que maquillaje

Publicado el Jueves 21 de junio de 2012 | 108 comentarios | Archivado en : OPINIÓN, OTROS, VIDA


por Eleonora Aldea

Me encanta pintarme la boca roja. Bien bien roja. Rojo furioso. A veces no me hago nada más, simplemente me pinto la boca roja y me siento lista para salir. Y me he dado cuenta de que es más que algo simplemente estético. Se ve bonito, sí, pero va más allá de lo simplemente bonito: se ve poderoso. La boca roja es un símbolo indudable de feminidad y sensualidad (sexualidad incluso). ¿Las geishas? Boca roja. ¿Lolita? Boca roja. ¿Marilyn? Boca roja. Hasta en los posters de True Blood, la boca roja. Y en todos los casos simbolizan una especie de poder, de atracción, pero también de un poco de peligro.

No sé si logro explicarme bien y en estos casos siempre es mejor recurrir a lo que se siente y no a lo que se piensa: no sé muy bien por qué, pero cada vez que me pinto la boca roja me siento más confiada, más sexy, más misteriosa. Cada vez que veo a una mujer con boca roja, inmediatamente mi mirada se siente atraída hacia ella, y me parece interesante.

Ahora, lógicamente hablo de una boca roja bien hecha, porque también hay ocasiones en las que fácilmente uno puede parecer payaso. Por eso además de la “reflexión” sobre la boca roja les dejo acá un tutorial que encontré muy bueno, hecho por las secas de Rookie, en las que una jovencita explica cómo se pinta la boca muy roja para que le dure todo el día. Díganme si no se ve bacán ella, con su voz ronca y su boca roja. Una Lolita cualquiera.

How to Wear Red Lipstick from Rookie on Vimeo.

Deja tu comentario