Películas que es mejor no volver a ver

Publicado el Martes 22 de mayo de 2012 | 47 comentarios | Archivado en : CINE

por Paty Leiva

Nos pilló una de las repeticiones de Breakfast Club (El Club de los Cinco) en casa de unos amigos, y junto con mirarla atentamente recordando los nombres de los actores y de las otras películas de John Hughes, nos reímos un poco de la inocencia que teníamos al verla por primera vez, y también comentamos lo cliché de algunos diálogos, los gestos, los estereotipos, la edad de los actores que eran supuestos escolares y los bailes en los “momentos videoclip” de la tan entrañable película.

Con los comentarios me puse a pensar en que quizás hay películas que no hay que volver a ver después de pasados muchos años. Películas que encontramos increíbles en su momento y que por cupa del paso del tiempo quizás encontraremos fomes, ñoñas o simplemente decepcionantes.

No me pasó con Generación Perdida, por ejemplo, porque la sigo encontrando bacán y la veo cada cierto tiempo, pero tengo miedo de ver Cuenta Conmigo otra vez, por temor a estropear mi recuerdo.

Será que hay una fórmula indefinible que marca lo que será bueno para siempre y lo que se añeja y se arruina? Será que si las vemos constantemente van envejeciendo con nosotros y no vamos notando su edad?

Hace mucho tiempo hicimos un post que hablaba de Melody, una historia de amor de niños, y la cantidad de comentarios nos convenció de que fue algo que dejó una gran huella, especialmente a los que se identificaron con la historia porque la recordaban con mucho cariño.

Quizás las viejas películas son como viejos amigos, y están los que crecen con uno y los que te vuelves a encontrar en facebook dándote cuenta de que lo que tanto los unía no existe más y ya no tienen nada en común.

Por eso no deja de hacer sentido la frase que mi amigo Diego me recordó el otro día al mostrar la caja del dvd de Cuenta Conmigo:

“Nunca volví a tener amigos como aquellos de cuando tenía 12 años.
Alguien los tiene?”

Deja tu comentario