Los abusos de las isapres

Publicado el Miércoles 30 de mayo de 2012 | 180 comentarios | Archivado en : SOCIEDAD


por Asenji

Empecé a trabajar hace 6 años y desde que me inicié laboralmente como Periodista no tenía idea de lo que era una isapre y una afp, ya que siempre mis papás fueron los que se encargaron del tema.

Cuando comencé a trabajar entré a Fonasa, porque sencillamente con el sueldo que tenía no me alcanzaba un plan de salud que cubriera lo básico para estar tranquila y segura. A los meses de estar trabajando me apareció una lesión en mi rodilla y me tuve que hacer una resonancia magnética para saber qué era lo que me causaba la molestia. Y fue ahí donde conocí el mundo real: Tuve que pagar 120 mil por un examen por estar en Fonasa. Casi me muero. Mi saldo de cuenta vista quedo en 0.

Luego de investigar y averiguar por qué era tan caro pasé por una oficina de una isapre a preguntar por el valor del examen millonario y me dijeron que me hubiese salido 30 mil. Casi me da un infarto. Boté 90 mil pesos!!!!! Y fue en ese mismo momento que tomé la decisión de entrar al mundo de las isapres en pro de mi rodilla. Pero no fue la solución ya que entré al sistema privado con preexistencia médica, es decir, cualquier cosa que me pase en esa rodilla no me cubre nada. ¡Chan!

Es por todo esto que me animé el domingo a ver el capítulo de Informe Especial sobre los abusos de las isapres para ver el foco del reportaje y a la vez reconfirmar mi decepción infinita por el sistema de salud que tenemos hoy en nuestro país.

Informe Especial comprobó in-situ lo que hoy pasa en las oficinas de cada una de las isapres cuando una persona está buscando cobertura médica. Con diferentes perfiles comprobó el rumor de la discriminación que impera hoy en el sistema. Una mujer de 30 años con excelente estado de salud debía pagar 105 mil por atenderse en una clínica de prestigio, en cambio, un hombre de 35 años, medio gordito y con vida sedentaria con pagar 40 mil app tenía cobertura total en una de las mejores clínicas de Santiago.

Y esto no es todo. Lo terrible es que los mismos dueños de las isapres ¡son los dueños de las clínicas! Es decir, nuestro dinero se maneja entre las mismas manos.

Claramente mi opinión se confirmó: a nosotrAs, sí, nosotrAs, mujeres en edad fértil, nos joden y nos re joden con los planes de salud. Nos cobran 3 veces más que los hombres y no nos cubren el 100% sino que sólo el 90%.

Los otros perjudicados son las personas mayores de 55 años. Simplemente no los dejan entrar porque son caros y proclives a tener enfermedades. ¡Vergonzoso!

Sería importante que las autoridades se dieran un tiempo para fiscalizar el sistema de salud. Es demasiado discriminatorio. ¡Hay que hacer algo! Estoy demasiado de acuerdo que nuestro país necesita ya una #nuevaleydeisapres.

Les dejo el link del reportaje para que lo vean y analicen lo que pasa todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>