Las frases en los libros de Lorrie Moore

290


por Cristóbal Carrasco*

¿Qué hace uno con las frases que quita de los libros? ¿las anota? ¿las hace suyas? ¿Qué hacer, por ejemplo, con una frase como “por lo general la gente no era mapas de carreteras”? ¿O con “¿Los hermanos…? Ellos no están preocupados, por ti”?

Supongo que comencé a preguntarme eso cuando anoté frases del último libro de la escritora estadounidense Lorrie Moore. Porque algo uno tiene que hacer con ellas, ¿no? No es cosa de encontrarlas lindas y ya, escribirlas en una libreta para desarrollar la caligrafía. A veces, pensaba que esas frases podían ayudarme a descifrar cómo debía ser. Por lo general, tiendo a creer que lo que los demás me dicen es cierto. Y si está en un libro, más aún.

Lorrie Moore tiene muchas frases para anotar, y quizás por eso me he convertido, en este último tiempo, en una persona que vive como las frases de Lorrie Moore. O que intenta serlo al menos. Le he hecho caso a medida que anoto sus frases y quizás, algún día, me convierta en uno de sus personajes.

El último libro de Lorrie Moore se llama Al pie de la escalera. Es una novela sobre una chica universitaria que comienza a trabajar como niñera. Como en la novela no pasa mucho, uno termina encariñándose con la protagonista solo por las frases que lanza. La terminamos queriendo porque es graciosa. O “perspicaz”, como ese adjetivo que usa Julie Andrews en Mary Poppins.

Lorrie Moore es así en todos sus libros. Quizás ya hayan escuchado de ella. Escribió en los años ochenta un libro de relatos llamado Autoayuda. Escribió más libros de relatos en los años siguientes. Libros que pueden encontrar en librerías de San Diego porque, afortunadamente, la tradujeron muy pronto al español. No tenemos la misma suerte con otras escritoras norteamericanas. Pero quizás no la necesitemos. Quizás solo necesitemos a Lorrie Moore.

Así que búsquenla. Lean este relato que tradujeron en la revista Hermano Cerdo. Saquen sus libros de las bibliotecas. Y anoten sus frases. Y sean como sus frases.

*zancudo invitado

Foto: Mariana y punto

11 COMENTARIOS

  1. para mi antes era casi un hobbie anotar frases de libros, por lo general eran un poco existencialistas y tambien pensaba que tal vez me podrìan servir para decifrar còmo debìa ser o vivir, despuès me fui diversificando y empecè a notar en mi cuadernito frases romanticas o poemas y distintas cosas, era màs que nada porque las encontraba lindas y algunas me llegaban.
    leì una parte del relato traducido que dejan y la verdad no quise seguir leyendo porque me aburriò un poco…

  2. Siempre anoto frases de libros, canciones, peliculas, revistas, cuentos, relatos o que veo en internet. Tengo libretas, cuadernos, papeles y hasta las murallas de mi pieza estan rayadas con frases. ME gustan, y casi siempre, por algun motivo desconocido, escuchas la frase perfecta en el momento indicado.

  3. yo tengo un libro de citas literarias. y un archivo en word con palabras que me gustan o que no conocía, así que tu post me interpreta, cris.

  4. Yo también anoto las frases de los libros, las que me representan, las que me gustaría decir, las entretenidas, las que quiero que alguien me diga alguna vez…. etc

  5. o el hecho de releer… la insoportable levedad del ser a los 15 y a los 29 se siente eternamente diferente.

    las frases van cobrando significados, mas que por el querer ser si no que por el momento presente.

  6. si concuerdo muchas frases de libros me ayudaron mucho, las anoto una vez hice un no regalo de cumple preste un libro donde marque todas las frases que me ayudaron a ser quien soy ,junto con un destacador diferente al que yo use, cuando lo recibi de vuelta vi lo que esta otra persona atesoró y destaco para mi en el mismo libro y como otra frases estaban sobre destacada, quiza a ustedes piensen que estuvo mal por las marcas en las hojas pero para mi fue más lindo he importante aun ese libro el cual hasta el dia de hoy atesoro. shif.

  7. Me encanta anotar frases de los libros, cosas que dice la gente o las canciones, es tan lindo leer algo que te da luz para algún problema particular, o solo leer algo que te gustó…
    No conozco esa escritora, ya la compraré…
    Gracias zancudo!…

  8. No hago nada con ellas. No las escribo, me siento una ladrona subrayando el trabajo de otro. Pero cuando se me quedan pegadas, no puedo evitar el notarlas en los bordes de todos mi cuadernos y darles vueltas y más vueltas.

  9. Montaigne escribia las citas que le gustaban en un cuaderno (era comun en la epoca) y posteriormente comenzo a reflexionar a partir de las citas y asi nacio el ensayo 🙂

Dejar una respuesta