Las maravillas del Centro Patrimonial Recoleta Dominica

Publicado el Viernes 13 de abril de 2012 | 11 comentarios | Archivado en : ARTES


por Mariana y punto

Hace poco fui a conocer el Centro Patrimonial Recoleta Dominica y quedé deslumbrada con lo que se puede ver ahí adentro, escondido a pasos de la estación de metro Cerro Blanco, en plena calle Recoleta.

Esta construcción solía ser una iglesia (construida en honor a Pío IX, quien estuvo en Chile mucho antes de ser Papa) y un claustro de la orden Dominica, donde sólo vivían hombres. Cuando quedaban sólo 4 curas de la orden, ésta entregó en comodato a la Dibam el gran y precioso espacio que está al lado de la iglesia, que es un edificio que me recordó mucho al Campus Oriente de la Universidad Católica (uno de mis lugares preferidos de Santiago).

A la Recoleta Dominica se puede entrar gratis, y vale la pena hacerlo aunque sea para aprovechar la hora de almuerzo para caminar por sus patios interiores, llenos de plantas y con bancos para sentarse.

Es precioso, y eso que las mejores maravillas están detrás de las puertas:

Museo de Artes Decorativas

Antiguamente estaba en las Casas de Lo Matta y desde 2005 está ubicado acá; la mayoría de los objetos expuestos son de la colección Garcés, cuyo dueño la entregó con la esperanza de que justamente con ella se conformara el primer museo de artes decorativas de Chile. Entre los objetos que más me gustaron de la colección permanente están las peinetas de carey, cosas de filigrana, porcelanas y las cerámicas de Lota (que tuvieron su apogeo en los años 40 y 50, tanto así que en su momento hasta las bancas de la plaza de Lota eran de cerámica!).
Hasta el 22 de julio, además, tienen una exposición temporal dedicada al oriente.
Abre de martes a viernes de 10 a 17.30 horas, y sábado, domingo y festivos de 10.30 a 14 horas.

Biblioteca Patrimonial

Es realmente sobrecogedora. Nunca me habría imaginado que detrás de una de esas puertas blancas que dan a los pasillos interiores me encontraría con la biblioteca más linda que he visto (más incluso que las de la Biblioteca Nacional). Quizás no se nota en la foto, pero entrar es alucinante por lo inesperado, el olor a libro antiguo, y la poca pretensión del lugar (no es tan rococó, y sin embargo es hermosa). Los libros los puede consultar cualquier persona mayor de 18 años, y si son muy delicados te pasan guantes especiales para hacerlo.
El horario de la biblioteca como museo es de martes a viernes de 10 a 17.30 horas y sábados, domingos y festivos de 10.30 a 14.30 horas; el horario de la sala de lectura es de lunes a viernes de 9.30 a 13 horas y de 15 a 17 horas.

Deja tu comentario