La Señora Carmen que todos tenemos cerca

188


por Andrea Lagos

Escribo esto porque murió la tía que nos alimentaba en Periodismo de la Chile, la señora Carmen. Administró la escuela de Belgrado hasta que la carrera se cambió a Macul. Luego siguió dándole con el negocio de los casinos en la Facultad de Filosofía y Humanidades. Siempre la secundó “La Mary”, su brazo derecho, a quien nunca su labio leporino ya reparado, le impidió llamar a gritos a los alumnos, para avisarles que “estaba listo el almuerzo”. Eran una yunta de amigas más que jefa y patrona.

Comíamos muy bien: lentejas con tremendos bistecs, vegetarianos no sólo hechos de lechuga (en tiempos en que ser vegetariano era ser un poco el bicho raro) y pedidos especiales como un pan con queso y palta como pedía el periodista que ahora se hace llamar @viejocualido en twitter.

No hay ni un alumno de periodismo de la Chile que no haya comido de la generosidad de la señora Carmen. No sé si ganaría plata, porque la verdad, los platos eran un lujo para la luca que cobraba. También había un cuaderno de almuerzos fiados. Sus tazones de leche con chocolate eran mundiales, sus italianos mejores que en el Dominó, y esas tostadas con mantequilla no podría olvidarlas con facilidad. Como si no bastara, hacía donaciones cuando nos tomábamos la Escuela para protestar por todo lo malo de la institución.

Quizás todas ustedes tengan una señora Carmen en la memoria. Una doña del casino en la universidad donde estudian o una cocinera en el trabajo donde se ganan los porotos. Todas esas mujeres silenciosamente nos dan una lección de dignidad social en cada cucharada.

83 COMENTARIOS

  1. Yo creo que finalizar el post con eso de “lección de dignidad social” como que sobró un poco… Tan clasista (para arriba y para abajo) que están los post en Zancada…

  2. En mi facultad hay 3 sras que llevan (llevaban) la fotocopiadora: la Nancy, la Susy y la Magaly!!! Eran lo máximo, ases de las fotocopias, casi que se sabían con qué profesor tenían los alumnos y le entregaban el pack de cada curso!

  3. en mi facultad no había muchas señoras Carmen, pero sí había siempre una tía (variable) que era buena voluntad en el casino. Esas que más que entregar comida, entregaban cariño y una sonrisa honesta. 🙂

  4. Solo entro a decir que esos porotos me han hecho agua la boca cada vez que los miro!!!

    y nunca tuve alguien asi en donde he estudiado, a lo mas recuerdo las marraquetas con mayo que costaban $100 cuando iba en la media y que me encantaban … y cuando intento replicar eso en mi casa, me da asco no mas, jajaja

    • Yo vi la foto de esos porotos, y fui corriendo al freezer a comprobar mi tincada…y BIEN CTM!!! había una fuente de porotos congelados jojojojo.
      Y justo hoy que ando con una paja mutante de cocinar (cuéntate una de vaqueros)

    • Leyendo el post me di cuenta que siempre crei que Filosofía no tenía casino. yo comía donde unos tatitas amorosos en un casino cerca de Bachillerato pero que cerraron su kisoko por culpa de los de periodismo (casino de JGM) donde la comida era rica, pero eran medios negreros sus administradores

  5. el casino de mi U siempre fue penca pero tuvinos un semestre de gloria con un caballero que por lo que dices en la nota era igual a esta señora.. con decirte que un dia de inviernos nos hizo huevos a la copa con marraqueta tostada a mi y una amiga.. estabamos en la gloria!!! el casino pasaba lleno tenia almuerzos para todos!!! rico rico

    en mi U como eran unos buitres decidieron cobrarle mas y el señor tuvo que dejarnos,,, volvio la vieja de antes y el casino se vacio de nuevo

  6. Las señoras del casino de la Usach eran unas brujas, al menos en mi tiempo, no así los tíos que nos recontra llenaban las bandejas para que pudiésemos como 3 de un sólo plato. Y tampoco entendí lo de la dignidad social.

    • Lo bonito de Gomez Millas es precisamente eso. Que uno conoce a la gente del casino, de la fotocopia (Un clásico los chunchos y la lata en Sociales), al tío de la portería, a los locos de computación, a los guardias, al tío jardinero que corre la manguera cuando uno viene ppara no mojarte…
      Es bacán, porque aunque uno a veces no se sepa todos los nombre ni ellos los de uno, siempre se saludan con cariño y siempre saben qué necesitas!
      Más de alguna vez me salvó mi amigo Rulo de computación, que me sumó un par de hojitas a mi cuenta para poder imprimir cuando estaba urgida. <3

      Recuerdo un par de meses que estuve trabajando en San Joaquín y me daba lata que no ocurría lo mismo, por lo menos lo que yo pude ver en la cotidianeidad, pero habían afiches por todos lados para donarle a los auxiliares unas cajas de mercadería, porque era Navidad.

      No sé en verdad qué vale más, pero no me gustó mucho -ni me gusta en realidad- el tema de la caridad.

  7. Me pareció, por un momento, estar leyendo “no es ná la feria” y un “homenaje a…”
    Aprovecho de hacer mi homenaje a las tías del casino de FyH, Lo más rico, al mejor precio…y con harto cariño 😉

  8. Yo me acuerdo del Aiep de miguel claro, años 98-2000, antes que lo comprara la andres bello. Como olvidar a la vieja culiá del casino. Atendia horrible, tenia como 4 mini kuky a 300 pesos, en hacer un cafe perdias todo el recreo y llevabas atrasado a clases. uf carera, lenta y pesá, un amor la vieja de mierda.

  9. Me llama la atención la virulencia de algunos comentarios. Este es un post desde lo emocional, no desde la arenga política o el discurso. Y si así lo fuera, qué tanto. Reconocer a personas que fueron parte de nuestra vida, aunque sea en un rol secundario o poco visto, es siempre de gente grande. Sin conocer a la señora Carmen, siento su muerte.

  10. Me he dado cuenta de que en todas mis pegas,hago buenas migas con las señoras que hacen el aseo. En fin, la última, la Sra. Patty, cada vez que hacía humitas o pastel de choclo, me traía. Muy rico todo y con un sabor de cariño por uno que no sé de dónde lo sacaba, ya que soy bueno para agarrar para el fideo a todos. Creo que eso engancha, pero tienes razón en que no podemos olvidarnos de quienes nos alimentan, muchas veces, desde el anonimato. ¡Grande Sra. Patricia Vidal!!

  11. Primero decirles que me encantó el post. Cuando intenté recordar a las señoras Carmen de mi vida, recordé a la Kika, que era la señora que atendía el kiosco de mi colegio. Ella ofrecía almuerzo antes de la época de los casinos más top, y atendía a los niños/as que estaban becados en el colegio. Había dos tipos de almuerzo, uno más caro, con postre y con bebida; y otro que era el plato único. Éramos varios los que algunos días no podíamos pagar el almuerzo más abundante, y la Kika con su buena onda, nos regaloneaba con postre, bebida y repetición para los más comilones. Qué lindo recordar esas historias 🙂

  12. Quizás no alcancé a conocer la mano de la señora Carmen, pero no encontraba que la comida del ICEI fuera tan bacán… En los 6 años que estuve ahí lo que más me gustaba eran los sandwiches del kiosco en la entrada de Las Encinas y el casino de Filo.

  13. El maestro del casino de mi escuela era tan, pero tan buena onda que conocía las mañas de todos los que almorzábamos regularmente. A una amiga le hacía platos vegetarianos bacanes, nos hacía unas empanadas mortales, a otro amigo le repetía el plato y a mí le sacaba todas las arvejas ¡al pollo arvejado!, jajajajajajaja. Grande maestro!!!!!

  14. ujjjj noo… odio los porotos con rienda! es el peor sacrificio que pueden hacer con los tallarines, hasta en tortilla los aguanto pero con porotos.. mal!

  15. yo estudiaba bachillerato en JGM y siempre iba a comer a filosofia, era tan tierna la tía, ademas la comida era rica y muy grande la porción , también los pasteles que hacían eran deliciosos, siempre recordaré sus almuerzos y amabilidad .

  16. Que triste, las personas valiosas se van y los penca quedan en el congreso . Ella regalaba comida a los que quedaban sin beca. Yo creo que solo gano plata para comer y dar a los demás.

  17. Yo a quien recuerdo con mucho cariño era a la tía del pequeño casino que había en la carrera de mi mamá, ella entro a la U cuando yo tenía 4 años, así que fueron muchas las mañanas o tardes que me pasé en el casinito bajo los cuidados de la tía mientras mi mama estaba en clases o en prueba, y yo haciendo las tareas o jugando con la hija de la señora, muy cariñosa 🙂 de la comida no me acuerdo mucho eso sí :S

  18. Yo tengo una señora Carmen, es la nana que crió a mi hermana chica (que ya es grande) y hasta el día de hoy es parte de nuestra familia…. Ya van mas de 17 años con nosotros la adoramos, es como la abuela que no tuvimos y cocina taan ricooo!!!

  19. Andrea, qué delicado detalle sobre Mary.
    Mi impresión como allegado de la escuela de ustedes es que la sra Carmen les daba la reconfortante seguridad del alimento, para los flacos proyectos de periodistas; las chicas de otras ciudades del norte y del sur; quienes podían compartir lo que tenían y quienes compartían una sonrisa o su idea; o quienes pasaban todo el día en la U arreglando los desperfectos del mundo.
    La dignidad social de ella fue entender, pienso, que estudiantes insolentes, callados, temerosos, aproblemados, alegres o tristres, todos necesitan en algun minuto ser iguales. Los secretos íntimos -esos también cotidianos- de varios profesionales humanistas se fueron con ella. Creo que los recuerdos son parte de nuestro alimento y la sra Carmen sigue llenando de energía la vida de sus estudiantes.

  20. Que curiosamente gracioso… “Las señoras Carmen”

    Este post parece escrito por una de las mas siuticas señoras de la pelicula “The Help”, Despues de haber leido el libro tal.

    La “Señora Carmen” parece que era una artista culinaria, debio ser menos bonachona y haberte cobrado mas caro por esas delicias.

  21. Qué le pasa a este blog??? .. si no le gusta cómo escriben las niñas dueñas de zancada, nadie te obliga a leerlo…
    Lo más feo que leí fu que “que pena que sea periodista y escriba estos articulos”… QUE BUENO que sea periodista y escriba sobre este tipo de temas, que bueno que no haya sido atrapada por la farandula, que bueno que se haga un tiempo y de alguna forma le haga un reconocimiento a la sra de su facultad que le trabajó ahi siempre y probablemente con cada gigante plato de comida le haya dado una sonrisa.
    En mi U, las tías de las empanadas de deportes son las mejores.. se preocupan cuando no he comido, me guardan empanadas a pesar de filas gigantes y me cuidan, porque cada día al comprar un almuerzo nos preguntamos sinceramente “¿Cómo está?”…. y ESO es lo importante del post…
    un reconocimiento a una persona que hoy no está en este plano de la vida pero que fue parte de tu diario vivir un montón de tiempo…

  22. que pesadas y desatinadas las que postean de esa manera frente a un post tan emotivo, sobre todo porque se está hablando de la vida de una persona que ya no está con nosotros.

  23. Ma llamó la atencion los comentarios tan pesados y la descalificacion de las “comunachas”, que onda, no hemos aprendido nada de la historia, por favor. Y el respeto a los otros y otras…

  24. Se murio la Sra. Carmen??????????
    que le paso??????????
    yo estudie Psicologia y el casino de Periodismo la llevaba!!!!
    mi mejor recuerdo de esos almuerzos era el jugo natural, que lo encontraba todo un lujo considerando lo barato del almuerzo…

    Que lindos recuerdos!!!

  25. Ahora es super cool hablar de la dignidad social…free education y bla bla…obvio que hay gente con hartas ideas…pero otros simplemente era por moda…hasta lo guachaca está de moda…y la entrada a la cumbre guachaca está a 7 lucas….super popularsss

  26. I used to be suggested this web site through my cousin. I
    am no longer sure whether or not this publish is written through him as
    no one else understand such designated approximately my difficulty.

    You are amazing! Thank you!

Dejar una respuesta