El catre nuestro de cada día

729


por Japi Jane*, Foto: Eleonora Aldea

Sobre el colchón amamos. También descansamos, comemos, leemos, peleamos, flojeamos. Pero ante todo, amamos. Pasamos un tercio de nuestras vidas entre sábanas así que más vale invertir en fibras de buena calidad, almohadas que no se hundan, colchones que aguanten el amor, respaldos que no se meneen tanto.

Aquí una lista de los básicos a la hora de revolcarse en el colchón:

Cojines: Puedes encajarlos en tu cola para levantar la cadera o ponerla en un ángulo que quede más tentador. Hay quienes los usan en las rodillas cuando se ponen a lo perrito y otras para auto regalarse un orgasmo. Todo sirve.

Respaldo: Agárrate de él cuando entres en acción. Así controlarás las embestidas y el vaivén de la penetración. Puede ser también un soporte para una pierna cuando tengas sexo de pie. O para atar las manos, como un jugueteo consentido por ambos.
Vaso de agua del velador: un trago para refrescarnos y seguir en la batalla. Cuando hace calor, unas gotitas en su vientre, las bebes y lo pones loquito. O para cambiar de sabor cuando quieres besar allá abajo. O simplemente para cambiar de temperatura los besos y la lengua.

Lámparas, velas: las luces cálidas e indirectas y tenues son maravillosas para crear una atmósfera de “sácame la ropa por favor”.

Música: Un play list amoroso que te prenda, que los prenda, puede ser una buena idea. Durante el día se pueden regalar canciones mutuamente. Así, cuando cae la noche le ponen play a todo el mambo.

Olores: qué maravilla ese olor que queda aún cuando el amante se fue. Disfruta el olor a cuerpo humano, sin perfumes, que es lo más afrodisíaco que hay.

Pijamas: Los hay para dormir y los hay para seducir. No confundir. Puedes tener tu pijama de polar a mano o también ese harapiento que te encanta, pero cuando quieras sacudir el colchón con ganas, elige un camisa sexy que te acomode. No necesariamente el prototipo de la mina con ligas, sino lo que tu consideres sensual y provocador. Hay tantas para elegir como mujeres en esta tierra.

Lecturas: Deja en tu mesita de noche, cómic porno o un Kamasutra ilustrado. Será una indirecta muy directa que hará volar las páginas.

¡Qué ganas de ir a la cama! ¿No?

* Este post fue publicado en Japi Blog

COMPARTIR
Artículo anteriorDebi Nova en Chile
Artículo siguienteThe Exploding Girl

20 COMENTARIOS

  1. Haha esta tchori el post pero no me sirve. Siempre soy la invitada. Nunca invito a nadie a mi cama, me carga. Así puedo irme a la hora que quiera y evitar lo incomodo que es echar a alguien que se quiere quedar a dormir.

  2. Ajaja que verdad lo del agua!! después de varias experiencias de deshidratación intensa aprendí que antes de ir al motel es sagrada la botellita de agua!!! jaja
    Si po, cuando no hay una cama propia para difrutar, hay que aplicar motel nomás, y ahí todo el post se va a las pailas pero imaginar es gratis!!!

  3. Encuentro tan siúticos o apartados de la realidad estos post, qué es eso de “regalarse una canción”. No sé si eso lo hacen las parejas, pero en mi caso … estoy con alguien y nos vemos sólo para “encontrarnos” jajajajaja. En el caso del uso de velas, no soy capaz, me da miedo que ocurra un accidente.
    Ah! los encuentros son en mi casa, si me involucro con alguien, es con una persona especial e importante par mí, por lo que prefiéro quedarme con los bellos recuerdos en mi hogar.

    • la verda es que yo tb encuentro un poco “siuticos o alejados de la realidad” estos post, se me imaginan cosas que solo he visto en peliculas o series gringas …
      pero da igual que más da imaginar un poco si al final esto es como leer cosmo

  4. chuta, mi respaldo es de tablon lsdo, asi que no sirve para nada de los sugerido… menos pa poner una pata…¿como? te paras arriba de la cama, equilibrandose entre el movimiento de los resortes pones una pata en el respaldo y ¡accion!… al tercer gualetazo acabas desnucada el el piso luego de perder el balance arriba del colchón… ¿se referirà a los respaldos que van a los pies de algunas camas? igual… hay que ser bien flexible para eso….

  5. ah que son fomes, me encanto el post, me hizo recordar momentos ricos y me dieron ganas de saltar a la cama y ponerme el cojín en la cola, como me enseño mi pololo, cosa que aumenta mucho el placer durante el sexo oral…

Dejar una respuesta