Waste Land: un grandioso documental

343


por Sur

En la última versión de SURDOCS vi Waste Land, un documental dirigido por Lucy Walker, nominado como mejor película en su género en los pasados Oscar, y que tiene como protagonistas a Vik Muniz, un artista plástico brasilero que goza del privilegio de ser el “mejor pagado de su país”, y a un grupo de hombres y mujeres que trabajan en el vertedero más grande del mundo llamado Jardim Gramacho y que está ubicado en Río de Janeiro.

Hace mucho tiempo que no me emocionaba tanto viendo una película. Realmente, me cuesta recordar la vez anterior que sentí lo que con Waste Land: ese gran nudote en la garganta que solo se quita pegando un grito.

Cuando la película lleva pocos minutos de exhibición el artista Vik Muniz hace un declaración de intenciones que me hizo pensar que la película sería algo diferente de lo que yo estaba esperando. En palabras simples, Muniz declara querer hacer algo que “le cambie la vida” a este grupo de personas. El problema, para mí, es que el mecanismo que él ha vislumbrado para ello me pareció un tanto ególatra, de una caridad pésimamente entendida…

Lo maravilloso es que a medida que la película avanza, que las relaciones se van estrechando, la idea inicial de Muniz va cambiando, se va transformando en algo inesperado que lo sorprende profundamente, lo mismo que a los catadores (recolectores de desechos reciclables) de Jardim Gramacho que de pronto se han visto involucrados en algo absolutamente fuera de contexto para ellos.

Para mí, la suma de momentos grandiosos es lo que convierte a esta película en lo que finalmente es: un testimonio documental muy potente, de una situación tan particular, pero que contiene elementos universales como la dignidad humana, la importancia de la organización social, el poder del arte, las injusticias sociales…

Me queda la tarea pendiente de ver otros documentales de la misma directora británica, sobre todo Blindsight y Countdown to zero.

4 COMENTARIOS

Dejar una respuesta