En los gustos (propios) no hay nada escrito

142


por Daniela Paz

En verano la palta es apetecida por muchos chilenos. Por eso me uní a la decisión de mi compañera de departamento que en esta época había que comerla a diario. Pero antes la palta me daba lo mismo, la comía cuando mucho en los completos y podía vivir perfectamente sin ella. Ahora sería imposible. Por esa razón y varias más es que supe que incluso en gustos propios no hay nada dicho.

Primero me pasó en la comida, antes no podía ni mirar la cebolla, ahora me encanta y se la pongo a las ensaladas, sánguches, carnes y lo que se me ocurra. Lo mismo me pasó con la mostaza, algunos quesos, el vino blanco y varios elementos que he ido incorporando a mis gustos culinarios.

También pasa con la ropa, los tacos de los que hemos hablado, antes los encontraba una tortura, ahora me encantan, las mini faldas, las blusas, el encaje y tantas cosas que con el tiempo he encontrado lindas.

Por eso, cuando uno piensa que ya sus gustos están definidos, no es tan así. Lo cierto es que sobre todas las cosas uno cualquier día cambia su opinión.

Foto: Mariana y punto

50 COMENTARIOS

  1. Me paso con las legumbres xD jajajajaj antes las odiaba! ahora soy de las pocas q come en mi casa, me encantan todas! aunque despues ande horriblemente hinchada 🙁

  2. Me pasó lo mismo con los zapallitos italianos. Cuando chica los odiaba, hasta que trabajando, un día en el casino sólo había zapallos italianos y no me quedó otra que comer y los encontré exquisitos. Ahora como siempre, menos en guiso. Con haaarto queso son deliciosos.

    Y me pasó también con el espumeante o espumante, como se diga. Yo tomo súper poco, no me gustan muchos tragos, pero le ido tomando el gusto al espumante y ya no lo encuentro tan wácala.

  3. Me pasa siempre, y ahora me está pasando con los tacos, la única vez que he usado fue para mi licenciatura de 4º medio, y par mi titulación, pero la prox semana tengo un matrimonio y me probé unos tacos -en realidad plataformas- y me veía wwaauuu!! jajajaj y no los encontré tan incomodos, creo que partiré con las plataformas! 😀
    A todo esto la palta es deliciosa yo no puedo vivir sin ella, lo otro que encontraba cero aporte era el yogur natural, pero ahora lo mezclo con frutas y queda delicioso!

  4. Siiii!!!, me paso con el Pesto.. antes ufff no me gustaba.. ahora la amo jijijiji
    a pololi… antes le cargaba la cerveza Quilmes ahora la busca cada vez en el supermercado jejejeje.

    Cariños.

  5. Que buen post! A mi desde hace un año más o menos me ha ido gustando esto de ir experimentando con sabores, así que me volví ultra fans de la cebolla, ajo y condimentos varios y antes la verdad es que no podía ni verlos. Yo creo que es parte de la personalidad cambiante del ser humano esto de ir reacomodando los gustos. Si no que fome sería que nos gustara eternamente algo sin mutar nunca no?.
    Saludos!

    • Hay gustos que son adquiridos, por ejemplo los quesos fuertes hay que aprender a comerlos, la mayoría de los niños no gustan de quesos olorosos y amargos pero con los años uno va aprendiendo a disfrutarlos y de hecho cada vez se aprecian mejor mientras más fuertes sean. Lo mismo pasa con el chocolate negro o las cervezas.

      • Sí, es verdad que algunos son adquiridos, el sushi también lo es, para mi siempre ha sido un deleite, pero tengo amigas que los han probado mil veces y hace muy poco les comenzó a gustar.
        A mi me pasó con el changle, hongo que crece en los bosques de Robles, antes su sola presencia era como “iiiuuugg”, pero un día mi mamá comenzó a prepararlo de diferentes formas y ahí me comencé a enamorar, ahora espero con ansias el otoño-invierno que es la temporada del changle.

        • Y alguien ha dicho lo contrario? Obvio que hay gustos que son adquiridos, pero para adquirirlo tiene que partir por nuestra decisión de intentar y querer adquirirlos
          Saludos.

  6. Siempre me pasa, primero con las legumbres, después con el vino, los quesos y los mariscos. Y con los deportes jaja que de ser una sedentaria de lo peor ahora me vengo al trabajo en bici y, peor aún, cuando pasan varios días en que no puedo venirme en bici me desespero. Quién lo diría.

  7. Mmmmm……en cuanto a la comida soy super mañosa, hay muy pocas cosas que han pasado de no gustarme a amar. Me paso hace mucho años con los pimientos, ahora me encantan. Me gustaría que me guste en plátano porque es cremoso y se pueden hacer hartas recetas con el pero no hay caso, no me gusta para nada, tampoco las legumbres.

    No soy muy de cambiar de opinión con facilidad, estoy tratando de pensar que cosas no me gustaban antes y ahora si y no se me ocurre nada….creo que mis gustos han variado muy poco con el tiempo.

    • Desde que tengo memoria he odiado los pimentones y todavía me pasa que aunque le hayan echado una tirita de pimentón a una olla enorme, yo detecto el sabor y en lo posible me niego a comer de esa comida. La mamá me dice que ella cuando chica era igual y que al crecer se le pasó (ahora come fuentes llenas de ensalada de pimentón), pero yo pienso que voy a necesitar más de una vida para tolerar siquiera el olor.

  8. Me ha pasado muchas veces….últimamente ando loca por las habas que antes no soportaba. También me pasó con el durazno-plátano (o blanquillo), que ahora encuentro muuuy rico y antes no podía ni ver jajaja y cuando chica AMABA el charquicán con cochayuyo, y ahora no lo soporto!
    Cada loco con su tema (/comida) 😀
    Que tengan una linda semana zancaditas!

  9. Yo para las comidas soy mañosa, aunque debo reconocer que algunos gustos me han cambiado de cuando era chica hasta ahora, con las legumbres por ejemplo, o las habas que antes no me gustaban nada, Lo que aùn no me gusta mucho es la carne, con eso como ue no hay caso., pero en una d esas en un tiempo màs me puede llegar a encantar.

  10. Me paso con varias cosas, como la acelga, el melón, el charquicán…un día ya de adulta les di una segunda oportunidad para descubrir si era solo una maña infundada o realmente no me gustaban y todo me quedo gustando… jijiii…
    Tb me paso lo inverso, cuando chica amaba la sandia y ahora, como q me da lo mismo, si puedo le hago el quite…

    Me pasa tb con la música y con la ropa, ahora uso y escucho cosas q hace unos años atrás habrían sido descartadas de una… igual creo q ahora me visto mucho mejor, creo q mis gustos se han ido refinando…

    Saludos!

  11. La piña, antes me gustaba igual, pero ahora no puede pasar un día sin que coma piña, me hice la costumbre de desayunar con piña y no se me quito más, antes lo había intentado con el pomelo pero después la gastritis no me la quitaba nadie.
    Ah y lo otro es el te verde, lo empecé tomando porque según mi mamá hacia bien pero lo odiaba, y ahora lo encuentro rico, aunque se que no es rico…o tal vez también sea costumbre.

  12. Mmm… me pasa lo mismo que a Mila, no soy de gustos cambiantes, todo lo contrario. Lo que me gusta en un inicio, es re poco probable que me deje de gustar y viceversa.
    Eso sí, que puede haber comida que me encante, pero mal preparada o con combinaciones que no estoy acostumbrada, no me la como por nada del mundo, por ejemplo la carne recocida o el pavo seco… O un sabor que destesté en el momento de probarla, aunque los ingredientes por separado me encantan: ostiones con salsa caliente agridulce… PUAJJJ… Estuve en un matri y durante el cocktail los sirvieron y como los ostiones me encantan, fui a comerlos con todo el entusiasmo y casi morí… Me lo tragué por educación, nada más…

    • uf me pasa lo mismo con los alimentos mal preparados, me cuesta mucho comer las cosas preparadas de forma diferente (según mis gustos mal) como un bistec recocido, arroz un poco duro, cosas con demasiada azucar, etc.
      Es que mi mamá cocina demasiado bien y yo he aprendido de ella entonces mi paladar es poco tolerante con los sabores imperfectos.

      • Aaaa te entiendo demasiado! Mi mama también cocina demasiado bien entonces cuando como lo mismo pero preparado de diferente manera o no tan perfect no me gusta para nada.

        Me acuerdo que tenia un pololo que su mama cocinaba rico pero hacia el pastel de choclo con azúcar y a mi me daba tanto asco que la primera vez que lo comí en su casa no pude ni fingir que me gustaba casi me morí haha, después me hacía pastel de choco especial sin azúcar haha =P

  13. Ay que tortura!! hasta hace 15 días la comía todos los días pero el pediatra de mi hijo me la prohibió 🙁 y el choclo, los porotos y un montón de cosas más.

  14. A mí de toda la vida me gusta la cebolla. Mi mamá me cuenta que cuando era chica (un año y medio más o menos) buscaba las cebollas en el cajón donde las dejaba, se la llevaba para que la pelara y lavara (chica pero no tonta) y me sentaba en la puerta de la casa a comerla, así, a mascadas, cual manzana, mientras la gente pasaba por la calle, me miraba y decía !!UUUyyyy la niñita come cebolla!! Ahora el único problema es que no me dejan comerla por el famoso colón irritable (pero de repente igual pascual y asumo las consecuencias)

  15. a mi me pasó con el sushi, la primera vez que lo probé me dio tanto asco, le tuve una mini fobia jajaja, pero a medida que fui probando me fue gustando y ahora me dan esos anotojos de sushi tal como me dan con las pizzas o completos . También con el zapallo italiano, no lo podía pasar, hasta que un día en la casa de una ex suegra tuve que comerlo callada y lo terminé disfrutando =).

    • AH jaja en la casa de la suegra! se de lo que hablas, la mía es cero talento para la cocina y tengo que aplicar mis dotes de actriz para poner cara de goce y decir que está rico jaja
      Me pasó lo mismo con el sushi, hace poco comí uno bien preparado y me encantó, pensaba que era pura pose los que decian que les gustaba, pero ahora les encontré razón.

  16. a mi no me gustaba el queso de cabra, ahora con orégano lo adoro =3

    el cochayuyo tb fue tema para mi cuando era chica, ahora mato por una ensalaita o un guiso

  17. mi gusto es unico y definido… como de todo!! incluso creo que comeria coles de brucsela si algun dia me la topo en un almuerzo… (y eso que las odio) y no se, la comida es tan linda =), jajajaja

    ademas todo depende de la preparacion…

  18. Yo igual creo que hay ciertos sabores que sólo se disfrutan cuando madura el sentido del gusto, si es que eso existe (sabores más invasivos, o picantes). Pero hay cosas q ya no me gustan y dudo q me gusten en algún momento: pimientos de todos colores, es especial el rojo me repugna, melón calameño (sólo lo comí pq a un pololo le gustaba), el pepino fruta, la leche (no así los postres de leche), el pepino ensalada (me gusta revuelto con otras cosas). Hay cosas que me parecian de mal aspecto y por eso no las comía, pero cuando las probe me gustaron mucho igual.

  19. De chica decía que la cebolla me daba dolor de cabeza (!?) y ahora la amo. Lo mismo con el ajo, que en mi casa no se comía y cuando me emparejé entró a mi vida. Cambia absolutamente el sabor de las cosas por algo más entretenido! Como que decía: esto era lo que hacía las cosas tan ricas!
    Cuando vivía en México era de las que pedía las cosas sin ají porque allá el ají es hardcore, y ahora que vivo en Chile pido todo con el ají más picante.
    Otras cosas que encuentro ricas ahora son la acelga, la berenjena, la lengua, las prietas. Con lo que nunca he podido es con el hígado de res.

  20. me paso con el zapallo italiano, el brocoli, arvejas, mariscos, acelga… ahora me doy cuenta que tenia un problema con las verduras jejej asi hay varias cosas que antes no podia ver y ahora no faltan en mi refri, que será?? por que los papas siempre terminan teniendo razon: ” no sabes lo que te pierdes” o “ya vas a aprender”

  21. A mi me gustan muchas cosas, sobre la de sabores fuertes y aliñados, pero que por el tema del colón les tuve que decir adiós. Entre ellas la palta, las legumbres, la cebolla, el cebollín, las mantequillas, las cremas, los helados muy cremosos, incluso el chocolate. (que fome mi vida)
    Igual confieso que hay cosas (chocolate y helados) que como igual aunque llegue doblada de dolor a la casa. (que chanchaaaaa)
    Saludos

  22. Mmmm…. Con los años aprendí que los vinos y las cervezas son exquisitas, también aprendí a comer quesos fuertes, antes sólo con el olor, ya me parecían asquerosos. Ahh!! Y el cambio mas grande fue mi gusto por la mostaza, hace un par de años no la podía ni ver, ahora me encanta!.
    También pasa al revés, de algo que me gustaba mucho a no gustar, por ejemplo con los asados, cuando chica me gustaban las parrilladas y esas cosas, desde hace poco mas de 6 años, el olor a carne o comerla no me gusta y cada vez este desagrado se ha ido generalizando en otras carnes, como el pollo y el pavo.
    Sobre el vestuario, durante mis años universitarios, juraba de guata que nunca me sacaría las zapatillas, ahora hace mas de 3 años que no me pongo unas, ahora las encuentro tan poco estéticas, ese fue todo un cambio de perceptual.
    Es extraño pensar sobre mis gustos como han cambiado =/

  23. A mi me pasó con el queso crema, no se por qué antes no lo soportaba y ahora no hay ocasión en que lo desaproveche jajaja también es común con ropa que miro y digo “jamás lo usaría” y bueno, termino con uno de esos en mi closet xD

  24. ..con los años,,asi como crecemos..las papilas gustativas van evolucionando ..cambian..por eso es que lo que no nos gustaba cuando niñ@s….ahora nos gusta….cuando me entere de eso…se me abrio un mundo..jajaj

  25. Cuándo era chica, era demasiado mañosa, de hecho tenía que ir al pediatra seguido para que me dieran vitaminas porque comía poco, ahora como de todo, antes odiaba los porotos y ahora me preparo para el trabajo, una vez por semana a lo menos, arroz integral con porotos negros o llamados “moros con cristianos”.

    Slds!!

  26. mmm… asi es la cosa con los gustos po…. y yo opino q igual podriamos proponer listas con alguno temas q nos interesen a las lectoras de zancada, yo tengo un par en mi mente, pero son un poco triple exis…se podra en zancada? digo yo…. no creo q sea la única con ciertas inquietudes rancias

  27. haaay sii a mi me paso con el tomate, antes no era mi favoritoa, pero ahora no como con todo; con el pan, el arroz, las legumbres, etc……
    Yo creo que los gustos van variando con la madures que uno haya adquiriendo o como se va sofisticando el paladar, empezando a conocer sabores que antes no los disgustaban nica, como el ají…..

  28. A mi me pasó con los vegetales! No me gustaba casi ninguno y para mala suerte mía, el primer año de universidad me fui a vivir con un tío vegetariano. Frente al hambre, comencé a comer verduras y ahora me gustan un montón que antes entre que no me agradaban y otras que no podía ni mirar: palmitos, lechugas, choclo, brocoli, zanahorias, morrones, espinacas, aceitunas y muchos otros.

    Aprendí que hay muchas cosas que no me gustan porque no he probado, así que ahora siempre tengo como meta incorporar un nuevo alimento a mis gustos.. actualmente estoy intentando adherir el tomate, ya lo paso en pebre y mezclado con otras cosas e intento que me guste así solito.

    Así pasaré por muuuuuuuuccchhhas verduras y frutas que me cargan y quizás algún día incluso llegue a comer palta, la cual ODIO.

  29. Me ha pasado solo con dos cosas: 1.- el sushi (si, ya sé que todo el mundo ama el sushi, pero yo lo odiaba), no sé en que momento me empezó a gustar, y cada cierto tiempo me dá mucho antojo de sushi. Y, 2.- las prietas, que en algún momento de mi niñez las probé y hasta me dieron asco, pero ahora no sé como las pido cada vez que hay en algún asado.

  30. Me paso lo mismo, antes la palta para mí era sinónimo de “pan”

    pan con palta
    pan de completo con palta
    más pan con palta…..

    Y ahora no, ahora lo uso en los almuerzos, a parte llena un montón :), es rico y saludable, además acompaña super bien las otras ensaladas, igual que los palmitos, antes los usaba solo para canapés, y ahora lo agrego al resto de la ensalada del almuerzo =P

  31. Es verdad. Es un hecho que todo el mundo es diferente.
    Es una prueba más de que el cerebro es “elástico” y que cambiamos, a través de los años, a veces, drásticamente de opiniones y gustos. A mi me cargaba la mostaza y ahora me encanta (claro igual depende mucho de la marca y eso, la JB la sigo odiando igual no más). También es interesante y creo que le pasa a varias personas, que a medida que hacemos “dietas” o almenos lo intentamos, se unen a nuestra lista de comidas que no nos gustan, alimentos que a veces nos prohíben éstas mismas. Por ejemplo, el tomate (que la mayoría de las veces lo restringen en dietas para diabéticos), simplemente ya no me gusta y fue un alivio en realidad, porque hincha bastante, jajaja.
    Saludos!

Dejar una respuesta