La película After Life y la elección de un momento

711


por Sole Camponovo

Deben haber pasado ya unos 10 años desde que vi After Life, no estoy segura si en el desaparecido cine AIEP que quedaba en Manuel Montt o en una sala enana del Palacio de Rioja en Viña. Desde entonces, cada cierto tiempo merodea por mi cabeza. Esta semana me he acordado mucho de ella porque vi un trailer de otra película del mismo director, Hirokazu Koreeda.

After Life es una producción japonesa de 1998, que en su lengua original se llama Vida Maravillosa, nombre que creo le queda mejor que Después de la vida. La película transcurre en un lugar al que llegas cuando mueres, antes de partir a la vida eterna. Este espacio no es un lugar onírico, ni fantástico, es una casa “normal”, como en la realidad. En este recinto la gente tiene un tiempo determinado para elegir el único recuerdo que podrán llevarse a toda la eternidad.

Para poder escoger ese recuerdo las personas trabajan con un equipo de funcionarios que los guían en el proceso y ayudan a recrear ese momento, para luego grabarlo y entregárselo en una cinta de VHS que llevarán consigo para siempre. Algunos no logran nunca elegir y quedan atascados en este lugar intermedio.

Es inevitable preguntarse si estuvieras en esa circunstancia cuál sería el único pedazo de tu vida que rescatarías. El mío sigue siendo el mismo desde que me lo pregunté hace 10 años cuando vi por primera vez la película. Es algo muy simple: una tarde de domingo con mi familia.

¿Cuál sería el de ustedes?

12 COMENTARIOS

  1. Que lindo el tema de la película!! La anotaré en mi lista de películas por ver, debido a que en este momento de mi vida, me llegara de forma significativa. Yo el recuerdo que me llevaría, sería las lindas vacaciones que pasamos junto a mi prima y mi padre, en el Sur de Chile, sobre todo las risas, los momentos impregnados, y las imagenes aún latentes que ayudan a seguir con vida. Y los valoro como un tesoro, ya que nunca más podre volver a vivirlos, ya que ni mi padre ni mi mejor amiga y prima, están ni con mi mamá ni conmigo. Ojala que ellos hayan podido elegir sus recuerdos también.

    Saludos!!

  2. Esta película es maravillosa, yo también la ví hace como 10 años, en el Cine Arte Alameda, y tengo pendiente verla con mi marido, la verdad es que en esa época yo no tenía una vida muy bonita y nunca quicé detenerme mucho en pensar cuál sería ese momento, ahora, por el contrario, siento que cada día acumulo más y más recuerdos bonitos y aunque siento que tengo mucho para escoger, creo que mi momento especial es algo que vivo cada día, que es cuando me acuetso en la noche junto a mi marido, me acurruco a su lado y le tocó la guatita… ese es “mi momento”.

  3. Yo la vi en el Espaciocal, cuando era cine arte, hace muuuuucho tiempo.
    Hoy tuve uno de esos momentos que podria revivir por siempre, toda mi familia en la mañana reunida en la clinica para el nacimiento de las mellizas de mi hermano. Los nervios de la espera, la alegria de verlo por la ventanita con una de ellas en brazos! Fuimos demasiado felices.

  4. OOOOOOOOOOooooooh siempre leo Zancada y nunca había comentado nada, pero esta película me marcó!!!!!!!!!! La vi hace muchísimo tiempo en el cine Normandie y desde ahí, cada cierto me pregunto con que qué momento me quedaría! Hermosa película! Hoy me quedaría en la celebración del aniversario 3 de matrimonio: Annecy, vino caliente, bandeja de “charcuterie”, frío, luces en la municipalidad, y sólo mi marido y yo abrazados, lejos de todo. Pero antes había elegido sólo ataques de risa en familia y con él.
    Cuando llegue el momento tal vez cambiaré de opinión y me quede en ese día que me dijo que me quería.

  5. Escogería dos momentos:

    1.-La primera vez que vi a mi EX novio: Año 2005, entrada del metro Republica, conversación cortita, miradas (que de solo recordarlas me parten el corazón) y sabiendo que mi vida nunca más volvería a ser la misma.

    2.-Ciertos domingos familiares, todos conversando de películas, riendonos fuertes, yo mirandolos a todos y deseando con toda mi alma que nunca ninguno de ellos deje de existir.

Dejar una respuesta