Richard Ford: aburrido mejor amigo

91


por Cristóbal Carrasco*

Siempre he tenido la idea que mis amigos son mucho más interesantes que yo. No solo interesantes, sino más entretenidos y divertidos. Aunque no se los diga, confío más en sus opiniones y decisiones que en las mías. Confío en ellos como si no tuviera otra posibilidad, como si la razón siempre estuviera de su lado y nunca pasara a ser parte mía.

Pero al mismo tiempo, tuve por muchos años la idea fija de tener una amiga callada, así como Makarena Teke en La Sagrada Familia. Una amiga callada y aburrida, que pareciera vivir en otro mundo, que se acostara al lado mío en mi cama y me viera y me oyera y me hablara con la suavidad del viento primaveral. Suena cursi. Lo es. En mi idea fija, era peor que cursi.

Intenté tener esa amiga. Intenté, probablemente, que alguna ex novia se convirtiera en esa amiga, y no lo logré. Supongo que la gente, en general, no está acostumbrada a ver el sosiego como una virtud. O a que el aburrimiento convertido en una aspiración.

Yo pensaba eso también, hasta que conocí a Frank Bascombe. Pero usar el verbo conocer es una mentira. Frank Bascombe es el protagonista de la trilogía de novelas escritas por el estadounidense Richard Ford, desde 1986 y hasta el 2006. Veinte años de un personaje que ocupa 40 páginas para describir un diálogo con su hijo, o se fija por frases interminablemente hermosas en las casas de New Jersey o las nuevas carreteras del noreste norteamericano. 

Richard Ford, que ya era bastante conocido en Estados Unidos gracias a sus cuentos cercanos a la obra de Raymond Carver o Tobias Wolff, hizo de Frank Bascombe el paradigma de un hombre no diezmado por su pasividad, sino exaltado por ella. Las tres novelas -El periodista deportivo, El día de la independencia y Acción de Gracias, todas editadas en español por Anagrama- superan todas las 300 páginas y solo suceden en un día. Bascombe se separa, comienza a odiar a sus hijos, se enamora, y todo parece pasar bajo el filtro de un río calmo y estancado.  Hay demasiada belleza en esa abulia como para no dejar de leerla, o como, para terminar de darle sentido a este post, no querer a un aburrido mejor amigo que cuenta su vida como si pidiera permiso y nadie lo apurara. 

*zancudo invitado

16 COMENTARIOS

  1. Frank Bascombe también es mi mejor amigo, lo cite en mi discurso de egreso, en acción de gracia “unca pretendas decirle a alguien que saben cómo se sienten, a menos que en ese preciso momento se estén apuñalando con el mismo cuchillo y en el mismo lugar del mismo corazón que él o ella está apuñalando”.. y podría seguir con las citas en el día de la independencia, aunque mi favorito es El Periodista Deportivo. Sería ridículo decir que por “la senda del perdedor” y este libro quise ser periodista, pero es pedazo de libro, de hecho es mi libro de cabecera, así como alta fidelidad es mi película favorita y definitely maybe mi disco favorito…

    Por cierto, para el mega diario universitario que teníamos, tuve que escribir algo sobre acción de gracia y recuerdo que fresán dijo algo cierto sobre ford… que es el mejor escritor contemporáneo de la actualidad, y que bascombe era por extensión, el último gran héroe norteamericano.

    Si alguien no ha podido leer esta tremenda trilogía, bueno, creo que queda establecido el hecho de que la recomiendo.

    Saludos

  2. Hace como un mes dejé el Periodista Deportivo de lado, me superó. Supongo que tiene que ver con tu post de la temporada de novela larga, porque el Periodista Deportivo no es un libro para leer en los trayectos del metro, que es donde usualmente leo yo. Es para leerlo en la playa o a la sombra de un árbol sin ningún apuro. Estoy esperando las vacaciones para volver a empezarlo.

  3. ¿Y quién es este zancudo invitado que me dejó con ganas de seguir leyendo?
    Qué agradable regalo de día miércoles, gracias!

  4. Pensando en lo que escribió n la primera parte, creo que yo vendría siendo un poco la amiga aburrida, o al menos la siempre escucha, claro que también aconsejo y en eso soy buena. Pero no sé, a veces, la vida de mis amigas parece más interesante que la mía, ellas como que siempre tiene historias, yo tengo a veces, pero la verdad es que no me gusta andarlas contando todas… no sé, igual prefiero una vida tranquila a una llena d exaltaciones.

  5. Me gusto el estilo de este muchacho, que escriba más!! :B
    Mmm con respecto al tema, creo que a veces puedo pasar por la amiga callada, no aburrida, pero si me gusta – y soy buena – escuchando. PEro me sentí más identificada con el último párrafo, cuando hablas del personaje del libro. Creo que yo soy un poco así, vivo las cosas con pasividad, por dentro puedo ser un ardid de pasiones, pero eso no me impide llevar la vida con calma.
    en fin, buena entrada =B !

Dejar una respuesta