La necesidad de indignarse

100


por Cristóbal Carrasco*

¡Indígnate! es menos que un libro. Hay algo en sus casi cincuenta páginas que no cierran, que se hacen pocas. Pero Stéphane Hessel, el autor de este libro superventas en Europa y que pudo o no haber propiciado el movimiento de indignados en España, sabe eso.

Sabe, además, que no es necesario un libro para indignarse, que basta con observar un poco para notar que las condiciones por las que él luchó en la Segunda Guerra Mundial no han cambiado demasiado. Sabe, por último, que leer un libro no cambiará eso.

Pero ya está en nuestras librerías ¡Indígnate!, un manifiesto pequeño y simple. Y quizás ahí radique su mayor virtud. Los capítulos son cortos, y los mensajes expresos: es mejor tener esperanzas que desesperanzarse; está mal ser indiferente antes las miserias contemporáneas; es preferible protestar pacíficamente, etc.

Hessel, que participó en la redacción de la Declaración Universal de Derechos Humanos, utiliza su destilado de experiencias para dar cuenta que lo que nos salvó hace sesenta años del nazismo, fue no solo la capacidad de indignarnos, sino de hacer algo para que lo que nos aqueja deje de ocurrir. Y entonces el libro se termina y aunque uno dude de la persuasión de Hessel, en el fondo tiene razón: hay que indignarse.

¡Indígnate! acaba de llegar a las librerías y cuesta $4.990.

*zancudo invitado

16 COMENTARIOS

  1. tengo la impresion que lo que nos “salvo” del nazismo fue el poderio de EEUU, el uso de la ciencia al servicio de matar e intimidar a personas
    me intereso el tema, el libro puede ser bueno, pero meter al nazismo e involucrar a “todos” me suena que no guarda relacion alguna.

    • Nop. Lo que salvó al mundo del nazismo fue el sacrificio del pueblo soviético. Fueron ellos los que derrotaron a los alemanes. Si no hubiese habido frente occidental, el resultado habria sido el mismo, salvo que la Cortina de Hierro habria quedado en el Canal de la Mancha en vez de Berlin.

      Hay que indignarse, siempre. El conformismo es el paso previo para convertirnos en siervos sin voluntad.

      • me gusto tu frase final

        y respecto al articulo, como que trata de vender la pesca que gracias a la indignacion masiva de todos nosotros es que no hay nazismo… y eso me parece lejos una burrada, si no hubiese existido poderio nuclear, aviones, tanques, etc, si nadie le hubiese echo collera a los nazis hoy el mundo seria de ellos. No se gano por la nobleza de la gente, se gano por poder militar, y obviamente existieron nazis muy indignados pero de nada les sirvio

  2. El libro es excelente y muy recomendado…
    Lo mejor, para mi al menos, es q es de lectura facil, o amigable… o sea, no se pone latero ocupando terminos q nadie conoce ni se va en volas profundas y complejas… y eso se agradece mucho.

    Por otro lado, el prologo de Sanpedro es un gusto de leer… ese si q es un viejo seco…

    Saludos y q tengan buen fds largo!!!!

  3. Mmmm nada que ver con el nazismo, pero lo primero que se me vino a la mente al leer el título del post fue el Transantiago, en especial EL maldito Metro en horario de punta (por la tarde)…. tengo que tomarlo todos los días y me he procurado en ver las caras de ira de todo el mundo al momento en que se va haciendo insoportable por la cantidad de gente que entra al vagón… los empujones, los malos tratos y lo que es peor, la indiferencia, porque en ese momento da igual empujar a una señora de 80 años o a una embarazada, lo único importante es cuidar el pequeño espacio que te queda…. heavy… yo llego emputecida generalmente a mi casa, estresada y más encima – y creo que a lo mejor les pasa a muchos – lastimada en mi dignidad… ¿por qué tengo que andar acarreada como vaca? ¿porque trabajo? y más encima, tengo que pagar para andar así… Y ESO SI QUE ES INDIGNANTE, pero generalmente nosotros nos quedamos en eso no más, nadie habla, nos comemos la mierda y ahí sigue el Metro tóxico.

    • Tienes razón. DEbiéramos haber hecho manifestaciones masivas contra el Transantiago y el gobierno de Bachelet que lo implementó (recordemos que la gorda se quedó escondida en Caburga durante 15 dias mientras la implementación del Transantiago ardía en sus primeros días) y haberlo depuesto en su momento. Pero no habían comunistas que manipularan y presidieran esas marchas, como ahora lo hacen, por motivos mucho menos concretos como la Vallejos, Teillier, Gargajo, todos dirigentes pertenecientes al PC.

  4. $4990???? ese precio es para NO indignarse!!!

    Hay si………..me carga la gente que no se enoja nunca!!!!, que es o indiferente o muy buena onda (pero yo creo que por dentro esta hecha mierda) o esa que es cinica…

    ME carga la gente que no se enoja……de vez en cuando hace bien!!!

    • Igual tampoco es un libro taaaaaaaan grande… 5 lucas es el precio razonable nomas.

      La gente que no se enoja para mi es borderline… uno no puede reprimirse tanto

    • Y has cachado que cuando uno se manda una cagá, uno espera el enojo del otro?? Y de cierto modo eso es liberador.
      Cuando el otro se hace el gil como que nada pasó, para mi es mil veces peor porque sé que me están odiando en silencio y esa tensión de pasarse rollos es terrible.
      Prefiero que me echen sus buenas chuchás y de ahí uno queda livianiito y a dar vuelta la hoja. Dar un “closure” al asunto.

  5. El libro no cuenta nada nuevo, es una historia mil veces contada y criticada, pero tiene el mérito de hacerlo cercano a las personas. Es bueno en ello, cumple con su objetivo y no se va en discusiones teóricas que alejan más a las personas del pensamiento crítico. Que bueno que se de a conocer a ver si despierta la indignación de esta sociedad basada en el consumismo e individualismo.

Dejar una respuesta